L. Manson

Los elementos del combo tóxico Jaitt y la gran pregunta abismal

La mediática ha desatado acusaciones sin pruebas sobre figuras de la escena pública, vinculándolas con la causa por pedofilia en Independiente. Las claves de su poder hipnótico y un interrogante sin resolver.

Los elementos del combo tóxico Jaitt y la gran pregunta abismal

En estas últimas semanas, la figura de Natacha Jaitt volvió a cobrar gran repercusión mediática tras su paso por la mesa de Mirtha Legrand, espacio en el que sin prueba ni fundamento alguno, ensució a unas cuantas figuras de la escena pública, vinculándolas con la traumática causa de ejercicio de pedofilia en el club Independiente.

Más allá de las consecuencias que estas acusaciones a mansalva tuvieron sobre la vida íntima y laboral de los arbitrariamente señalados con fuerte saña por Jaitt, es hora de tratar de desentrañar cuál es la macabra fascinación que ejerce su presencia en los medios y por extensión en el público.

1) Morbo sin límites

Natacha Jaitt es un personaje difícil de clasificar. Por momentos, su ejercicio del grotesco podría emparentarla con algunos de los tantísimos personajes que desfilaron por el freak show televisivo de Anabela Ascar en Crónica. Desde otra perspectiva, y por su vasto conocimiento de las aristas más border del mundo de la noche, podríamos relacionarla con precursoras del escándalo trash como Natala Denegri y Samanta Farjat. Cabe destacar, que recientemente Denegri ganó dos premios Emmy en Estados Unidos, por programas de televisión en los que ofició como productora. Sólo el tiempo podrá decir si Jaitt en algún momento de su carrera sorprende con algún viraje de nobleza artística.

Por el momento, su repercusión mediática ha pasado por el escándalo con Diego y Yanina Latorre, tras un sonado caso de infidelidad del ex jugador con la mediática en cuestión; y en estos días con las múltiples acusaciones hacia diferentes referentes populares, a quienes vinculó con la investigación por pedofilia en Independiente. La escalada de morbo entre la trifulca con los Latorre y este nuevo caso es sideral. Nada puede justificar los estallidos de Natacha. El único fin visible es el de ejercer un daño, ya sea vía venganza personal, o por el simple hecho de copar la atención de las cámaras con un tema que conmueve.a todo el país.

La contienda con el matrimonio Latorre tuvo el condimento de dos protagonistas con lenguas filosas (Natacha y Yanina), en un duelo en el que desconocemos, hasta dónde calaron las declaraciones de Jaitt sobre la pareja puertas adentro. En cambio, ahora la "acusadora serial" encontró una vertiente mucho más tóxica y peligrosa para escrachar asuntos íntimos de sus víctimas. Ya no sólo se trata de decir que tal o cual personaje toma drogas, se enfiesta o disfruta con juguetes sexuales; la mediática va más allá en su arbitraria escalada, confundiendo sin sustento alguno, aspectos que pertenecen a la más plena intimidad de sus apuntados, con una causa tan macabra y sensible como la que está en plena investigación judicial.

De esta manera, su coqueteo con el morbo adquiere un tinte mucho más nocivo, porque si vamos concretamente a los hechos, ella no ha presentado frente a la Justicia ni media prueba que avale que su listado de presuntos pedófilos; estén verdaderamente relacionados con el caso.

Un arma crucial para expandir las desquiciadas declaraciones de Natacha Jaitt, es sin dudas su cuenta de Twitter. Los medios, dependiendo de su política y sensibilidad editorial, podrán optar o no por publicar las fotos y videos que ella comparte, pero lo cierto es que la red del pajarito azul, que tantas veces es tomada como fiel fuente periodística; funciona casi sin filtro. Todo lo que allí se publica, corre y se multiplica generando una suerte de cloaca virtual.

Así como diarios, portales, radio y canales de televisión tienen la opción de no difundir las fotos y videos íntimos que dispara Jaitt, el público también tiene la chance de no asomarse a las redes sociales de la huracanada mujer. La cantidad de comentarios, retwitts y likes que tienen cada uno de sus posteos en Twitter, son una clara muestra de la vertiente más despiadada del morbo.

2) Fascinación lunática

La atracción hipnótica que ejerce Natacha Jaitt, sobre todo en televisión, puede compararse a la que suele producir toda persona que está un tanto fuera de sus cabales. La forma en que ella atropella sus palabras, sus frases que bordean entre lo sarcástico y lo demencial, generan un efecto similar al show que puede verse a la salida de algún boliche a las 6 de la mañana; cuando estrellas de la resaca sideral despliegan en la vereda la más inesperada gama de acciones o comentarios desorbitados.

3) El abismo de quien no tiene nada que perder

Cuando en una película un personaje ha atravesado una serie de conflictos que lo llevan a un gran estallido, muchas veces canalizado con acciones políticamente incorrectas, el espectador tiende a sentir una suerte de empatía con el desafortunado ser en cuestión. Un día de furia, Relatos salvajes o Tres anuncios por un crimen; podrían ingresar en el largo listado de films en los que sus protagonistas pierden el control, en pos de curar su dolor o hacer justicia.

Natacha Jaitt en cambio, cultiva otra variante, que consiste en calificarse como víctima - llegó a compararse con Nisman - asegurando que su vida y la de su familia corre peligro. Simultáneamente, se auto proclama como abanderada de la lucha contra la pedofilia. Del "puntita-gate de Latorre" salta a algo mucho más escabroso, pensando que si vincula sus denuncias con un caso judicial de alta resonancia; podría ser erigida en una suerte de justiciera nacional. Si con los Latorre, logró sortear un procesamiento grave, con esta causa la tiene más complicada, ya que continúa ventilando nombres, fotos y videos; a los que vincula sin sustento alguno con la mencionada investigación judicial por pedofilia.

¿Quién le paga a Natacha Jaitt?

Finalmente, esa es la gran pregunta sin respuesta. En el programa de Mirtha Legrand, la mediática no tuvo problema en decir que siguió de cerca a algunas figuras públicas en el marco de una investigación por encargo. ¿Qué persona, ente oficial o empresa podría haber requerido ese servicio? Obviamente, dicho pedido podría ser otra de sus fabulaciones. Pero si actualmente Jaitt vive - como dijo en la mesa de Legrand - de su programa de radio, presencias en boliches y del ejercicio de la prostitución; probablemente no tenga inconveniente en incursionar sobre cualquier otro tipo de oficio adicional.

Opiniones (3)
16 de agosto de 2018 | 01:23
4
ERROR
16 de agosto de 2018 | 01:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Una editorial tan larga y aburrida como los preambulos densos que hace en el Cine universidad
    3
  2. Más allá de las sospechosas declaraciones de este personaje, creo que la justicia debe investigar minuciosa y detalladamente la veracidad o no de sus dichos. A partir de su hipotética mentira, el o los afectados podrán accionar civil y penalmente contra ella. Me llama mucho la atención que desde los tribunales se hayan adelantado a confirmar que ningún personaje de la farándula este vinculado con la investigación, sin antes llamarla en declaración testimonial. No vaya a ser que se encuentren con algunas sorpresas y el ridículo que harán, no tendrá límites.
    2
  3. Si lo denuncia Calu Rivero, o las que acusan a perinatto esta bien pero si ella denuncia a ciertos personajes esta mal.
    1