opinión

Cambio de poder en Cuba

Cambio de poder en Cuba

La Asamblea Nacional de Cuba comenzará este 18 de abril la sesión, prevista originalmente para el día 19, en la que elegirá al sucesor del presidente Raúl Castro.

El Consejo de Estado de la República de Cuba, en uso de las facultades que le están conferidas, acordó dar inicio a la Sesión Constitutiva de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular el miércoles 18 de abril de 2018, a las 9 de la mañana en el Palacio de las Convenciones de La Habana. Esta decisión se adopta para facilitar el desarrollo de los pasos que requiere una sesión de tal trascendencia.

La Sesión Constitutiva comenzará a las 09:00 hora de cuba y en ella prestarán juramento los 605 diputados elegidos en los comicios del 11 de marzo.

La Asamblea Nacional deberá elegir entonces a un nuevo presidente, ya que el actual mandatario Raúl Castro ratificó el 21 de diciembre de 2017 que dejaría el cargo este año.

Uno de los principales candidatos a sucederlo es el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz Canel, de 57 años, quien no pertenece a la "generación histórica" encabezada por Fidel Castro y que dirigió los destinos de la Revolución cubana por más de medio siglo.

La IX legislatura de la Asamblea Nacional en Cuba, cuyos miembros elegirán al nuevo presidente de la Isla tras 59 años de gobiernos de los hermanos Fidel y Raúl Castro, técnicamente el 19 de abril debe estar la noticia de quién será el nuevo presidente del Consejo de Estado. A lo sumo, la fecha límite fijada por el sistema asambleario es un día después, teniendo en cuenta que también toman posesión los diputados electos para la IX legislatura.

La sesión ordinaria de la Asamblea podría ocupar un máximo de dos días, que es el tiempo estimado para este tipo de reuniones. El miércoles se constituye la nueva legislatura, que cambia cada cinco años, como explica el modelo constituido en 1976. Desde la implementación de este modelo asambleario, el período de legislatura ha sido prorrogado en dos ocasiones. La designación de 1986 se extendió hasta 1993 debido a una norma de la Asamblea que autorizaba la prolongación por los efectos de la caída del campo socialista, sobre la primera extensión del mandato parlamentario.

La actual legislatura (VIII), elegida en 2013, también fue prorrogada por los efectos del huracán Irma y será renovada en esta primera jornada. Entonces los diputados electos del IX período tomarán posesión de este nuevo mandato y elegirán a quienes ocuparán los cargos de dirección del Consejo de Estado y sus miembros.

Por práctica en Cuba, el jefe de Estado es considerado presidente de la República y por Constitución, preside también de forma automática del Consejo de Ministros, con lo cual ejerce un doble poder como jefe de Estado y jefe de Gobierno.

La gran novedad para el mundo es que una nueva generación está en el ascenso al poder, un líder más joven, prueba de ello es el promedio de edad de la actual Asamblea que hoy alcanza los 49 años y que parcializa la idea de que en Cuba sólo gobierna la conocida 'generación histórica', cuando los aparatos de poder francamente se han rejuvenecido. Por tanto, hay una generación nueva que ya está en el poder, ha tenido práctica en ello y se ha experimentado en ese transcurso y el primer vicepresidente Miguel Díaz Canel es una prueba de ello.

Miguel Díaz Canel Bermúdez, primer vicepresidente de Cuba, es un exprofesor universitario de 57 años, proviene de una familia del centro de la Isla, hijo de una maestra normalista y de un trabajador de una planta mecánica en Santa Clara​. Se graduó como Ingeniero Electrónico e inició su vida laboral en la Fuerzas Armadas Revolucionarias. Luego pasó como profesor a la Universidad Central Marta Abreu, donde también fue dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas hasta que en 1994 fue designado primer secretario del Comité Central en esa provincia. Durante este mandato, Villa Clara vivió una serie de transformaciones positivas en su vida cultural como la creación del centro El Mejunje, uno de los primeros locales en acoger espectáculos de travestismo en Cuba. Además, la ciudad se convirtió en el epicentro del movimiento de rock de la Isla. En 2009 pasó a La Habana como ministro de Educación Superior y en 2012 inició sus funciones como vicepresidente del Consejo de ministros. En ambas labores mantuvo un prestigio de transformador, siempre abierto a nuevas ideas.

El propio Raúl Castro anunció a Díaz Canel como vicepresidente primero del Consejo de Estado, en sustitución del histórico José Ramón Machado Ventura, uno de los guerrilleros de la Sierra Maestra.

Raúl Castro ejerce el cargo máximo desde 2008 en reemplazo de su hermano Fidel. En 2013 inició su segundo periodo (una disposición limita el tiempo de los cargos a dos quinquenios) y aseguró que al terminar su mandato (2018) habría un nuevo presidente en la Isla.

En febrero de 2013, Díaz Canel se convirtió en el primer dirigente nacido después del triunfo de la Revolución en alcanzar el cargo de primer vicepresidente, al tiempo que era miembro del Buró del Partido Comunista de Cuba (PCC), máxima instancia de poder en el país.

Todo parece indicar que sería el próximo presidente de Cuba, ya que en sus últimas presentaciones públicas se ha mostrado a favor de la continuidad del socialismo y la Revolución, a pesar de que en las elecciones en la mayor de las Antillas no se promueven campañas políticas.

El traspaso generacional ya ha ocurrido, pues desde hace tiempo hay una generación que ocupa los espacios principales de dirección en el país: Consejo de Ministros, Comité Central del Partido Comunista, Asambleas Provinciales del Poder Popular (PP), entre otros. Lo más relevante de este cambio de figura a nivel de presidencia es que entonces esta nueva generación podrá dar la cara, sea Díaz Canel o cualquier otro, pero esto no significa que vayan a ocurrir cambios trascendentales en Cuba.

A pesar de esa idea generalizada de que en Cuba el poder está en manos de Castro, en realidad está repartido, de hecho, el Consejo de Estado es un órgano colectivo que representa a la Asamblea entre período y período de sesiones.

La Asamblea Nacional, aun cuando es regulada por la Constitución como el principal órgano de Estado en Cuba, no ha ejercido en la práctica como tal. Un ejemplo de ello es que el propio Consejo de Estado ha legislado tres veces más que dicha Asamblea.

La Isla cuenta con otros espacios de poder como las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y los espacios de dirección y reforma económica conocidos como 'Lineamientos de la Política Económica y Social' aprobados en el VI Congreso del PCC en 2011. Estas fuerzas han mostrado en algunos casos un poder autónomo en las reformas económicas de la Isla, pasando incluso por encima de la instancia máxima y de donde han surgido cargos que lideran el proceso económico desde hace diez años y se han hecho fuertes en él. Tal es el caso del economista Marino Murillo, quien desde 2006 ha ocupado los cargos de viceministro de Comercio Interior, ministro de Economía y Planificación, miembro del Consejo de Estado, y que en la actualidad ejerce como miembro del Buró Político del PCC, vicepresidente del Gobierno y jefe de la Comisión permanente para la Implementación y Desarrollo, perteneciente al Consejo de Estado.

Esto significa que Díaz Canel, o cualquiera que salga electo como jefe de Estado tendrá que lidiar con ciertos grupos de poder de los cuales él mismo no ha sido parte. Esto responde a que el primer vicepresidente nunca asumió responsabilidades en la reforma económica, uno de los aspectos más polémicos a nivel social.

También tendrá que lidiar con una nueva situación: personalidades de la generación histórica como Raúl Castro, Ramiro Valdés y Machado Ventura, entre otros, se sentarán como diputados en la Asamblea, en caso de quedar fuera del Consejo de Estado. Esto quiere decir que habrá una presencia de personas con un alto nivel simbólico que serían una suerte de poder dentro de la misma, aunque no lleguen a ocupar cargos representativos.

Por otro lado, Raúl Castro no ha dado indicios de abandonar su cargo como Primer Secretario del PCC y en Cuba, por el art.5 de la Constitución esta organización es la que orienta y dirige al Estado.

El próximo Congreso del PCC está programado para 2021 y si hasta esa fecha Castro no abandona el cargo, continuará siendo la primera figura de poder en Cuba, o sea que por Constitución sería legal que Castro mande sobre Díaz Canel. Además, el nuevo mandato del hermano de Fidel como diputado abarcará hasta 2023, cuando la Asamblea volverá a renovarse y el mandatario tenga 92 años. Por eso mientras él no renuncie a este cargo, el líder de Cuba seguirá siendo Raúl Castro.

Lic. Susana Genem

Politóloga y Máster en Relaciones Internacionales


Opiniones (1)
15 de julio de 2018 | 18:33
2
ERROR
15 de julio de 2018 | 18:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hay algo más Cínico que éstos personajes? Con elecciones parecidas en el sindicato de camioneros
    1