M. Arce

Y un día se volvieron a juntar

El acuerdo de Cornejo con el kirchnerismo y una parte del PJ cumple la tarea final del gobernador en su pelea a fondo con la Justicia: la Corte. Por qué detrás de las reformas , no está solo la intención de mejorar el funcionamiento del Poder Judicial.

Y un día se volvieron a juntar

En realidad, no habría que sorprenderse por lo que pasó. La pelea de Alfredo Cornejo con la Justicia es a todo o nada y por qué iba a ser un impedimento un arreglo con La Cámpora si, de paso, eso desembocaba en la implosión del peronismo. Un fuerza política que, tampoco hay que sorprenderse, el gobernador detesta en todas sus variantes.

El objetivo de un mejor servicio de Justicia nunca podrá ser cuestionado. Pero esto no es todo lo que se persigue. El gobernador está convencido de que si no avanza a fondo, muchos de los jueces que hoy no están de acuerdo con su política de reformas lo estarán esperando al final de su mandato. 

Puede ser por alguna investigación por corrupción, aunque todavía no se ha presentado ninguna en Tribunales contra esta administración. Pero también por alguna denuncia con carga política que surja de aquí en más y que, descarta el gobierno, en algún momento llegará. Ya lo había decidido hace un tiempo: Cornejo no iba a parar en sus críticas públicas a los jueces cada vez que entendiera que sus fallos tienen un componente político. 

Lo hizo hace una semana, la última vez, cuando los llamó "vagos" a aquellos que no quieren aplicar los cambios en el fuero penal. Esto, más allá de que que cada vez que sale a hacerlo desdibuja claramente la línea de la independencia de poderes. Todo el Ejecutivo desoyó las críticas de prestigiosos penalistas que, lo que entienden, es que el objetivo final del sistema que se aplicó no busca otro fin por parte del gobierno que el control de los jueces. 

Llamó la atención el silencio a esas observaciones, que además incluyeron advertencias sobre posibles planteos de inconstitucionalidad. Ni un solo funcionario salió a refutarlas y a lo único que se atinó fue a mostrar el triunfo de una lista ligada al oficialismo en el Colegio de Abogados que, por supuesto, respalda los cambios. La lectura que se está haciendo es muy particular. 

En Casa de Gobierno están seguros de que una parte de la estructura del Poder Judicial, sobre todos los jueces más antiguos, cumple sus tareas sin el agregado de un contenido ideológico. Pero creen que los magistrados más jóvenes, funcionan con una ideología vinculada a la aplicación del derecho que se transforma luego en militancia política al momento de dictar sentencia. Ya se sabe: la Octava Cámara del Crimen es la referencia gubernamental para buena parte de estas críticas. El final de este tribunal está anunciado: dejará de funcionar en junio, bajo el amparo de los nuevos juzgados plurales. Cornejo quiere ajustar el funcionamiento de la Justicia al funcionamiento de su Gobierno. Y para ello, la Suprema Corte es la clave. La pelea tenía como máximo objetivo la aprobación del proyecto de ampliación de los miembros de la Corte.

La tarea no estaba completa sin que se terminara, como entiende el gobernador, la falta de liderazgo y la resistencia por parte de una parte del máximo tribunal para aplicar sus cambios. El grueso de las reformas implementadas hasta aquí en la órbita del Poder Judicial mostraron un costado cortoplacista de Cornejo que, como el arreglo político con La Campora, tampoco debería llevar a sorpresas. El endurecimiento de las prisiones preventivas llevó al colapso de las cárceles. No importó. Lo importante era sacar a unos 400 delincuentes de las calles para dar rápido la sensación de una baja en los índices del delito y ya se resolvería más tarde, todavía están en eso, qué hacer en los penales.

La reforma del Ministerio Público acarreó el desmantelamiento de las fiscalías destinadas a la investigación de los delitos económicos y hoy es una tarea titánica para los fiscales meterse en las causas por corrupción. El propio Cornejo está pagando las consecuencias de ello: mientras despotrica porque la Justicia no avanza contra Francisco Pérez, la causa por enriquecimiento ilícito contra el exgobernador salta de fiscal en fiscal sin que ninguno pueda hacer hasta ahora una pericia contable exhaustiva para determinar si Paco uso dinero mal habido para comprarse su departamento en las Torres Agustinas.

La puesta en marcha del nuevo Fuero Penal Colegiado es otro ejemplo. Por ahí anda el ministro de la Corte José Valerio, explicando a quien lo quiera escuchar que él hace lo que puede con el paquete que le tiraron. El punto más sensible de esta modificación, es el sistema de sorteo de jueces. Valerio no tiene presupuesto para el desarrollo de un nuevo software y por ahora convivirán los dos sistemas actuales de sorteos (FOX y MP), y no se alcanzará el ideal de que todos los jueces sean asignados a través de un sistema informático nuevo. Aquí lo que está en juego es la transparencia, un aspecto fundamental para la administración de Justicia.

El acuerdo con Anabel Fernández Sagasti trae ahora la implementación de los juicios por jurados. Otra vez el "vamos andando": la puesta en marcha de este sistema deberá ser dotado un presupuesto que hoy no tiene. "Vamos a tener que reforzar", se despegó un funcionario gubernamental para quien "lo único que hay que contemplar son los viáticos y los alojamientos de los jurados".

Hace menos de un año, los juicios por jurado no estaban en la lista de prioridades de Cornejo en su plan de reformas judiciales.

El golpe al peronismo después del acuerdo con La Campara y otros sectores internos fue tal, que sus consecuencias finales todavía no se vislumbran.

Cornejo , al final de la línea del acuerdo, terminó cerrando con Carlos Ciurca. El exvicegobernador que, ahora desde las sombras, todavía ejerce cierta influencia en la rosca peronista.

Ciurca y Cornejo siempre se entendieron. Juegan el mismo juego y, a la hora de la verdad, no interesa si el excompañero de Pérez fue el responsable de buena parte de los problemas que hoy atraviesa la provincia. 

Lo que está claro es que casi ya no le queda al gobernador sector de la oposición que doblegar: a los intendentes del PJ, ya los tenía en un puño cuando, después de haberse puesto de acuerdo en que no, le terminaron aprobando el endeudamiento para este año.

Ahora fue el turno del kirchnerismo. Otra cosa más que no debería causar sorpresa: las explicaciones de La Cámpora que, como aplica el manual K, siempre aparecen y sin que nadie se ponga colorado.

"El gobernador se mostró abierto al diálogo", dijo Lucas Ilardo, el diputado que levantará la mano al proyecto de la Corte. Es como si, luego de haber sido golpeado durante mucho tiempo, una víctima de esos golpes se mostrara satisfecho porque el hecho de que su golpeador le alcanzara un vaso de agua.

El gobernador, según Ilardo, entregó una carta que en realidad no existía. Y era la alternativa de que, una vez ampliada la Corte, el gobernador fuera por el camino de forzar su reelección. Era una posibilidad, pero el ADN radical del Cornejo actuaba como freno inhibitorio ante ese atropello institucional. No estaba en los planes esa vía.

Siempre se supo que Cornejo detestó a Cristina. Pero admiró (y mucho) a Néstor. Fue el cofundador, junto a Julio Cobos, del radicalismo K en el país y su pragmatismo lo llevó a despreciar a su partido en su momento y a levantar las banderas de la transversalidad. Doce años después el mismo pragmatismo lo lleva a ser presidente nacional de la UCR y, en cierta forma, a volver a anudar aquel hilo que alguna vez lo ató tan fuerte con los K.

Opiniones (7)
20 de junio de 2018 | 08:46
8
ERROR
20 de junio de 2018 | 08:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. estoy cansado de estos políticos necesitamos un cambio yo creo que Ramón tiene que ser Gobernador
    7
  2. Kornejo es el jefe de los k
    6
  3. Esto lo tienen que pagar en las próximas elecciones. Lo importante en no olvidarnos de lo que hacen.
    5
  4. que le pasa a estye tipo, lo votamos para sacarnos de encima la dinastía K y ahora se unen para seguir tomandonos de estupidos
    4
  5. ¡¡Al fin un periodista se acuerda del Cornejo K, y de Kobos!!!!
    3
  6. Lamento que Cornejo por apetencias propias se junte con los que destruyeron el pais durante 12 años.
    2
  7. No nos tomen por tontos...luego de aprobar la ampliación de la corte. Los kirchneristas, la cámpora, Tanús y otros se retiran millonarios
    1