Deportes

Análisis: la Champions vibra

Dos grandes candidatos eliminados, otro al que no le sobró mucho y el bicampeón al borde del nocaut. Así fue la serie de cuartos de final

Dos grandes candidatos eliminados, otro al que no le sobró mucho y el bicampeón al borde del nocaut representaron una electrizante serie de cuartos de final que ha dejado la Champions League en manos de Bayern Münich, Liverpool, Real Madrid y Roma.

El orden alfabético no es exactamente el del poderío de cada equipo, aunque después de lo sucedido entre martes y miércoles daría la impresión de que los más fortalecidos han sido Liverpool y Roma, o viceversa.

Liverpool por haber dado cuenta de Manchester City con un 3-0 en la ida y 2-1 en la vuelta, toda una curiosidad que consolida la añeja verdad de que una cosa es la competencia local y otra cosa, muy diferente, son las copas internacionales.

En la Premier League, por ejemplo, Manchester City lleva 17 puntos al Liverpool, aunque es cierto que los Reds les habían quitado el invicto a los Ciudadanos.

Casos y cosas del fútbol de elite, el alemán Jürgen Klopp es la pesadilla del catalán Pep Guardiola: su Liverpool venció en los tres partidos que jugaron en un breve lapso, con un acumulado de goles de 9-4.

Pero si lo del Liverpool constitruyó una sorpresa (relativa, para muchos, pero sorpresa al fin, más allá de su prosapia copera), en cambio la Asociazone Sportiva Roma hizo estallar los manuales de la cátedra.

Que un equipo que en el Calcio marcha a 21 puntos de Juventus consiga remontar un 4-1 y deje afuera al Barcelona de Lionel Messi, Andrés Iniesta, Luis Suárez y todos los demás, pues no estaba en los planes de nadie..

Barcelona sufrió así una de los peores humillaciones de su rica historia y la Roma, esta vez de la mano de Eusebio Di Francesco, tocó el cielo con las manos y va por lo mismo o incluso más de lo logrado por aquel equipazo de 1984, cuando llegó a la final y cayó 5-3 con Liverpool en la instancia de los penales.

Ayer no fue una jornada de favoritos eliminados, pero sí de mucho trabajo para el Bayern Münich, que en el Allianz Arena no pasó del empate de 0-0 con Sevilla (había vencido por 2-1 en el Sánchez Pizjuán), y de extremo suspenso en el Santiago Bernabéu, donde la Juve había estampado el utópico 3-0 y llevaba el partido al alargue, hasta que llegó una jugada que levantó y levantará polvareda.

El juez británico Michael Oliver sancionó un penal a favor del Madrid por una infracción o supuesta infracción de Benatia en perjuicio de Lucas Vázquez y ya sin Gianluigi Buffon en el arco, porque sus airadas protestas habían redundado en su expulsión, Cristiano Ronaldo anotó el gol que significó la clasificación de los Merengues.

En realidad, no es sencillo determinar si hubo o no hubo foul: Vásquez ya había ganado la posición y se aprestaba a convertir, aunque no termina de quedar claro si Benatia lo golpeó o el delantero español simuló la falta.

En cualquier caso, ya es historia y el Madrid vuelve a estar en una buena posición para llegar a la final e incluso para ganar la Champions por tercera vez consecutiva.

El que ya no la ganará jamás, ni una vez, es el gran Buffon, el legendario arquero que en la zona mixta del Bernabéu fue saludado por CR7: "perdona", le dijo el portugués.

El sorteo de las semifinales será mañana viernes en Nyon, Suiza.

Los juegos de ida están previstos para el martes 24 y el miércoles 25 de abril y los desquites para el martes 1 y miércoles 2 de mayo, mientras que la final será el 26 de ese mes, en Kiev, Ucrania.

Walter Vargas (Télam)


Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 05:55
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 05:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"