L. Manson

Mirtha Legrand: de diva a cartonera del rating

Un vaticinio del descargo que ensayará la conductora tras las polémicas acusaciones de Natacha Jaitt en su programa. Cuando el imperativo del éxito arrasa con todo atisbo de humanidad.

Mirtha Legrand: de diva a cartonera del rating

Vamos a ensayar un poco de futurología a corto plazo. Ya sabemos cómo abrirá el programa La noche de Mirtha este sábado. La legendaria diva de la televisión se mostrará compungida por el escándalo que desató la presencia de Natacha Jaitt, cuando la estridente mediática lanzó sobre la mesa, sin pruebas ni acusaciones en la Justicia, los nombres de varias figuras que según ella; estarían vinculadas con la causa de abuso y pedofilia en el club Independiente. Jaitt mencionó a través de abreviaturas, apellidos o siglas; un catálogo de referentes del mundo del espectáculo, a quienes salpicó con las acusaciones más filosas y despiadadas.

Las críticas al programa de Legrand no tardaron en llegar. Y así, reconocidos protagonistas de los medios, incluyendo damnificados por los infundados dardos de Natacha como Alejandro Fantino, Enrique Pinti, Carlos Pagni y Oscar González Oro; expresaron su repudio tanto hacia la producción del programa de Mirtha, a cargo de Nacho Viale (nieto de la diva), como también contra la mismísima conductora.

A medida de que la bola fue creciendo, Nacho salió a ensayar una disculpa en una entrevista radial, con la clara intención de resguardar la imagen de su abuela; y también de lavarse un poco las manos. "Asumo el error. La Justicia tiene que actuar rápidamente. Nosotros no avalamos absolutamente nada". Y dentro del mea culpa agregó: "Nos enceguecimos, si vos tomás los ratings de Canal 13, los peores del año son en Pascuas y en el Día de la Madre, y me parece que nos enfermamos por eso y nos equivocamos. Por eso asumo la responsabilidad de no haber preparado el programa que merecía Mirtha".

Lo primero que veremos en el programa de Mirtha de este sábado, es a su conductora victimizándose por el escarnio público al que quedó expuesta tras su controversial programa de la semana pasada. Una de sus estrategias más repetidas cuando se encuentra frente a una encrucijada tan crítica como esta, consiste en invertir los tantos y ubicarse en el lugar de "injustamente atacada". Luego llegará el atenuado ejercicio de "mea culpa". En este sentido, la señora seguramente mandará sutilmente a su producción al frente. Legrand esgrimirá que ella no estaba del todo de acuerdo con la presencia de Natacha Jaitt en su mesa para abordar un tema tan escabroso como el de los abusos a menores. Probablemente, hasta ensaye una excusa de que las acusaciones de su invitada superaron toda capacidad de reacción. O incluso, llegará a afirmar que jamás sospechó que Jaitt lanzaría tal tendal de nombres sobre la mesa. ¿Habrá que creerle alguno de esos argumentos? Claramente, no.

La diva devenida en cartonera del rating, también argumentará que desde la producción habían pactado con Natacha para que no salpique a nadie sin justificación. ¡Seguramente! ¿Con qué otra finalidad podría sentarse Natacha a hablar sobre un tema polémico que no sea arrojando la más dudosa leña al fuego? Por otro lado, Mirtha siempre se jacta de que estudia a fondo la vida de cada uno de sus comensales, y es ella quien se encarga de subir o bajar el pulgar a cada integrante de las variopintas mesas de los fines de semana. Por lo tanto, es imposible hacer pasar el caso de Jaitt como un desliz.

Todos conocemos la cancha que tiene Mirtha a la hora de callar a un invitado cuando a ella le place. Lo del sábado pasado fue bochornoso. Hasta el mismísimo Guillermo Coppola, sentado junto a Natacha, dijo al aire que Legrand estaba "permisiva". La conductora insertó escuetos bocadillos, tipo "es muy delicado lo que estás diciendo", pero nunca con la vehemencia con la que tanto ha refutado expresiones vertidas por sus visitantes. De hecho, se mostró más preocupada por los bizarros dardos de Jaitt a Mercedes Ninci, que por la sarta de polémicas acusaciones lanzadas sobre la mesa. Es cierto que cuando una figura arrasadora se despacha frente a cámara, sin filtro alguno, se produce una suerte de efecto hipnótico; no exento de una fuerte dosis de morbo. Pero es bien sabido que "La Chiqui" cuenta con todo un arsenal de interrupciones a la hora de desarticular el discurso de quien sea.

Esta vez, en plena Semana Santa, la experimentada conductora sacrificó cualquier atisbo de sensibilidad hacia un caso por demás delicado que está en sus primeras instancias, en pos de rapiñar algún pico de rating. Encima, la operación no resultó exitosa, ya que en promedio, su competidor PH, ciclo encabezado por Andy Kusnetzoff, se impuso en las mediciones gracias a la presencia de la estruendosa y siempre eficaz Silvia Süller.

Hace un par de semanas, Mirtha Legrand estuvo como invitada especial en el El diario de Mariana. Allí, la conductora que está batiendo el récord de permanencia frente a las cámaras, ya que este año sus legendarios almuerzos cumplen 50 años, aseguró que ella trabaja "para el éxito" y no ocultó su preocupación por mantener buenas mediciones. De hecho, en el programa de Mariana Fabbiani, Legrand incentivó: "haceme llorar que da rating". Segundos después, Mitrha efectivamente sollozó al recodar su fallecido hijo.

A mitad de camino entre la idea de estar más allá del bien y del mal, la apelación a golpes de efecto de baja estofa y el imperativo del éxito que supone un canal líder como El Trece; "La Chiqui" jugó el sábado pasado una de las cartas más sucias de su carrera. A lo largo de múltiples temporadas, sus mesas han estado salpicadas de todo tipo de polémicas. Pero existe una gran diferencia entre un momento estridente y bizarro, por ejemplo el desopilante cruce que la señora protagonizó hace unos años frente a Graciela Alfano; con lo que vimos hace unos días en su programa. Mientras el choque con Grace fue un duelo de lenguas filosas, con un preciso timing de la conductora para salir airosa de cada retruque de su invitada; lo de Natacha Jaitt no reviste ningún halo de fábula o mito urbano. De hecho, la mediática esta mañana huyó furiosamente de Tribunales, cuando le preguntaron sobre sus declaraciones en el programa de Legrand.

El saldo de todo esto: un impiadoso manoseo de una causa muy delicada que la Justicia está tomando con todo rigor. El sábado veremos a una Mirtha desplegando un acting de preocupación, con un oportunista discurso que oscilará entre la disculpa y el descargo. Un par de semanas después, la "glamorosa" conductora se encontrará nuevamente cartoneando en la vereda de enfrente de ese "ex ícono del periodismo irreverente" llamado Andy Kusnetzoff



Opiniones (11)
19 de agosto de 2018 | 04:46
12
ERROR
19 de agosto de 2018 | 04:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El programa del sabado, logicamente desde lo negativo, en una Leccion. Las mafias operan, desde medios de comunicacion,como los canales de TV.Los periodistas acusan sin pruebas, habitualmente,cuando tienen reponsabilidad social delicadisima q no cumplen.LO IMPORTANTE..es que estan desviando la atencion del Tema Principal ```RED DE PEDOFILIA EN ALGUNOS CLUBES DE ARGENTINA``` Como explicas que periodistas de un canal salieron con un discurso unificado, sincronizado en lugar de ponerse a disposicion de la justicia, ante la misteriosa , sin pruebas denuncia de NJ? Alguien habla DE LOS CHICOS ABUSADOS?..A quien le interesa?
    11
  2. Mirtha Legrand no es diva,ni nunca lo fué."Diva/o" se refiere a los cantantes líricos. Legrand es una vieja actriz argentina que no se resigna a dejar las cámaras. No sabe ni se le ocurre retirarse con dignidad. Su familia se aprovecha de ella porque está formada dentro de la misma ambición y banalidad que los caracteriza.
    10
  3. Todos tienen razon pero el sabado q viene la Sra. bate records de rating, y $$$$
    9
  4. ESTA SEÑORA NO DEBE SALIR MAS EN TELEVISION, ES EL FIEL REFLEJO DE COMO NO HAY QUE SER, DENOTA SER MALA PERSONA EN CADA COMENTARIO, PREGUNTA...AIRES DE DIVA, JAJAJAJAJ WTF QUE ES ESO, RETIRESE SEÑORA, FUERA DE TODA OPINION POLITICA, SE SABE DE BUENA FUENTE LA CLASE DE MALA PERSONA QUE ES, MAL EJEMPLO, ONDA RIAL, POLINO...
    8
  5. Papelonera la señora! Un equipo para trabajar necesita de todos sus participantes, así es q es culpable de su programa no solamente la producción. Ya nada sirve sus disculpas si es q le place darlas. Por rating es capaz de todo ésta señora. Me da pena y bronca cómo se maneja para conseguir fama.
    7
  6. ahora le pegan a la conservadora Legrand ?? ya es una pelea entre gorilas esto ... tirenles una banana
    6
  7. Mi viejo en sus tiempos a este lo llamaba PANTOMIMA...O CARTEL...ja.ja....
    5
  8. Programa para los pacatos tilingos de este país.
    4
  9. La disculpa ya no sirve e invitados no creo que vayan por lo menos de nombre. si me suena a un no va mas.
    3
  10. Cómo la envidian!!!
    2