M. Arce

La disputa en silencio entre el Gobierno y Autam

La semana que viene se harán públicos los pliegos de licitación del nuevo sistema y las objeciones empresariales, que se quejaban por la rentabilidad, no serían tenidas en cuenta. Quienes son los pesos pesados del sector a nivel nacional que podrían desembarcar en Mendoza.

La disputa en silencio entre el Gobierno y Autam

La disputa entre el gobierno y los empresarios por el futuro del transporte se está dando sotto voce, pero no por eso deja de ser fuerte.

La Secretaría de Transporte hará públicos la semana que viene a más tardar, los pliegos de licitación y los recorridos del nuevo sistema que fuera anunciado a principios de este año y, cuando se conozcan las condiciones de esa concesión, algunos aspectos seguramente no dejarán del todo conforme a los dueños de micro agrupados en AUTAM.


"Ellos mostraron los dientes, pero nada de lo que hemos planteado desde un principio ha cambiado", anticipó un funcionario de Alfredo Cornejo a MDZ.

El planteo de los dueños de micros apuntaba a uno de los puntos centrales del nuevo esquema: el pago por el servicio.

Ya se sabe que el controvertido pago por kilómetro recorrido, que rige desde 2005, seguirá al menos un año más a partir de que se entreguen las nuevas concesiones. Y que a partir de ese año, el método continuará, aunque se tendrá en cuenta, para pagarles a las empresas, también una serie de incentivos de calidad en la prestación del servicio.

El gobierno apuesta a que en esos primeros doce meses se obtenga una radiografía exacta de la cantidad de pasajeros que se transportan, los recorridos y los tiempos de los mismos.

Por ello, apunta a que, una vez superado el período inicial, lo que se pague tenga en cuenta el horario de salida y llegada de las unidades o la perfomance de cada empresa a la hora de levantar pasajeros.

Autam hizo sentir su queja: pidió que no se tuviera en cuenta el control de los horarios de llegada (por la imposibilidad de medirlos correctamente) y objetó los índices de calidad en general porque, considera, afectaban su rentabilidad a futuro.

En los pliegos que se conocerán en unos días, estos puntos no habrían sido tenidos en cuenta.

"Como están armados los pliegos, se premiará al empresario eficiente y se castigará al que no lo es", se anticipa a nivel oficial, a la vez que se confirmó otro dato.

Los pliegos serán publicados en internet, con lo que no habrá que comprarlos forzosamente para que una empresa decida si presentar una oferta o no.

Esta decisión no es casual. El gobierno apunta a que empresarios de otras provincias también compitan, algo que hasta hace poco tiempo parecía inviable.

El encargado de llevar a delante el plan, el secretario de Transporte, Natalio Mema, sondeó algunas posibilidades. Se reunió en la previa con empresarios porteños para garantizarles, entre otras cosas, que aquellos que se presenten tendrán las mismas reglas de juego que los locales y que además, como gancho, el Estado mendocino actual es buen pagador de sus obligaciones.

Algunos llamados hubo de empresas, pero el panorama es difícil: el negocio del transporte en la Argentina está regionalizado, más que nacionalizado y además con una lógica de funcionamiento que hizo que, en los últimos años, los empresarios de distintas provincias no se cruzaran de jurisdicción.

Pero habrá que estar atentos a los movimientos de dos pesos pesados del sector. Uno de ellos es el correntino Juan Carlos Romero, presidente del grupo ERSA, que opera en una decena de provincias, además de la ciudad de Buenos Aires y que es muy fuerte en el transporte de pasajeros de Córdoba. Romero estuvo involucrado en denuncias judiciales que involucraron también a funcionarios de la ciudad de Córdoba en su momento y hace dos años estuvo a punto de quedarse con el poderoso Grupo Plaza, de los hermanos Cirigliano, caídos en desgracia luego de la tragedia de Once.

Romero es en la actualidad el titular de FATAP, la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros.

El otro jugador es el rosarino Alejandro Rossi, dueño de Autobuses Buenos Aires, entre otras empresas. "Fratacho" Rossi, como se lo conoce, es el hermano del actual diputado kirchnerista Agustín Rossi y también incursionó hace algunos años en la política convirtiéndose en legislador nacional por Santa Fe.

A través de varias firmas, presta servicios en distintas localidades de Santa Fe, Córdoba, Ushuaia, Neuquén y Chaco, entre otras. A través de la firma Autobuses Buenos Aires, creada tras una quiebra cuestionada de otra empresa suya, Autobuses Santa Fe, Rossi logró quedarse con las concesiones de transporte urbano de Almirante Brown, Vicente López y Lomas de Zamora, en el conurbano bonaerense.

Este empresario logró armar un imperio del transporte en la última década, comprando empresas pequeñas que atravesaban profundas crisis derivadas, sobre todo, de peleas gremiales.

Algo cambió en esa lógica empresarial de no pisarse la cancha. Sergio Pensalfine, el dueño de la empresa El Cacique en Mendoza y referente de Autam, resultó adjudicado en 2017 en la licitación de un grupo (el Número 2) en la ciudad de Rosario. Rossi, podría buscar ahora lo mismo acá. 

Opiniones (4)
19 de julio de 2018 | 20:09
5
ERROR
19 de julio de 2018 | 20:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Grandes problemas que ha ocasionado esta gente desde siempre, se deberian solucionar con grandes soluciones . Los pliegos ,la historieta de siempre . Deberian dejar caducar los contratos y no renovarle a nadie . Tercerizar el servicio a empresas extranjeras que se comprometan y acepten ser controlados por la APP Citymapper y empresas con experiencias en grandes ciudades .
    4
  2. Estas es una transa secreta entre los dueños de la líneas y el poder político de turno, al final se van a poner de acuerdo y ambas partes se van a llenar de más los bolsillos, y nosotros los usuarios calladitos porque el patrón de la estancia se enoja.
    3
  3. Los usuarios estamos en el medio, nos favorece el cambio? Por lo que he visto en este diario NO. Faltan recorridos
    2
  4. Kirchneristas metidos en negocios pocos claros,eso ya se ha visto.
    1