opinión

Ni amor ni odio: debate sobre el aborto

Ni amor ni odio: debate sobre el aborto

 Si viene buscando respuestas, cierre todo y vaya a otra parte, porque acá claramente no las va a encontrar. Ahora bien, si quiere leer el entrevero mental que tengo respecto al tema aborto y quiere intentar conmigo ver distintas aristas y por ahí, y solo por ahí, llegar a una cercanía del asunto y no se si tomar postura pero por lo menos tratar de ver a todos, bueno, siga leyendo.

Antes que nada se que de esta no salgo impune. Me van a insultar todos, de un lado y del otro; me van a argumentar falacias en el pensamiento (que pueden ser probables pero les prometo que sin mala intención), me van a decir hereje, desalmado, masón, iluminati, anti-vida; o tal vez imperialista, facho, oprimidor de las masas y de los derechos de la mujer. Estoy dispuesto a todo esto. No intento quedar bien con nadie sino, como le dije al principio, dar puntos de vista para encontrar, si se puede, alguno que permita tomar una postura seria.

Empecemos por una declaración base: no soy pro-vida. Esto no significa que no defienda la vida. Es más bien una postura contra esa idea. No creo que los que están a favor de la legalización del aborto sean asesinos seriales contenidos, no los creo anti-vida; por lo que decirme de esa manera sería tildarlos de eso.

Dicho esto, creo que la vida es el primer derecho de los seres humanos, y que ninguna vida vale más que la otra, por muy fea, sucia, corrupta, enferma, inconsciente que pueda ser. Es decir: no apoyo la pena de muerte. Lo que me lleva en primera instancia a decir que el aborto probablemente sea un asesinato. Eso si consideramos que la vida comienza en la concepción.

Existen teóricos, incluso religiosos, que plantean la hominización retardada, es decir que la vida comienza pero que no nos convertimos en humanos hasta que empezamos a mostrar características humanas. Es decir, el feto es un conjunto de células hasta tanto empieza a desarrollarse como humano.

Entonces primer problema: ¿cuándo empieza la vida humana? Porque el asunto pasa por ahí. Eliminar un conjunto de células con potencialidad de ser, no es lo mismo que eliminar a un ser humano. O tal vez sí. Dice nuestro Código Civil:

De la existencia de las personas antes del nacimiento

Art. 70. Desde la concepción en el seno materno comienza la existencia de las personas y antes de su nacimiento pueden adquirir algunos derechos, como si ya hubiesen nacido. Esos derechos quedan irrevocablemente adquiridos si los concebidos en el seno materno nacieren con vida, aunque fuera por instantes después de estar separados de su madre.

Art. 71. Naciendo con vida no habrá distinción entre el nacimiento espontáneo y el que se obtuviese por operación quirúrgica.

Art. 72. Tampoco importará que los nacidos con vida tengan imposibilidad de prolongarla, o que mueran después de nacer o por nacer antes de tiempo.

Art. 73. Repútase como cierto el nacimiento con vida, cuando las personas que asistieren al parto hubieren oído la respiración o la voz de los nacidos, o hubieren observado otros signos de vida.

Art. 74. Si muriesen antes de estar completamente separados del seno materno, serán considerados como si no hubiesen existido.

Visto esto estamos en un brete importante: si desde la concepción comienza la existencia de la persona, ese feto es una persona. Filosóficamente hablando, es un ser humano (por la propia naturaleza de lo que tiene potencial de ser; de una mujer no puede nacer un loro) pero se es persona una vez que se puede razonar. ¿Se acuerda cuando le dije que no iba a encontrar respuestas en este texto? Tiene que ver con que la discusión pasa más por la filosofía que por la genética. ¿Qué nos hace humanos: el código genético o la capacidad de razonar que nos diferencia de los animales?

Ahora bien, salgamos de la filosofía un poco. El hecho innegable es que, legales o ilegales, los abortos existen, se dan en todos los estratos sociales y son las personas menos pudientes las que corren mayor riesgo de fallecer por llevarlos adelante. El problema es que estadísticamente es complicado. Hay datos oficiales (43 defunciones en 2016 por abortos) y no tan oficiales (que van de los 400.000 a los 500.000 abortos clandestinos al año). Claro que me genera un poco de duda, porque los 43 están documentados, pero cuántos habrán que no lo están. Menos puedo confiar en cifras no oficiales que son imposibles de comprobar. Lo que sí está comprobado (y reconocido por Adolfo Rubinstein, el actual ministro de Salud de la Nación) es que en los países donde el aborto está legalizado, la cifra de los que se realizan no es mayor a la de los lugares donde se hace ilegalmente, pero que sirvió para disminuir drásticamente la mortalidad materna. Es decir: el derecho a abortar no te obliga a hacerlo, pero en el caso que lo decidieras, estarías dentro de un protocolo que disminuye la posibilidad de riesgos.

Y lo que acabo de decir de las cantidades me lleva a lo siguiente: ¿qué hay que hacer para disminuirlas? Después de hablar con muchas mujeres me doy cuenta de que, en líneas generales, ninguna abortaría porque no tiene nada mejor que hacer para pasar el tiempo. Los motivos para hacerlo son muchos, pero claramente nunca es por hobby. Nadie en el uso de sus cabales utilizaría el aborto para poder tener sexo sin protección "con tal después me deshago del problema". Que puede existir alguna persona que lo haga zporque se dejó llevar una noche y pasó, no dudo que pueda ocurrir, pero estoy seguro que no sería el denominador común. Alguno me dirá que en los casos de embarazo adolescente es así, puede ser. Pero eso debe pasar porque estamos fallando en otra cosa: la educación sexual.

El lema que siempre escuche es: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Debo decir que me parece absolutamente racional. No es el aborto el objetivo, sino la última circunstancia. Si uno sabe lo que hace, puede acceder a los métodos para evitarlo y toma responsabilidad sobre uno y su pareja, no habría necesidad de llegar al aborto. Pero esto requiere un cambio profundo de todo el sistema y de nosotros mismos. Los hombres, por ejemplo, tenemos que asumir que no es responsabilidad de ella cuidarse, sino es de los dos, más allá de que sea una relación de pareja o una cita circunstancial. Es algo más profundo, es algo de amor a la humanidad, no dañar a nadie e intentar protegernos entre todos. Pero para eso hay que saber y educarse, y exigir a aquellos que tienen la responsabilidad de educar que lo hagan.

Tenemos la ley 25673 que crea el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación que no está siendo implementada o por lo menos da la sensación que no correctamente. Pero si se regula e implementa bien es probable que el embarazo adolescente disminuya. Y ojo, yo entiendo a los críticos que dicen que la educación sexual es algo que se recibe en la casa. No me cabe duda que tiene que tener un componente que pase por ahí, pero no se trata de una educación moral del tema, sino científica. Además, y con todo respeto, una generación a la que no le enseñaron bien del tema, poco puede enseñar. Y si además de educar, permitimos el acceso a los métodos anticonceptivos necesarios, da la sensación de que el combo haría que el aborto sea una decisión extrema y no una necesidad recurrente.

Si a esta altura no me está insultando, me pone alegre. Porque todo esto no es, como le dije al principio, una gran respuesta, sino un gran debate. Un punto para pensar: yo entiendo el derecho de la mujer sobre su cuerpo. Pero cuando se crea una vida hay dos personas involucradas. ¿Qué pasa si la mujer quiere abortar y el hombre no está de acuerdo? No me mire, no tengo respuesta, solo la pregunta. Y otra cosa: hablando con algunas mujeres me dijeron que los hombres no deberíamos opinar porque no sabemos como se vive el cuerpo ni la situación. Entiendo este punto, está claro que nunca voy a saber como se siente eso, pero vuelvo a preguntar entonces acerca de los derechos del padre de la criatura respecto a este tema, dejando la respuesta para los que saben más que yo.

Por último un puntito más: la adopción. Es recurrente escuchar eso como motivo para justificar la oposición al aborto. Puede que esté bien en cierta medida. Lo cierto es que las leyes de adopción de este país son anticuadas y el proceso engorroso, probablemente porque se considera la seguridad del niño, lo que esta bien, pero hay que modernizar los procesos. También tenemos que modernizar la cabeza y darnos cuenta que no son solo bebés lo que hay para adoptar y que los niños y adolescentes necesitan una familia como todos.

Espero que no me odie, ya sea por no darle ninguna respuesta, o por tocarle la fibra íntima en algo que no concuerda. Como le dije no le doy soluciones, solo interrogantes. Pero sin los interrogantes no puede haber discusión ni una investigación seria, y por lo tanto tampoco una resolución a la altura de las circunstancias.


Opiniones (4)
23 de junio de 2018 | 13:32
5
ERROR
23 de junio de 2018 | 13:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. EXCELENTE ARTICULO!
    4
  2. Respecto del primer tema propuesta sobre general humano o capacidad de razonar....es un razonamiento que a mi personal criterio me parece corto...ya que la capacidad de razonamiento no es una condición definitiva que distinga al ser humano de otra cosa. Dado que hay condiciones humanas que no permiten el razonamiento a la persona...llamese discapacidad congénita adquirida o represión cultural , desnutrición, etc etc etc....con lo cual el. primer argumento sobre genética y razonamiento no es ni suficiente ni concluyente para justificar la acción de aborto. Exactamente todo lo que tiene potencialidad de ser y puede serlo por medios propios será y debe ser reconocido como ser. Disminuir la mortandad de madres depende de las madres mismas que se someten a una carnicería por voluntad propia. No puede pretenderse invertir la carga de la responsabilidad sobre quien no ha tomado desicion y entonces liberar de culpa al responsable de los actos y condenando al ser que Nines responsable ni participe ni protagonista. Se trata en definitiva de que cada actor reconozca su responsabilidad o bien lo haga el estado por medio de la fuerza de las leyes y de su efectivo cumplimiento.
    3
  3. Buen análisis que no deja mucha tela para cortar. El tema gubernamental a discutir (que será usado para introducir leyes o DNU que sigan malogrando el ser argento), no habla de Aborto Si o Aborto No...., eso no está en discusión, ni tampoco cuando comienza la vida o cuando se considera humano (el art 74 está en contraposición con el art 70, a mas de que no están tomados en cuenta la fertilización asistida, ni la fecundación in vitro) sino sobre la LEGALIZACION de un hecho tan viejo como la humanidad. Lamentablemente, no formaran parte de la discusión, ni la ética, ni la moral, ni el sentido común, sino que imperaran los dogmas, la economía, el color partidario...... y la hipocresía por supuesto
    2
  4. Muy buen analisis. Creo que lo mas provechoso que sacaremos de esto es el debate, soportando al fanatico y razonando junto al sabio. Ojala que varios oportunistas demuestren lo que son. Simples opinadores
    1