opinión

Probemos hacer vinos más accesibles y "tomables"

Probemos hacer vinos más accesibles y tomables

Enrique Chrabolowsky, periodista especializado en vinos y jurado internacional. Editor de Cuisine&Vins, se metió en la polémica sobre el vino y la soda que surgió con un audio publicado por MDZ.

Habló con MDZ Radio y sostuvo que "hay coincidencias y objeciones" con los plkanteos críticos en torno al marketing de la industria del vino planteado en el debate. "Yo -dijo- milito en el mundo del vino y abogo por hacerlo más accesible a la gente".

"Hay que terminar con el lenguaje intelectualoide con el cual muchos describen a los vinos. Lo único que consiguen es que la gente se aleje del vino".

Chrabolowsky ejemplificó: "Cuando te dicen que 'es un vino crujiente', el pobre tipo no puede hacer crujir la botella ni con una morsa. Hay un manejo de la sintaxis y el voculario que nada tiene que ver con el vino", acotó.

En cuanto a los responsables de esta situación que se critica, dijo que "no se trata de buscar culpables, sino que se ha tomado un diálogo que proviene de los enólogos, que es técnico. Si difunden el vino con ese lenguaje, hablan de aspectos que no le sirven a la gente para elegir un vino. Hablan de sus procesos técnicos que no son de la gente. Hay dos conceptos para entender algo en la vida: lo cercano y lo lejano", dijo. Y lo explicó: "Cuando a vos te dicen que 'este vino tiene gusto a cassis', no es muy complicado pero están en lo lejano; cuando te dicen que tiene gusto a mandarina, estás en lo cercano".

Por ello, pidió "utilizar descriptores que estén al alcance de la gente, no intelectualizados".

Luego, puso la mira sobre quienes "intelectualizan al vino". Sostuvo al respecto que "creen que van a tener mayores favores de parte de las empresas y bodegas, pero es una vuelta bastante complicada".

"No todo es blanco ni todo es negro", indicó. "¿Por qué no probamos hacer vinos para la gente accesibles y tomables?", se preguntó, en referencia centralmente al precio. Aunque explicó que "el proceso del vino también eleva el precio: para hacer una botella de vino hacen falta dos kilos de uva, pero para hacer la cerveza es todo muy sencillo, se tarda una semana; un buen vino tarda un año".

Y comentó una anécdota personal: "Hace unos días vino alguien a plantearme que necesitaba hacer un curso para saber de vinos, porque si no 'quedaba mal' ante otra gente. ¡Por favor! 

Escuchalo completo abajo:

Opiniones (1)
26 de mayo de 2018 | 23:02
2
ERROR
26 de mayo de 2018 | 23:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sr. Chrabolowsky, respeto su opinion, pero permitame corregirlo en un detalle. Hacer una cerveza desde el proceso de la cebada hasta consumirla, no lleva una semana y el proceso, como con el vino, depende del tipo y calidad del producto. Hago cerveza artesanal (en mi casa) y estudio sobre cervezas (my hobby) desde el 2012. No lleva el mismo esfuerzo ni tiempo hacer una Pilsner que una Barleywine o una Imperial Stout. Me parece que resaltar la calidad o dificultad del vino deber focalizarse en el vino y los problemas que la industria puede tener, pero hacerlo en forma comparativa con la cerveza y con argumentos no del todo correctos no va a resolver el problema. Gracias.
    1