Deportes
A. Fernández

El arbitraje, lo peor de la Superliga

Inmerso en una crisis profunda, los jueces del fútbol argentino son protagonistas todos los fines de semana.

Con la reestructuración del fútbol argentino desde mediado de 2017 y la creación de la Superliga, varios aspectos, aunque no todos, fueron mutando para mejor. En su momento reflejamos que la nueva forma de disputa, con todo lo que eso implica, sería favorable a los más poderosos y así, por lo menos hasta ahora, es.

Si duda que en el debe sigue quedando desde ya hace mucho tiempo , el nivel arbitral en el fútbol argentino, que presenta inconvenientes pero que lo reciente está al borde del escándalo.

No hay un partido en el que los árbitros no sean protagonistas. Todo lo contrario de lo que piden los libros. El arbitraje vive en una nebulosa sin rumbo, con conceptos poco claros. El gran déficit del arbitraje tiene que ver con la falta de entendimiento del juego. Cuando hablo de falta de entendimiento me refiero al juego mismo, relacionado con el sentido común, y no a las reglas frías.

En el siguiente video podremos ver un ejemplo de esto, que se cumple habitualmente, en este caso en Argentinos ante San Martín de San Juan y una expulsión a Marcos Gelabert a los 5 minutos de haber comenzado el partido. Una situación propia de un deporte de roce, donde el volante Verdinegro intenta sacarse la marca de encima y, sin ver, alcanza a tocar la cara de su rival, Batallini. El mendocino Fernando Espinoza, al lado de la jugada, fue quien con muy poco tacto le mostró la tarjeta roja al volante central.

Estos errores, cada vez más significativos, influyen en el desarrollo del juego e infieren en el nerviosismo del jugador y hasta en el resultado directo del mismo, provocando, a veces, hechos de violencia, que no los justificamos pero que son una realidad en estos tiempos.

Los árbitros, desde hace algunos años, como Héctor Baldassi, Horacio Elizondo, Javier Castrilli, por nombrar algunos, sabían las reglas igual que los actuales, con la diferencia que aquellos las comprendían de otra forma, tenían en cuenta el contexto y entendían el porqué de la jugada.

Es verdad que la televisación, como gran medio de exposición y si a eso le sumamos las redes sociales, magnificaron los errores de los propios árbitros. Antes, por ahí, alguna jugada poco clara pasaba desapercibida. Hoy no.

La realidad muestra que el arbitraje en el fútbol argentino está cada vez peor y esa camada de jueces jóvenes que en algún momento aparecieron y creíamos que acrecentarían el nivel, fueron más de lo mismo. 

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 20:29
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 20:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"