E. Gajardo

El Papa fue a Chile sin Soapex y sin VTV...y así le fue

A 10 días de finalizar su visita las heridas que dejó abiertas están lejos de cerrarse.

Más allá de lo masiva o no que fuera, la visita del papa Francisco a Chile tenía una relevancia noticiosa porque estaría muy cerca de la Argentina y en teoría movilizaría a muchas personas desde este lado de la cordillera. Además, se esperaba que dejara algunos mensajes directos o entre líneas para el país y el Gobierno, especialmente en su paso por Temuco, la zona del conflicto mapuche.

Así pues, finalmente a Chile fuimos por los mapuches, pero nos quedamos por los abusos. El cambio en el foco de atención que el mismo pontífice generó tras sus primeras palabras en Chile, donde dijo sentir vergüenza e hizo una especia de mea culpa por los abusos sexuales de sacerdotes a menores, lo dejó en infracción y lo agarraron sin la VTV y sin Soapex.

Es que mientras miles de mendocinos se preguntaban por la verificación técnica para cruzar la cordillera, Francisco no verificó y no cuido que estuviera todo en orden antes de hacer una defensa férrea y apresurada del obispo de la ciudad sureña de Osorno, Juan Barros, quien es apuntado como encubridor del cura trasandino Fernando Karadima, expulsado por el propio Vaticano por abusos sexuales.

La cuestión es que no hizo una verificación técnica adecuada y que no diera pie a refutaciones, porque al defenderlo volvió a acusar de mentirosas a personas que -en algún momento- ya habían sido apuntadas y acusadas de calumniadores y a las que finalmente el mismo Vaticano les dio la razón. Fueron víctimas.

Entonces, sin el suficiente respaldo, acusó a personas que está comprobado que fueron abusados y que aseguran que aún hay más gente al interior de la Iglesia que es culpable, pero que sigue al interior y con altas responsabilidades. Encima, el mismo Papa se muestra públicamente abrazando y respaldando al sacerdote que fue el centro de atención de su visita por las acusaciones.

Sin Soapex

Mientras por 10 dólares miles de mendocinos llevaron el ultracomentrado Seguros de Accidentes Personales para Vehículos Extranjeros, Soapex, el cual tiene por finalidad cubrir los daños que se pueden ocasionar a terceros, Francisco parece que no lo sacó al momento de circular en el papamóvil.

El vehículo con patente vaticana transitaba hacia la misa masiva en la ciudad de Iquique y antes de ingresar se frenó, el Papa se bajó y dio declaraciones que causaron daño a terceros. Un daño que hoy no es posible aún cuantificar y que afectaron a un país profundamente dividido por la situación de abusos al interior de la Iglesia Católica.

"Cuando me traigan una prueba contra el Obispo Barros, ahí veré. Son todos calumnias", dijo el pontífice. Esas solas palabras causaron un profundo daño en la sociedad trasandina que no lograba entender y encontrar coherencia entre esa frase y el mea culpa por los abusos que hizo dos días antes. 

No se trata de que culpara a Barros, pero sí que prestara atención y no calificara como calumnia un reclamo que hacen personas que lograron demostrar que fueron abusadas por un cura. Son tipos profesionales, que hoy ya son adultos y que, pese a los cuestionamientos y las críticas, insistieron en su versión hasta que la misma Iglesia les dio la razón.

Pero el daño de las palabras del Papa no sólo fue para esas personas, sino también para todos los chilenos que esperaban duras palabras y más acciones para volver a creer. Al otro lado de la cordillera la consigna para la visita era volver a creer, confiar en que desde el Vaticano iban a hacer cosas para cambiar una situación que hizo de Chile el país que menos confía en la fe católica en toda Latinoamérica. Un país que hace 30 años repletó las calles y todos los lugares donde estuvo Juan Pablo II, pero que le dio la espalda a Jorge Bergoglio.

Sin Soapex, el Papa tuvo que pedir perdón por sus palabras sobre Barros y el daño que causó. En menos de una semana Francisco tuvo que pedir disculpas dos veces, primero por los curas abusadores y luego por las víctimas a las que él mismo trató de mentirosos.

Así las cosas, el paso por Chile puede haber sido la peor gira de Francisco en todo lo que va de su pontificado y la que mostró a un Papa temperamental y hasta reactivo que no midió sus palabras, una cuestión que con ciertos niveles de poder e influencia algunas personas no se pueden dar.

Opiniones (6)
21 de junio de 2018 | 19:58
7
ERROR
21 de junio de 2018 | 19:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Siguen con la campaña anti-Papa, se les nota mucho muchachos ...
    6
  2. "Nota" berreta, que destila envidia, complejos y rencor barato. Pareciera escrita por un chileno.
    5
  3. Malisima la nota.
    4
  4. Es un pobre hombre ocupando un lugar ficticio sin ni siquiera la capacidad de fingir... Nada de nota devorado por la corrupción interna... Si sigue así en Argentina va a pasar lo mismo que en Chile.
    3
  5. Un hombre de fe no deberia pedir pruebas para creer. Santos Cientificos el Papa no sabe en que creer!!!!
    2
  6. Mea culpa y se caga en las denuncias.
    1