opinión

Salidas posibles para el laberinto peronista

Salidas posibles para el laberinto peronista

Luego de las derrotas electorales, en especial de esta última que significó la consolidación de un partido de centroderecha como Cambiemos, que representando intereses de las élites y sectores más ricos gana elecciones totalmente democráticas y que, consecuentemente llevó al peronismo a una situación, como decirlo, de fragmentación y dispersión; es que surge una revisión de su propia identidad...es decir, ¿qué es hoy el Peronismo?

¿Es Cristina y Unidad Ciudadana? Es Pichetto y la Liga de Gobernadores? ¿Es Macri con sus prácticas políticas, peronista? ¿El menemismo fue peronismo? Y más cerca, es el Pilo, embajador de Macri, ¿peronista?

Lejos de dar cuenta, surgen preguntas tras preguntas casi en un tobogán imparable, entonces volvamos a la pregunta del millón: ¿Qué es el peronismo? O quizás más simple, ¿qué representa el peronismo?

Se podrá responder de diversos modos y desde distintas concepciones, lo que pareciera haber coincidencia, por lo menos en su etapa fundacional, es que el peronismo pudo ser expresión de lo popular, aún su diversidad ideológica actual y a pesar justamente de sus movimientos ideológicos, pudo "representar lo popular".

En este sentido, aún sus detractores más honestos, coinciden que representó al "negrito", "grasita", al invisibilizado y postergado, en definitiva "representó a quien no debía visibilizar". Un sujeto que el poder no quería ver, porque coincidamos, no debe haber sido fácil que tu empleada doméstica caminara en la playa junto a vos, o que al lado de tu mesa, en el restaurante, tus hijos se mezclaran con los hijos de tu mecánico...por lo menos pensarías...algo no está bien acá...Mi viejo me contaba el impacto de "muchos" al ver en la Rambla de Mar del Plata a tantos "otros" desconocidos, hasta la irrupción del peronismo en el `45 (lo señalo como dato e intento de entender a esos "muchos").

Así podemos decir que en el peronismo de antes y de ahora por qué no, hay una lucha por la palabra, campo de batalla en lo semántico, el ser peronista tiene un significado claramente laxo, es un sentimiento y tiene una racionalidad, es mística con una doctrina, es un dispositivo electoral y un movimiento, es una permanente tensión que complejiza su definición... lo que si habría acuerdo es que representa la "puerta trasera" de la casa, lo que no queremos ver, el que limpia los baños de los salones de fiestas, el varón que se enamora de otro varón, la mujer que decidió elegir no ser madre, el excluido...en definitiva el que está afuera...

Ahora bien, no menos cierto sería, la vocación del peronismo por el otro, esto pareciera ser otro rasgo identitario, llevado al límite, quizás por el mismo Perón, cuando expresa primero la Patria, o cuando ya "león hervíboro", nos enseña que para un argentino no hay nada mejor que otro argentino".

Ahora si, la pregunta del millón, ¿cómo salimos de este Laberinto? No lo sé, naturalmente y espontáneamente diríamos que por arriba... ¿será?

Viendo la historia, el peronismo nunca muere (si, ya se, mala noticia para los antis), el Peronismo se transforma. Perdimos una contienda electoral, algo que claramente nos duele, como machos fálicos que somos, porque se derribaron los mitos que "nosotros ganamos a como de lugar", "que somos los únicos que podemos gobernar este país", "que Macri se iría en un helicóptero"...

Quizás una salida al laberinto sea recuperar su vocación de representar lo popular, lo "que está afuera", el otro oculto e ignorado, lo que está por verse aún si somos capaces y entendemos esta nueva realidad, sin un sujeto histórico claro (mala noticia: la clase trabajadora que conocimos, ya no existe) y con multiplicidad de identidades...

Y por último una pregunta a modo de contradicció: ¿si todo el peronismo se uniera (cuando digo todo es todo, desde Cristina pasando por Masa y Pichetto hasta Randazzo) ganaría? Las matemáticas diría que si...¿será?

¿Ahora es posible esa supuesta unidad? Pareciera que no, porque podríamos arriesgar que de lo que tanto se jactó el peronismo, su mirada táctica y pragmática, hoy es su espada de Damocles, justamente pareciera que estamos presos de nuestro propio límite ideológico...lo cual no es un juicio de valor de mi parte, y me lleva, querido lector a proponerte otra columna de opinión...

P.D. a propósito de la famosa "grieta", da la impresión que ha aparecido como un nuevo antiperonismo", tan exacerbado como en el ´55... ¿Será que el peronismo ha rejuvenecido en estos años?

Opiniones (5)
21 de julio de 2018 | 17:11
6
ERROR
21 de julio de 2018 | 17:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y bueno, el caballito de noria dicen q nunca ve a los costados ni sabe que existen otros límites que el supuesto adelante que no es otra cosa que andar en eternos círculos.
    5
  2. Elizalde paga lo que debes!!!
    4
  3. ¿si todo el peronismo se uniera ganaría? Depende... ¿ese peronismi incluye a Macri, Menem y a vos guillermo elizalde? Entonces no! Ni vos sabes lo que es el peronismo y tratas de describirlo en una nota para no aceptar que desapareciste del mapa y vas a desaparecer mas. Puden decir que representatn un monton de cosas pero nunca lo haran en realidad, asi que mejor desaparezcan.
    3
  4. Y un día volvió el inútil por antonomasia y obsecuente KK, para decir las gansadas acostumbradas.
    2
  5. POR MI, QUE DESAPAREZCAN Y NO VUELVAN MAS, MANGAS DE CHORROS Y CORRUPTOS..... DEVUELVAN TODOS LOS QUE SE AFANARON.....
    1