M. Del Barco

¿Por qué los mendocinos no sabemos vacacionar en Mendoza?

¡Ojo! No estoy hablando de precios o destinos, sino de una actitud vacacional. ¡Cuánto debemos aprender acerca del relax!

Seguramente cuando leíste el título de la nota pensaste en precios, lugares, falta de ofertas, de ideas o de promoción turística, pero no. Estoy hablando de que todavía no aprendemos a vacacionar en nuestro sitio, en nuestra provincia, en nuestro lugar, en nuestro hogar. Es como que en Mendoza jamás podríamos sentirnos "de vacaciones". ¿No?

Quizás está reflexión te haga ruido, pero la ecuación es muy simple: enero es igual a vacaciones, y vacaciones es igual a playa, viajes, hoteles, familia, etc. O por lo menos para los mendocinos y más si tenemos hijos chiquitos y queremos aprovechar al máximo el receso de verano.

El tema es que por muchas razones; trabajo, falta de dinero, problemas familiares, etc. no todos gozamos de un mes free para vacacionar con esa estructura que nos metieron en la cabeza cuando eramos muy chicos. Entonces, nos frustramos y despotricamos en contra de nuestra provincia. 

Personalmente elegí pasar el Año Nuevo afuera para empezar el año de otra manera, pero he charlado - a lo largo de esta semana- con muchas personas que por A o por B no ha podido o no han querido salir de la provincia y se quedaron "de vacaciones" o con menor carga horaria de trabajo, pero no se sienten de vacaciones. De hecho, buscan excusas para trabajar. O mejor dicho, se sienten culposos de estar panza arriba disfrutando de algunas horas ociosas en su casa.

Culposos, esa es la palabra. Los mendocinos somos tan culposos.

Y el trasfondo del asunto está en algunas cosas que van más allá de lo personal, lo cultural. Alguien nos dijo que las vacaciones tienen que ser fuera de tu casa, alguien te dijo que no podés estar "al pedo" en tu casa los días de semana, alguien te dijo que si no trabajás no vivís, alguien te dijo que cuando estés muerto vas a tener tiempo para descansar. 

Pero nadie nos dijo que el descanso es salud.

Y seguramente será muy difícil desconectarte de la rutina diaria si estás en tu casa o si vas mediodía al trabajo, o si tenés que buscar y llevar a los chicos. Pero no le echemos la culpa al contexto con frases como: "En Mendoza no se puede veranear" o "Un embole enero en Mendoza", o "Yo acá en el desierto tomando fresco". Nuestra provincia es hermosa y tiene cientos de lugares para conocer, bodegas para visitar, restaurantes para comer....

Hace unos días, cuando charlaba con una amiga que es abogada y está de ferias me decía: "Me siento tan mal cuando estoy en Mendoza sin trabajar". Y yo pensaba: ¿A quién no le pasa?

Nos pasa a todos, porque estamos llenos de estructuras mentales y sociales que relacionan cosas, épocas del año, títulos y demás con hechos que deben suceder, pero cuando las circunstancias no están dadas, debemos aprender a ser felices con lo que tenemos, con lo que hay.

Quizás si nos tomamos en serio el valor que tienen las vacaciones, las respetaríamos a rajatabla. Debería ser una orden médica el hecho de tomarnos unos días para desconectarnos: de las redes sociales, del trabajo, del exceso de comunicación, de los problemas, de la gente.... En el patio de tu casa o en la playa más paradisíaca del mundo.

El ocio es salud. Debemos reservarnos espacios para charlar con nosotros mismos, para preguntarnos (así cómo lo hacemos con los demás): "¿Cómo te sentís? ¿Cómo estás? Si no sabemos cómo estamos o cómo nos sentimos, ¿cómo podemos ayudar a los demás? ¿Cómo podemos dar nuestro 100% en cualquier aspecto de nuestras vidas?

Vivimos en una sociedad en la que el valor está puesto en el sacrificio y en el sufrimiento, todos sinónimos de éxito. Pero lamento decirte que el éxito pasa por levantarte todos los días agradecido por la vida que tenés y acostarte todas las noches agradecido por el día que viviste.

No hay nada más lindo que verle la cara de nuestro compañero cuando llega de vacaciones: rozagante con una enorme sonrisa de oreja a oreja. Después de haberse tomado tiempo para dormir, pensar, leer, comer bien...

¿Le ponemos calidad a nuestras próximas vacaciones?

Opiniones (8)
15 de agosto de 2018 | 22:05
9
ERROR
15 de agosto de 2018 | 22:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. mcorreas79 Usted está en lo cierto al extremo del caso de las playas, pero más cerca aun en Córdoba, si no fuera por los hermosos parajes con agua que posee públicos y de acceso gratuito, no sería la que es. El problema de Mendoza... son los mendocinos. No por ello acepto que salir de paseo es una bendición para el alma, que todos nos merecemos, sea gratis o pagado. Mza............ de terror. Ni hablar de cenar en Mza., tres mila con papas setecientos pesos en la tía (sin factura ni ticket), mientras que en el exterior una noche en hotel cuatro estrellas con desayuno continental (completísimo), quinientos pesos por persona............... sin palabras.- ¡Muriel, no tema porque digamos la verdad!
    8
  2. Experiencia personal: Estoy de pseudo vacaciones, es decir, trabajo, pero mis hijos están de vacaciones. Vacacionar en Mendoza tiene un potencial fantástico, si te gusta el treking y los paisajes. Si es cierto que no solo no está explotada, sino que además no se hacen valer las leyes de libre acceso a los causes. Yo no puedo pegarme una escapada de media tarde a meterme en algun espejo sin que esté prohibido o privatizado, con instalaciones tristes pero carísimas. (Chipolleti, Carrizal, Cualquier lugar del rio Mendoza, Cacheuta y el etc es largo. En pseudo vacaciones no puedo irme salvo el fin de semana a potrerillos o Tupungato, necesito un lugar cerca para escaparme con los chicos del calor. Pero todo está tomado por los ocupas que quieren cobrar ridiculeces sin brindar ningún tipo de servicio. Hace una semana recorrí Chipolleti. y Todo el Carrizal y el único lugar donde pude meterme es en la entrada del dique donde hay un cartel enorme de Prohibido Bañarse. ¿por que? Acaso si alguien se ahoga en el mar prohíben que se sigan metiendo? Ya basta con la hipocresía y la cultura del miedo.
    7
  3. Diccionario: S.I.C. "humilde, adjetivo. Que es inferior, especialmente en la clase social".
    6
  4. Me estás jodiendo?? Qué ofrece Mendoza en enero con 38 grados? sauces, algún rio sin hoteles, san rafael a precios de Miami?? Los caminos del vino con vinos que se consiguen en Brasil o Bs As un 20% más baratos( Ah noooo pero nos salvamos ! Está Reñaca !! Ahi si vas no te ve nadie y podes descansar en playas tranquilas con agua calentita...Mendoza es un lugar para estar 5 dias en un hotel con pileta y aire condicionado en enero. Si los aviones no estuvieran tan caros a Mendoza no viene nadie.
    5
  5. Vayanse a vista flores bpor ejemplo un hotel de la zona por 3.000 pesos tenes una habitación. Son unos ladrones en Mendoza. Es dos veces mas caro q las vegas. Esta destruida. Hay cortes por todos lados. Sin avisar. La plaza san martin la estan dejando espantosa. Hace un calor de los mil demonios. La peatonal es carisima. Los árboles de mendoza. Hoy estan muy mal cuidadados y se esta acabando el verde. La aristides quedo muy fea. Prometieron q sacaban los cables de altura y hay mas q antes. Mendoza es un engaño. Entre la inutilidad de los ultimos gobernantes y la logura por afanar en obras de los q están ahora. Mendoza es una porqueria. Gastarse lo q se van a gastar en alquilar drones para la fiesta de la vendimia q ni se van a ver. Es un robo a cualquier mendocino. Vayan a San Luis. Eso si es otro país y ahi si pueden cambiar de aire por dos pesos.
    4
  6. el tema es salir
    3
  7. Creo humildemente, que la señora iigbg no entendió a Muriel... Estar de "vacaciones" para todos nosotros parecería ser únicamente irse. Pero no todos disfrutan de viajar y muchas veces no todos pueden. Estar de "vacaciones" es, diría yo, un cambio de hábito. Y Mendoza sinceramente es muy bella. Es lindo "cambiar de aire" a veces, pero es una tontera, cuando no se puede, resignarse...
    2
  8. Muriel, yo siempre he sido respetuosa de sus notas y opiniones, pero en esta oportunidad, en lo personal creo que se equivoca. Digo creo, porque cada persona es distinta a la que está a su lado, pero... nada tiene que ver el relajamiento doméstico que a todos nos hace bien, con vacacionar dentro de casa. La persona, necesita imperiosamente al menos una vez al año "salir de su ámbito, y cambiar de aire". Usted sabe, que mi esposo y yo en opiniones que hemos vertido en sus notas, somos viajeros incansables, de hecho usted envió en una oportunidad a mi esposo (que ahora no opina porque es censurado al intentar incorporarse al sistema), que le envió una invitación personal para que diera tips de viajes a distintos lugares. Esta nota de hoy, no quiere decir que usted no tenga razón, pero los niños, ni el dinero, ni el trabajo son excusa para no viajar, disfrutar de lugares conocidos y por conocer. De hecho, nosotros lo hacemos desde que nuestros chicos eran bebés y ahora de adultos aprendieron este mensaje nuestro y excepto una que nos queda siendo estudiante, el resto está fuera del país, de su propio peculio a esta altura por supuesto. No es posible que nos cerremos a lo mendocino nada más, como lo hacen los cordobeses, que no me parece mal, pero es ya un provincialismo el de ellos, muy cerrado para mi gusto. Puedo decir sin querer con esto ser vanidosa, (todo lo contrario, ya que cuando volvemos y nos preguntan dónde fuimos, somos de los que decimos: allí no más, sin dar más datos). Pero la realidad es que quien no aprendió a saborear el gusto de viajar, está perdiendo lo mejor de su vida en imágenes, vivencias, nuevas experiencias y nuevos conocidos y sobre todo, despejar todo de uno mismo, para volver con más pilas, no con las pilas recuperadas, sino como si nos hubieran puesto el doble. Ambos ahora por cuestiones de salud estamos varados, pero al llegarnos fotos de nuestros hijos que están de en el exterior, por ahí, se nos hace agua todo de pasar este momento lamentable de no tan buena salud. Y es allí donde más le hago a usted incapié, ¿no vamos a salir cuando estamos sanos?, ¿cuándo entonces? Desde casados cando no teníamos hijos y luego de tenerlos, jamás dejamos de viajar, como sea, desde en carpa hasta hoteles cinco estrellas a como diera la situación de ese momento. No usen la psicología inversa para algo tan simple, si no pueden, que la próxima vez no les pase. Nosotros tenemos un fondo, como el de los servicios, cumpleaños, renovar el vehículo, digo... uno para viajes que no se toca y siempre hay lo suficiente para salir, a como dé lugar, siempre por supuesto con todas las precauciones del caso, asistencia médica, de seguros, buen estado del vehículo o con conocimiento de todos los gastos aeroportuarios si es fuera del país. Pues ya saben: ¡Viajar, es un regalo para el espíritu que nadie tiene el derecho de privarse! Creo que después de la vida sana, ser honesto y trabajar, es lo siguiente. Saludos a usted. Recuerden que con sólo lo básico se puede salir, conocer y ya estarán disfrutando... y relajándose
    1