editorial

Brindemos con la copa más llena que vacía

Hay razones personales y colectivas por las cuáles elevar la copa. Una copa que, esta vez, está más llena que vacía: falta un camino por recorrer pero se ha iniciado la travesía. ¡Salud!

Para todos aquellos que creemos, bregamos y soñamos con una Argentina
definitivamente republicana y democrática , la buena noticia es que el camino ha comenzado. Pero es necesario conocer y comprender, que está buena noticia conlleva también que para llegar a la República consolidada falta un largo trecho, no exento de acechanzas y dificultades.

Más de 70 años de populismo irresponsable y militarismo totalitario e incluso genocida han dejado un saldo duro y difícil, no fácil de sortear rápido y con graves dificultades.

Algunas consecuencias de este largo y oscuro desvarío requieren férrea convicción en defensa de la institucionalidad, temple y paciencia ciudadana para exigir y conseguir lo posible en la Argentina real. No en la ficticia ni en la del relato. 

También gobiernos con lo mejor posible y con la clara vocación de cambiar el rumbo para que la ciudadanía pueda percibir concretamente las virtudes del trabajo y esfuerzo diarios. 

Es necesario insistir en que el camino recién comienza. No debemos apresurarnos, como tampoco podemos permitir retardos innecesarios ni
desvíos mal intencionados.

Un país con infraestructura devastada ( en comienzo de recuperación), con Justicia y Poder Legislativo cooptados, narcotráfico creciente y no combatido hasta hace poco, atraso alarmante del nivel educativo, empresariado prebendario, gremialistas enriquecidos, déficit fiscal elevado y una corrupción generalizada asfixiante, solo por nombrar algunos de los problemas acuciantes de nuestra patria, requiere de tiempo, gestión gubernamental eficaz, eficiente y transparente y ciudadanía activa y racionalmente demandante, que no baje la guardia un instante, sin rencores, pero con presente memoria de las penurias
vividas.

Hay que desechar los cantos de sirena, demandar y recuperar la dignidad violada e insistir frente a los poderes, con convicción y fe en llegar y consolidar una República democrática.

La tarea demanda tiempo y esfuerzo por el largo tiempo de destrucción sistemática,por el accionar de actores que se resisten y complotan para no perder sus prebendas, privilegios, fortunas e incluso su libertad. También existen ideologías extremas que no comparten las bondades de las repúblicas democráticas modernas.

Pero es mejor la buena noticia de que ya estamos en el camino.

Demandemos en este transitar más y mejor democracia, recuperemos nuestro valor de ciudadanos plenos, creyentes y necesitados de institucionalidad republicana.

Es mucho mejor y reconfortante realidad conocer y saber que el vaso de agua pura y fresca comienza a llenarse. Consigamos entre todos que se complete. 

Este 25 llega un día de reflexión. A las puertas de esa jornada, brindemos con la copa más llena que vacía.

¡Feliz Navidad!

Opiniones (3)
24 de mayo de 2018 | 00:35
4
ERROR
24 de mayo de 2018 | 00:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Brindo por un 2018 con todos los ladrones Que Se afanaron el pais PRESOS! salud argentina !!!
    3
  2. SALUD!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    2
  3. brindo por la porota ,que nos quiso agarrar a los argentinos de pelotudos para bancar vagos
    1