opinión

Te asesinaré, si opinás lo contrario

Es este un país de poderosos cínicos gritones y ciegos mudos golpeadores, en una pelea de epilépticos: no hay un solo inocente en esta cantinela. Felices Fiestas y cicuta para todos, la casa invita.

"Las cosas iguales parecen desiguales algunas veces, pero la igualdad en sí, ¿te parece desigualdad? La igualdad y lo que es igual, ¿no son, pues, la misma cosa? Sin embargo, de estas cosas iguales, que son diferentes de la igualdad, es de donde han sacado la idea de la igualdad", Platón, "Fedón", según un análisis de Sócrates.

Siempre me costó hacer traducciones de textos originales del griego antiguo. Bueno, a todos siempre nos costó traducir textos del griego antiguo, allá en la Facultad de Filosofía y Letras, de la UNCuyo. De hecho, hay toda una mítica al respecto, sobre la dificultad y, ciertamente Glaucón, sobre la utilidad de exhibir pericia en esas faenas. Enfrentar esos arduos textos era como entrar a una caverna en penumbras, a palpar paredes frías, escritas por hombres geniales que bien sabían -los muy cabrones- que estaban fundando un concepto inédito hasta entonces: la posteridad. 

Si bien la dificultad era cierta y la utilidad, dudosa, recuerdo una vez, hace quizás 25 años, sentir que mi cuerpo temblaba, como si, en lugar de un texto de 2500 años, mis manos tocaran la infinita espalda de una señorita de 25 años y se detuviera en cada poro, con la dedicación de un alfarero, pero no: era un texto de Platón en su lengua original, el "Fedón" o "Sobre el alma" o bien Φαίδων ἢ περὶ ψυχῆς, si resulta que alguien que lee esta columna es un afanoso de las lenguas clásicas. 

Muerte de Sócrates

El libro repasa, con exquisita pluma, sobre regios papiros tal vez llegados desde Egipto, las últimas horas de Sócrates, condenado a muerte por Atenas, por ejercer un discurso considerado afrenta por las autoridades democráticas de su época. O sea: lo mataron por decir, ni siquiera por escribir -algo que jamás hizo el feo filósofo-, lo condenaron por no pensar igual que el oficialismo de su época.

Siempre recordaré, les decía, mi juvenil estupor al ir descubriendo -diccionario y gramática en mano-, entre sustantivos, verbos irregulares y complementos, la forma en que Platón describió los instantes finales del enorme e injustamente condenado Sócrates.

Aquel texto del momento en que el pensador bebe la cicuta, y que traduje junto a mi amigo Juan Montilla, en su vieja y hermosa casa, de la calle Colón, de Godoy Cruz, es un poco extenso quizás, pero vale repasarlo:

"Hasta entonces habíamos tenido casi todos fuerza de voluntad para contener nuestras lágrimas, pero al verle beber, y después que hubo bebido, nos echamos a llorar como los otros. Yo, a pesar de mis esfuerzos, lloré tanto, que no tuve más remedio que cubrirme con mi manto para desahogarme llorando, porque no lloraba por la desventura de Sócrates, sino por mi desgracia al pensar en el amigo que iba a perder. Critón empezó a llorar antes que yo y salió fuera, y Apolodoros, que desde el principio no había hecho más que llorar, empezó a gritar, lamentarse y sollozar de tal manera, que nos partía a todos el corazón, menos a Sócrates. Pero ¿qué es esto, amigos míos?, nos dijo. ¿A qué vienen esos llantos? Para no oír llorar a las mujeres y tener que reñirlas las mandé retirar, porque he oído decir que al morir sólo se deben pronunciar las palabras amables. 

Socrates new

Callad, pues, y demostrad más firmeza. Estas palabras nos avergonzaron tanto, que contuvimos nuestros lloros. Sócrates, que continuaba paseándose, dijo al cabo de algún rato que notaba ya un gran peso en las piernas y se echó de espaldas en el lecho, como se le había ordenado. Al mismo tiempo se le acercó el hombre que le había dado el tóxico, y después de haberle examinado un momento los pies y las piernas, le apretó con fuerza el pie y le preguntó si lo sentía; Sócrates contestó que no. En seguida le oprimió las piernas, y subiendo más las manos nos hizo ver que el cuerpo se helaba y tornaba rígido. Y tocándolo nos dijo que cuando el frío llegara al corazón nos abandonaría Sócrates. Ya tenía el abdomen helado; entonces se descubrió Sócrates, que se había cubierto el rostro, y dijo a Critón: Debemos un gallo a Esculapio; no te olvides de pagar esta deuda. Fueron sus últimas palabras.

Lo haré, respondió Critón; pero piensa si no tienes nada más que decirme.

Nada, contestó; un momento después se estremeció ligeramente. El hombre entonces le descubrió del todo; Sócrates tenía la mirada fija, y Critón al verlo le cerró piadosamente los ojos y la boca. Ya sabes, Echecrates, cuál fue el fin del hombre de quien podemos decir que ha sido el mejor de los mortales que hemos conocido en nuestro tiempo, y además el más sabio y el más justo de los hombres".

Viene al caso que expliquemos la frase "Debemos un gallo a Esculapio; no te olvides de pagar esta deuda", sobre todo ahora, entiendo, en que insólitamente hay por ahí una telenovela que lleva por título "Un gallo para Esculapio": Esculapio o Asclepio era el dios de la Medicina, al cual, según Sócrates debía agradecerle la muerte, pues no es más que la cura definitiva de nuestros males.

La muerte de aquel inocente estuvo a la altura de su vida: fue valiente, serena y noble; jamás se mostró triste ni doblegado, incluso, sus discípulos lo hallaron feliz, ante su confianza en la trascendencia del alma, a través de las ideas.

Grieta antartida 1920 1024x575

¿A qué voy con todo esto? Pues, a nada, seguramente. Es que vivimos un país que libra una batalla que va más allá de las circunstancias políticas, económicas, partidarias y sociales: se lucha, básicamente, por la anulación de los discursos: el poder, en sí mismo manifestado, no es justamente la acumulación de objetos, galones, títulos o cuentas bancarias legales e ilegales; el poder es el poder de decir y de impedir de variados modos que otro lo diga, algo que ya vieron analistas como Foucault, y que, en su bajeza más marcada, supone la posibilidad de -como a Sócrates- eliminar al que dice algo distinto a lo que dice el poder establecido, matándolo, prohibiéndolo, silenciándolo, deslegitimándolo, despreciándolo, culpándolo. Por esto mismo, la concentración de poder en nuestra época, sí o sí, pasa también por tener de tu lado o estar al servicio de los medios masivos de comunicación, porque -en ellos y al menos por ahora, hasta nuevo aviso- se dice (se despliega, se ejecuta, se grava, se impone, se manifiesta, se ordena, se determina), como una revelación pragmáticamente divina, la construcción que, de la realidad, hace el discurso del poder constituido.

No caeré en la tentación de referenciar a alguien en esta estrategia, porque, bueno, será tarea que le competa a cada lector (si, dedicado, llegó hasta esta altura de la columna) poner nombre a quienes ejecutan las mecánicas desoladoras del discurso único, quizás empezando por uno mismo, cosa que asumo. 

Apenas algo diré, al respecto, de las visiones coyunturales de este país de poderosos cínicos gritones y ciegos mudos golpeadores, en una formidable pelea de epilépticos: no hay inocentes, no hay un solo inocente en esta cantinela y, si los hay, están fuera de agenda, silenciosos silenciados. El único inocente, bueno, fue Sócrates y terminó condenado a muerte por decir algo distinto de lo que se esperaba. Felices Fiestas y cicuta para todos, la casa invita.

Ulises Naranjo

Opiniones (9)
19 de julio de 2018 | 05:29
10
ERROR
19 de julio de 2018 | 05:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Coincido en el concepto. Pero intuyo que lo interpretamos de maneras diferentes. Es muy buena la nota, abstracta y específica, de principios filosóficos para aplicar a la realidad cotidiana. Yo no estudié latín ni griego. No estudie filosofía, ni dados ni timba (al revés de lo que dice un tango). Pero estudié matemáticas y geometría. Aprendí el valor de la sabiduría griega, árabe, etc. y la valentía de quienes de quienes nos abrieron el camino a la astronomía y a la alquimia, exponiéndose a que los quemaran en la hoguera del ?sacro santo? oficialismo de ese momento. Así lo hicieron con muchos, ya nadie más quiso tomar cicuta, pero como no debían derramar sangre de humanos, los quemaron vivos. Lo mas perverso era que no podían permitir que se desmitificara el relato de las ?santas? escrituras exponiéndolo a las pruebas del análisis científico. La historia es larga y se sigue repitiendo. Lo que veo hoy es que lo mismo que describes que hicieron con Sócrates, lo mismo que le pasó a Giordano Bruno, no hace mucho lo hicieron con Nisman. Como iban a permitir exponer a la arquitecta egipcia al análisis de las pruebas. La que mandó a matar a Nisman, los que siguen encubriendo el hecho, los que violaron la escena del crimen tan burdamente, son los mismos que alientan y organizan a la plebe a tirar piedras, a saquear comercios, a destruir todo antes de que les llegue el imperio de la ley. Ellos están mas allá de la ley. Cuando ellos quieren privatizan y si no estatizan, pero siempre roban. Pero están convencidos que les corresponde, que el estado es de ellos. Mas, aún todavía veneran a una desquiciada, como si fuera santa, que decía que la violencia en manos del pueblo (la plebe de acólitos dogmatizados por el bombo y la marchita) no era violencia sino justicia. Para ellos es justo, sacarle al que trabajó para darle una migaja a los que los seguirán votando y el gran % a su bolsillo. Para ellos es justo que ?te asesinen si opinas lo contrario?.
    9
  2. Así se considera al que piensa diferente... Aunque se escriba bonito (Sé que Ulises no va a publicar este comentario como lo hizo con mi primero; pero va a leerlo; eso me basta) Borramos con el codo lo que escribimos con la mano. Ayayayayay...
    8
  3. Si Abralin... Naranjo tiene la potestad de borrar tus comentarios como hace con los míos cuando no le gustan. En fin...
    7
  4. Como me recortaron la opinion continuo. Protagonistas truchos. Practicamente se los acusa de haber incurrido en el delito tipificado por el art. 22 de la C.N o sea el de sedicion, pero sin aportar prueba alguna. Pregunto, si hubo delito no se deberia denunciar? Y si no por insultar (y van 2 reseñados) El insulto Sr. Director es violencia. El insulto acrecienta la grieta. Me referire ahora a los trolls? A cual te refieres, a los que trabajan para el jefe de gabinete y q los represesntados les pagamos el sueldo o se produjo en tu mente lo q la psicologia denomina proyeccion? Me refiero a los golpes de estado. Manifestas tu desacuerdo pero me parece contradictorio con tu premanente apoyo a un gobierno lleno de hijos y nietos de los q golpearon la puerta de los cuarteles en cuanto golpe hubo. Y como yo si aporto prueba te invito a buscar, a modo solo de un ejemplo entre muchos quien eraProc. de la Corte cuando se dicto la Acordada del 10/09/1930 que convalido el derrocamiento de Hipolito Yrigoyen. Pero tenes derecho a apoyarlos. Y para eso no hacer e falta que nadie de la vida. Ya se dieron muchas para que vos y yo podamos pensar libremente. Termino lamentando q el Director de este prestigioso medio incurra en la diatriba y el insulto con tanta facilidad. Pero bueno, tambien tenes derecho. Espero y en eso si coincido que esto se olvide pronto. Que tengas un buen año.
    6
  5. Que paso que me recrtaron la respuesta. Empezo la censura en esta democracia llena de truchos.?
    5
  6. Me imagino (no hace falta tener ni siquiera la inteligencia del pez Jaja) que tu insulto de estúpido me está dirigido eufemísticamente. Realmente muy ingenioso. Hace falta tener mucho más que la inteligencia de un perro para imaginarlo. Pero claro aquí comienza el tema de la pos-verdad: Estás dispuesto a dar tu vida por el que piensa diferente y empezás tratándolo de estúpido? Concedeme al menos el beneficio de la duda. Pero el tema sigue: el Congreso es el ámbito de debate de los representantes del pueblo. Es real. Pero parece que algunos representantes del pueblo, que sugestivamente son los que no apoyaron el proyecto remitido por el Poder Ejecutivo son MAFIOSOS, conforme tu libelo "Una democracia llena de
    4
  7. Lamento tu piropo, estimad@ anonim@ ?abralin?. L@s trolls por desgracia llegaron para quedarse y no nacieron ahora, ya estarían cursando la secundaria aunque vayan cambiando su empuje en las redes según quien esté en el poder. Lamento todos los anonimatos tira piedras pero celebro la libertad de expresión, aún para ell@s. Sin saber si estoy citando a Voltaire O a su biógrafa, Evelyn Hell, a quien se atribuye en realidad la frase (las posverdades y relatos tienen también su edad avanzada), repetiré en este abuso de copy paste: "No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla". Y lógicamente que también felicito a Ulises, por supuesto. Trataré inútilmente de seguirle ladrando a ese estúpido pez que solo me mira y boquea, una metáfora de este tiempo. Y un deseo: que la embriaguez de estos días festivos de fin de año sea de amor y alegria, y no de odios y penas. Al final, todo esto que escribimos pronto tal vez ni siquiera sea un recuerdo. Igual que nosotros. PD: gracias por lo de ?señor?.
    3
  8. Impecable Ulises !!!, pero si tu intencion fue llegar a la mayoria, no creo que la gleba ignara te pueda entender....abrazo grande.
    2
  9. Excelente como siempre Ulises. Clarifica sobre manera la situación actual del país. Espero que el Sr. Conte que promueve la violencia desde arriba lo lea. Pero pretender que ese personaje entienda algo es como si un pero quisiera explicarle a un pez que afuera del agua se vive mejor que adentro.
    1