P. Icardi

El 20 de diciembre, los marginales de la política que generan violencia y los jubilados como víctimas

Erradamente algunos intentan comparar lo ocurrido en 2001 con los incidentes del Congreso. Las realidades distintas y los motivos para preocuparse. Macri terminó su luna de miel extendida.

El 20 de diciembre, los marginales de la política que generan violencia y los jubilados como víctimas

Las piedras llovían sobre la vereda del Átomo del barrio San Martín, mientras la policía se replegaba e intentaba disuadir. En un clima de máxima tensión, hubo mediación para que no se desborde: se frenó el intento de saqueo y hubo gestiones de punteros políticos y dirigentes para ordenar el caos. Antes habían negociado ayuda de los supermercados. Pusieron a la gente en fila y repartieron bolsones de comida. Era diciembre del 2001 y Mendoza fue el escenario de lanzamiento de lo que venía.

Diciembre 2001

Para entenderlo hay que tener en cuenta el contexto. Una desocupación que rozaba el 20% y una recesión arrastrada desde años atrás. El desencanto político con la Alianza (ya había renunciado Chacho Álvarez) era irremontable. En octubre de ese año hubo elecciones. Fueron las elecciones de la deslegitimación de la política. Ganó el "que se vayan todos", con el voto anulado o en blanco. De La Rúa no tenía ningún respaldo popular tras la decepción de la alianza y los dirigentes del PJ de Buenos Aires, ayudados por aliados circunstanciales de la UCR, vieron sangre y no dudaron: aceleraron el proceso de caída. Lo que vino después fue aún peor por la pobreza extrema que hundió a la población.

Hay quienes intentan comparar las realidades con lo ocurrido en estos días. En lo político, ocurre lo contrario. En las elecciones de octubre el Gobierno salió fortalecido y se legitimó aún más. La situación económica no se asemeja a lo de 2001 por ningún lado y todas las variables (reservas del Banco Central, endeudamiento, desocupación, etc) son incomparables con los de ese año. Sí hay un alerta enorme: la situación social no cambió profundamente. Tras 16 años, varios de ellos con crecimiento económico, la pobreza estructural se mantiene. Hubo suba en los ingresos, pero no mejoras en la calidad de vida.

Quienes no entendieron los mensajes que la comunidad ha dado en los últimos años vuelven a equivocarse. Nadie quiere violencia. En los últimos días algunos párias de la política buscaron aprovechar la tensión generada por un proyecto impopular del Gobierno para llevar intranquilidad a la calle. Se trata de sectores marginales de la política a quienes en los últimos años les dieron un espacio de poder que nunca tendrían de otra manera. Pero siguen siendo eso: marginales de la política sin ninguna legitimidad. Tan mal le hacen a la democracia, como a los intereses que dicen defender. En el caso de la reforma previsional, daña los legítimos reclamos de los jubilados, los trabajadores activos y todos quienes se oponen a un proyecto de vidrioso futuro.

Otra vez los jubilados

La sanción de la reforma tiene muchas connotaciones para el Gobierno nacional. Gastó gran parte del crédito que ganó en octubre y puede ser el fin de la luna de miel extendida. Que el sistema previsional no era sustentable en el mediano plazo es una premisa con la que hay bastante consenso. Lo mismo ha ocurrido con todos los últimos gobiernos. 

Cristina 82%

De hecho la propia Cristina Fernández de Kirchner lo dijo cuando vetó la ley del 82% móvil: "Lo que se sancionó es la ley de quiebra del país y no puedo permitir que el Estado quiebre porque tengo una ley que me obliga. Quieren la quiebra de una empresa que es la Argentina en la Argentina se acabaron los estúpidos y yo no quiero ser estúpida", aseguraba Cristina.

En 2010 la oposición impulsó el proyecto aprovechado el impulso que tenían tras las elecciones del año anterior. 

Macri ya tiene su ley de ajuste con los jubilados como lo hicieron todos los últimos presidentes. 

Cavallo

Menem privatizó el sistema y le sacó las cajas a casi todas las provincias. De La Rúa recortó las jubilaciones. Néstor y Cristina congelaron el pago de las sentencias judiciales y frenaron las actualizaciones de las jubilaciones. Solo por la presión de la Corte Suprema se creó el sistema de movilidad jubilatoria. 

Fue ese tribunal el que en obligó primero a que el Estado pague los juicios que perdía de manera sistemática y también a que se establezca un sistema de actualización (movilidad) que evite la pérdida del poder adquisitivo de la clase pasiva. 

Jubilados

Ahora Macri entró en esa lista y de él depende saber gestionar las consecuencias de esa norma. Las económico financieras (para cumplir con las metas que se pusieron con el ahorro que implica el cambio de fórmula) y las políticas. La comunidad ha entendido que el proyecto es perjudicial para los jubilados y no pasará desapercibido. Por eso ahora deberán extremar los cuidados para evitar "nuevos errores" y manejarse con total austeridad. Lo mismo a la hora de anunciar medidas económicas que inclinen la cancha para un solo lado.

Opiniones (5)
21 de junio de 2018 | 15:53
6
ERROR
21 de junio de 2018 | 15:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Le metieron la mano al bolsillo de los viejos para darle a la Gob.Vidal, ahi esta su capital politico y lo quieren cuidar, pero ... era necesario ser CANALLA con los Jubilados ??
    5
  2. La nva. Ley CONTRA los jubilados (Ley del gallinero), es Violencia de Estado.
    4
  3. CFK y Massa avivando las llamas de la violencia. Lo que no obtienen en las urnas, lo quieren por la fuerza. Son los dos que manejan a las mafias.
    3
  4. El problema es que a los "Marginales de la política" los apoyan algunos ocasionales opositores perteneciente a un movimiento hegemónico.
    2
  5. 70 años de peronismo, qué quieren? Falta de educación = Ignorancia + planes sociales a cambio de ninguna retribución ni trabajo - compra de votos + politquería barata + Korruptos + etc = a lo que vivimos hoy en día
    1