En foco

Spotlight, abusos y un Papa que no ha dicho "esta curia es mía"

Hace un año hablábamos en MDZ sobre las revelaciones del grupo Spotlight del Boston Globe, a raíz de las denuncias del Instituto Próvolo.

Spotlight, abusos y un Papa que no ha dicho esta curia es mía

La especulación gana terreno cuando la justicia no hace lo suyo, o demora demasiado en hacerlo. O bien, cuando en el intento se asusta porque en los sectores en pugna "meten miedo" con sus intenciones de ganar sí o sí. Es una guerra y en toda guerra la primera derrotada es la verdad. Así pasa con el caso del Instituto Antonio Provolo de Luján y los abusos. Entre que hay más o menos de lo que se cree y se dice y que se ventilan más cosas por fuera del expediente judicial que las probadas adentro, todos nos olvidamos de que se trata de una institución que depende de la iglesia católica. Ésta, en todo un año transcurrido desde que se dieron a conocer públicamente los casos mendocinos que conmovieron al mundo, también podría haber acelerado sus tiempos para evitar que sus hombres y mujeres sigan abusando de las personas que caen a sus brazos por las más diversas razones, entre las cuales pujan por imponerse las culturales, míticas, el miedo, la culpa y el misterio de lo desconocido que hay dentro de la vida y las esperanzas (y desesperanzas) después de ella.

En aquel momento, MDZ consultó a fuentes del Vaticano qué diría "nuestro Papa". Y no dijo nada. Mandó a una comisión y sí, algo hizo: apuró al arzobispo a dar una conferencia de prensa, ya que solo se había limitado a lamentarse y entristecerse por algo que debió evitar antes, condenar ante los hechos consumados y reparar tras lo sucedido.

En aquel momento, hace justo un año, entrevistamos a un periodista que se volvió un referente en materia de investigación a una institución tan cerrada como es la Iglesia. Se trata de Michael Rezendes, líder del grupo Spotlight, del diario Boston Globe, quien sacó a la luz los casos más impactantes en la historia de Estados Unidos en que sacerdotes estaban vinculados a casos delictivos de abuso. Una famosa película registró la tarea y, además, le tocó recibir el máximo galardón que pueda obtener un periodista: el Premio Pulitzer.

Cuiando junto a Santiago Montiveros, Mariano Bustos y Franco Pereira entrevistamos en MDZ Radio a Rezendes, dijo algo importante, sin petulancia y con mucha lógica: "El Vaticano debe disciplinar a sus obispos". ¡Claro! Se trata de una organización absolutamente vertical, sin posibilidades de democracia interior y si su máxima autoridad no logra básicamente eso, ¿por qué sería? ¿Porque no le importa? ¿Porque teme sucumbir ante el peso de la casuística reiterada? ¿O porque tal le importe tanto que prefiera trabajar en silencio? Gusten o no son opciones posibles, entre muchísimas otras, a pesar del apuro de víctimas, victimarios, periodistas y jerarcas religiosos por conocer la verdad y buscar paz y reparación.

¿Para qué fue útil el periodismo en el caso Spotlight? Rezendes nos ofreció hace un año algunas claves que siguen estando vigentes:

- "La investigación cambió muchas cosas, principalmente porque miles de víctimas comprendieron que no estaban solas en su lucha. Demostramos que este es un problema sistémico de la iglesia católica, que la misma Iglesia tenía la obligación de cambiar. El primer cambio fue en la gente, en las víctimas. Luego, se tomaron medidas sobre los religiosos en Estados Unidos. Aquí los obispos comenzaron a tener una 'tolerancia cero' a los abusos y el papa Francisco creó una comisión para crear este tipo de casos, con la idea de que no vuelvan ocurrir". 

- "Es trágico e innecesario que a 15 años de la investigación que reveló este mecanismo de encubrimiento de abusos dentro de la Iglesia, este tipo de hechos sigan sucediendo. Deberían haber tomado medidas para que se terminen los abusos, pero esto no ha sucedido, como vemos. La responsabilidad yo creo que la tienen los obispos de los países y lugares en donde se están produciendo los abusos, porque son encubridores, pero también el Vaticano tiene responsabilidad, porque ha sido muy lento en los avances de su investigación". 

rezendes

- "Boston es una ciudad muy católica como lo es también la Argentina. La verdad es que no sé por qué la población no reacciona. Sin embargo, hay otros casos, como el de Irlanda, que también es un país muy católico, en donde ante este tipo de casos hubo una reacción masiva de rechazo a este tipo de abusos y se extendió con mucha fuerza".

- "Hay obispos que están muy lejos de Roma y creen que pueden tomar las decisiones que se les antoje. Tienen más poder de que el que deberían tener. Eso es parte del problema que existe en la iglesia católica. Sin embargo, lo peor de todo sigue siendo la lentitud del Vaticano en tomar medidas reales. hasta que el Vaticano no cambie su actitud, nada va a cambiar".

- "La Iglesia está ocupada por gente mayor, un círculo muy mayor y en el que tienen que ser célibes. Algunos no lo son. Unos pocos son los que tienen sexo con niños, otros con mujeres y otros con hombres. Y eso hace que se protejan entre ellos, que se cubran. Generan un ambiente en el que se protegen para no quedar complicados a raíz de lo que hacen". 

- " Es trágico que el Vaticano solo responda trasladando a los curas involucrados, que sigan cambiándolos de una parroquia a otra para protegerlos. Si el Vaticano no disciplina a los obispos, ni a los curas que cometen este tipo de prácticas, esto no va a cambiar".

- "Creo que poco ha cambiado desde que asumió Francisco. Ha habido muchas declaraciones y anuncios de medidas muy interesantes, que han sido bien recibidas. Inclusive, se habló de medidas sobre el Código Canónico que podrían cambiar la situación, pero que en los hechos no se ha avanzado en nada".

Ha pasado un año, y poco y nada ha sucedido no ya en Mendoza, sino en el mundo, salvo algunas reiteraciones obvias dentro del tono de lenguaje aceptable dentro del mundo vaticano.

Hasta hoy, "nuestro Papa", Francisco, Jorge Mario Bergoglio, se ha llenado la boca relatando injusticias cometidas por otros, pero no ha resuelto las que les toca como propias del Estado y el sistema que dirige, preside y coordina con absoluto poder y verticalismo. Si tan solo dijera que "esta curia es mía" y actuara en consecuencia, hasta la propia Iglesia podría despertar de su letargo en forma sana y actual, sin necesidad de recurrir a la política interna de los países en donde se ha expandido para apalancar su continuidad infinita.

Opiniones (2)
23 de julio de 2018 | 01:44
3
ERROR
23 de julio de 2018 | 01:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A la Iglesia no le interesa solucionar estos temas porque debería,al hacerlo, revisar y corregir muchos de sus "dogmas" que nada tienen que ver con la Fe. Es una institución corrompida desde sus inicios, a lo largo de toda su historia y que no va a cambiar por más víctimas que cause su propia ignominia ignorada, escondida y/o encubierta desde el mismo sillón de San Pedro.
    2
  2. "La verdad les hará libres"
    1