P. Icardi

¿Mendoza está cambiando o es solo maquillaje?

Se anuncian miles de millones en obras, pero puede faltar planificación para adecuarse a nuevas realidades. Las variables ambientales y sociales que hay que tener en cuenta.

¿Mendoza está cambiando o es solo maquillaje?

 Por contraste con la gestión anterior o por iniciativa, en Mendoza se nota movimiento en la obra pública. Pero ante los nuevos proyectos vale preguntarse si la provincia está ejecutando un cambio o si solamente es maquillaje, un emparche de los problemas de decorado que tiene la escenografía local.

La pregunta es válida porque lo que seguro está cambiando es la realidad; ambiental y social. Para que se entienda: no sirve de nada asfaltar una calle si el flujo de vehículos va a modificarse. No tiene sentido reparar un tendido de agua potable si en realidad el sistema está saturado y la población tiende a asentarse en sitios nuevos; no es útil renovar una flota de colectivos si lo que en realidad lo que hace falta es cambiar el sistema de transporte porque ya está desbordado; puede ser inútil construir represas aguas arriba del río Mendoza si con el cambio climático cada vez habrá menos agua de nieve y más de lluvia proveniente del Este; quizá tampoco sea trascendente forzar actividades económicas tradicionales, si el desarrollo futuro está en otras áreas. Consignas que van desde lo más simple a lo complejo y que por un lado requieren un debate con diversidad de visiones y, sobre todo, que estén en la mesa de quienes tomas decisiones. De nada sirve, en la nueva realidad, un dirigente que programe una obra porque resuelve un problema coyuntural.

No solo hace falta dinero, sino cerebros

Si se suman todos los presupuestos (provinciales, municipales y de otros organismos públicos como universidades) se ejecutarán cerca de 20 mil millones de pesos en obras con impacto público: rutas, barrios, puentes, escuelas y, sobre todo, obras energéticas. Ese es el rubro que más tangible hace el cambio de paradigma que se vive: mientras se pelea por ejecutar megaobras postergadas por años, los proyectos de energías renovables se aprueban, se ejecutan y se convertirán en uno de los negocios más rentables y seguros de la industria que apuesta al mediano plazo.

El riesgo, sin embargo, es que esos recursos se gasten y no se inviertan. En lo cotidiano, por ejemplo, les ocurrió a algunos municipios. Destinaron millones para reparar calles con pozos. Pero no lo hicieron renovando las cloacas, vías de servicios y ni siquiera incluyeron en las instalaciones los tendidos de fibra óptica. El resultado será la necesidad de volver a romper todo en poco tiempo. Si se suman las obras de pavimento ejecutadas y en ejecución por los municipios superan los 500 kilómetros.

Cuando los obreros abren el pavimento aparecen las sorpresas. Lo peor de la situación de Mendoza está bajo tierra, pero las consecuencias potenciales se sienten en la superficie, con un empeoramiento de la calidad de vida y riesgos ambientales. En el microcentro, por ejemplo, hallaron que los caños de las cloacas no existían: eran de cerámica y estaban erosionados y, como ocurrió en los alrededores de la Plaza San Martín, hubo que reemplazar tramos por completo. El otras zonas, como en Mitre y General Paz, había filtraciones de los caños de cloacas a los de agua. En muchas zonas de Las Heras no existe caño de cloacas y las aguas servidas atraviesan la zona urbana por canales permeables. Los mentados planes de obras de saneamiento previstos desde que se estatizó Obras Sanitarias no se ejecutaron y los recursos conseguidos con financiamiento para esos trabajos se licuaron en gastos corrientes. Una bomba a punto de explotar que por ahora solo se desactiva por tramos.

Cloacas colapsadas en Las Heras 2

Algo similar ocurre con el sistema de transporte. Los contratos con las empresas están vencidos y el nuevo programa de movilidad sigue demorado. Por eso los colectivos siguen los recorridos que fueron planificados hace más de 3 décadas. Las obras siguen ejecutándose en base a ese modelo. Apenas en Guaymallén se ven algunas obras que incluyen al sistema de transporte futuro en el plan (con el Metrobus).

Cambio de gestión

Si bien la Provincia tiene mucho que hacer para el cambio de paradigma, pero aún más los municipios. En la práctica ya ocurre con la delegación de responsabilidades que antes eran de los municipios y hoy no. La limpieza urbana, por ejemplo, ya no está a cargo de ningún intendente. En el Gran Mendoza el "intendente real" es la empresa Santa Elena, que tiene a su cargo la gestión del tema. Al parecer no solo ha sido un buen negocio para esa firma, sino una solución para los jefes comunales: esquivan problemas gremiales, no se hacen cargo el personal y el servicio mejoró. Pero lo que deben saber los intendentes es que así como les se sacaron gran parte del ABL de encima, ahora tienen a su cargo nuevas demandas: seguridad, ordenamiento urbano, transporte sustentable y muchos etcéteras más.

Santa Elena basura

Algunos, como Godoy Cruz, comienzan a ensayar modelos que por ahora parecen de escenografía pero pueden ser un buen comienzo. Así se vio en el ciclo Ciudades Conectadas, que planteó la necesidad de innovar para solucionar problemas de la vida cotidiana. Como dijimos: ya no tienen a cargo el alumbrado, barrido y limpieza. Ser intendente es mucho más complejo que eso en esta nueva etapa. El plan de ordenamiento territorial es una herramienta básica y ahora los municipios deben ejecutar el suyo propio, alejados de las tentaciones de poner el sello aprobado a cualquier cosa, encandilados por las promesas de millones de pesos en inversión.

Uno de los sectores donde más tangible serán los cambios es el pedemonte. La "soberanía" que le dio la Suprema Corte a Luján sobre gran parte de ese ambiente, que antes era compartido por Las Heras, le da también responsabilidades. La propia Corte advierte sobre los riesgos ambientales que hay y la vulnerabilidad de la zona.

Luján tiene previsto un desarrollo en dos grandes etapas. Primero "ordenar": generar un shock de servicios para asistir a las miles de familias que hay en el lugar y poner en regla los enormes emprendiemientos inmobiliarios que se aprobaron aún sin saber si son viables. De hecho hay canchas de golf en ejecución, pero no está garantizado el agua. La segunda etapa será la planificación de una micro región. Para ello llamarán a un concurso internacional en el que se pondrá en valor todo el pedemonte; desde Palmares a Cacheuta. La intención es evaluar en qué zonas se puede urbanizar, cuáles pueden ser destinadas a reserva ambiental; qué obras de infraestructura hacen falta. El plan demandará décadas pero en esa comuna sacan cuentas que no son inverosímiles. En menos de 20 años Luján podría convertirse en el departamento más poblado de Mendoza. Por el desarrollo del pedemonte y también de otras zonas. Ya ocurre de a poco, pues junto con los departamentos del Valle de Uco es el que más población sumó según el último censo.

Pedemonte barrio cielo

Ese camino no será sencillo. Los desarrolladores inmobiliarios, los mismos a los que la Corte cuestiona en su fallo, tienen derechos adquiridos y se resisten, en algunos casos, a respetar nuevas normas. Ocurre, por ejemplo, con la intención que tuvo la provincia de cobrarles impuestos por terrenos que tienen como baldíos. Esa decisión fuer recurrida ante la Corte en una nueva demanda judicial cruzada. 

Ese ejemplo podría cumplir el papel de ensayo: un ambiente frágil con alta demanda para asentarse y con escasos recursos (como agua) para hacerlo sustentable.  Un ejemplo que hoy gestionar no es más sentarse en una mesa de café y elegir según el sentido común. Hay más y nuevas  demandas, con recursos (no económicos sino ambientales) cada vez más escasos. 

Opiniones (10)
23 de mayo de 2018 | 01:06
11
ERROR
23 de mayo de 2018 | 01:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es la demagogia para conseguir votitos , afanando de la obra pública, lo demás no importa. Pan y circo para la vieja chota
    10
  2. al menos hay un cambio de cara.. miren el lado positivo.. creo..
    9
  3. Hmmmm me parece q se están contagiando d lo q tanto criticaron....
    8
  4. Es mas de lo mismo, afanando a troche y moche. Quisiera saber quien le dijo al gobierno que esta en la ley de transito pintar las rotonda de verde cuando el color de prevencion en transito es amarillo, quedo lindo el parque pero le erraron con los colores de la rotonda
    7
  5. iigbg...."esto es pan y circo"....CHOCOLATE POR LA NOTICIA...
    6
  6. respondiendo a la pregunta. es maquillaje
    5
  7. Conozco bien a Cornejo y esto es pan y circo. Sin dudas sabe cómo engatusar a la gente. Esa obra de la rotonda, hubiera llevado a solucionar muchos problemas que no se solucionan y son urgentes, como que todavía hay calles de tierra, veredas de tierra, calles sin acequia y cordón y muchas otras que deben ser ampliadas y no se hace nada. Ni hablar del bacheo en G.C.
    4
  8. Cero planificación. Porque cambiaron ñoquis K por ñoquis radichetas. Todos inútiles, y los profesionales que deben estar ahí, están sin laburo. Basta de ñoquis.
    3
  9. esta quedando bonita. Pero los problemas estructurales ni tomados en cuenta. Cuando empezamos con cosas serias
    2
  10. La mayoría de las medidas, tomadas a tonta y a locas, parece que sólo quisieran figurar como alguien que hizo, pero sin planificación.s
    1