opinión

ARA San Juan: Un inútil e imperdonable filicidio

ARA San Juan: Un inútil e imperdonable filicidio

 Enfocaré este dolorosísimo y cuasi increíble tema desde dos puntos de vista:

En primer término y desde lo afectivo, más aún en mi condición de liceísta militar, está el lamentar, con pena y con indignación, que cuarenta y cuatro hermanos hayan muerto inútilmente, en cumplimiento de una misión ignota, a bordo de una nave de guerra en tiempos de paz, y sin que se avizore ni remotamente, algún tipo de conflicto bélico que nos involucre.

Son cuarenta y cuatro valiosos e irremplazables hijos de la Patria, víctimas a mi juicio, de un verdadero FILICIDIO, espero que culposo.

Sí, cuarenta y cuatro inocentes hermanos, persuadidos de que" ninguna embarcación o aeronave de la fuerza zarpa o decola, sin estar en condiciones operativas de navegar o volar con total seguridad" según palabras textuales del Capitán de Navío Enrique Salvi, dichas en forma póstuma y cuya obvia falsedad me exime de mayores comentarios.

Cuarenta y cuatro jóvenes entrenados en el difícil arte de navegar un submarino, el que abordaron supongo emocionados, convencidos de la utilidad de su misión, sin temores, y sin sospechar siquiera, que se convertiría en su propio catafalco.

Partieron con la seguridad de su éxito y de un regreso feliz, obviando o menospreciando el gravísimo detalle de que la ufana Marina Argentina, poseedora de una de las fragatas más lujosas del mundo, carece de sistemas de salvataje para la tripulación de un submarino varado en inmersión.

Pero sí posee, la Marina, un Comando de Fuerza de Submarinos, con su respectivo Comandante, Cap. De Navío Claudio Javier Villamide, y con una dotación de 3 submarinos, de los cuales solo el San Juan, estimo, estaba operativo. Todas unidades de más de cuarenta años de construidos.

De nuevo la obviedad me exime de mayores comentarios.

El segundo enfoque es desde lo técnico, y me atrevo a opinar sin ser ni marino ni submarinista, pero soy médico, y por lo tanto tengo mentalidad científica, y además me basaré en la lógica más elemental, apelando a los conocimientos básicos sobre el tema, que brinda la mera lectura de los periódicos.

El ARA San Juan era un modesto y antiguo submarino tradicional, no nuclear ni misilístico, con una capacidad de maniobra y una potencia de fuego infinitamente inferior a las diabólicas naves de guerra de las potencias bélicas mundiales que hoy encabezan el macabro listado de las más poderosas.

¿Se justifica tener un Comando especial y entrenar personal para tripular un navío de estas características? Es evidente que no.

Este por demás lamentable episodio, no puede ni debe quedar impune; el castigo deber ser tal, que, sin que sirva para devolver las vidas perdidas, al menos evite que vuelva a suceder.

En el art. 84 del Código Penal de la República Argentina, está definido el homicidio culposo. "La culpa es involuntaria y se produce como consecuencia de un accionar negligente, imprudente o imperito del sujeto activo (quien comete el ilícito), lo que ‘produciría una lesión en el bien jurídico protegido, que en este caso es la vida".

Si yo fuese el fiscal de la causa, la titularía "En averiguación de filicidio culposo".

Ruego a los actores del Poder Judicial, sepan disculpar mi intrusión en el tema, lo que ocurre es que me duele el alma, y quizá por ello me extralimito, pero a sabiendas claras de lo que escribo.

Por cierto, me hago responsable y no pido mi Pase a Retiro como el cobarde del contraalmirante Gabriel González.

Espero no se les ocurra a quienes manejan el erario público, adquirir material bélico extranjero moderno, fabricado por asesinos de guante blanco y a precios exorbitantes.

Inviertan dinero en tecnología para preservar la vida, no para destruirla.

Denle material suficiente a Asclepios y no a Ares.

A modo de epítome, y en mi condición de orgulloso liceísta (ex cadete Liceo Militar General Espejo), despido con todo respeto y gran dolor, a mis compañeros del arma de Marina, caídos en cumplimiento de su deber.

Que descansen en paz.

Eduardo Atilio Da Viá. Argentino Nativo. 7ª Promoción- Liceo Militar General Espejo-1958

Addenda: La información de la misión consistente en la vigilancia de las aguas territoriales, para detectar piratas pesqueros, fue dada días después del incidente. Me huele a mentira.

Opiniones (2)
27 de mayo de 2018 | 07:39
3
ERROR
27 de mayo de 2018 | 07:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Completando mi opinión anterior, le cuento que básicamente hay dos tipos de submarinos. Los estratégicos que son bases móviles desplegables de lanzamiento de misiles nucleares, esperemos que nunca entren en acción. La otra clase son los de ataque, que sirven para la destrucción de las fuerzas de superficie enemigas y el ataque a las rutas de navegación comercial de un país. Estos a su vez pueden tener propulsión nuclear o diesel eléctrica (convencional). El ARA San Juan era de esta clase. El Comando de la Fuerza de Submarinos existe por que la Armada opera este tipo de unidades, en la actualidad se cuenta con dos, el ARA Salta, de la clase 209, en servicio y el ARA Santa Cruz, gemelo del San Juan y clase TR1700, en reparación de media vida. Además hay otro más en avanzado estado de construcción que es el ARA Santa Fe, también TR1700. En general siempre la Armada ha operado entre 2 y 4 unidades submarinas. Por otra parte de este Comando dependen la Agrupación Buzos Tácticos (grupo elite de reconocido prestigio internacional) y la Escuela de Submarinos, una de las más antiguas y eficientes de América. Obviamente que todo este conjunto requiere de un Comando, aunque a Ud. no le parezca. Es también imprudente tildar al Clte. González de cobarde por solicitar el retiro, debería Ud. para juzgar su conducta conocer algunas cosas que no están bajo su dominio. Por otro lado, solicitar el retiro, no lo releva de las responsabilidades que le puedan caber. Las operaciones de nuestra Armada con otra, en especial las Armadas Rectoras (EEUU, Inglaterra entre otras) son una excelente oportunidad de perfeccionamiento para nuestros marinos. Al respecto me gustaría saber si gran parte de su prestigio profesional no lo aprendió Ud. de médicos de los países más avanzados. Estoy seguro que no fue precisamente de los de Uganda, Rhodesia o Zimbague. Espero fervientemente que nuestras FFAA sean agiornadas mediante la adquisición de los mejores medios posibles. Es hora que los políticos tomen conciencia de las enormes riquezas que contiene nuestro territorio y en especial nuestro mar, campo propicio para la depredación. No hacerlo es permanecer ciego ante las amenazas que enfrenta el País, nos guste o no. Comparto con Ud. que lo ideal sería un mundo si armas, pero esto no ocurre en la Tierra y Argentina se encuentra en ella, por eso y como dice Klauzewith, para mantener la paz, hay que prepararse para la guerra. VIVA LA ARMADA ARGENTINA!!!
    2
  2. Estimado Dr. Da Via. Debo aclarar a Ud. algunas cosas. Los subs argentinos pueden tener unos cuantos años de fabricados, no obstante sus sistemas de armas no necesariamente son obsoletos, tal el caso de los torpedos SST-4, que por ser filoguiados van unidos mediante un cable a la computadora de control tiro, la cual los dirige hacia el blanco. A su vez, dicho computador puede controlar varios blancos a la vez. Es destacable que el sistema de armas SST-4, se encuentra vigente en muchas armadas del mundo. Argentina opera dos clases de subs, los TR1700, entre ellos el San Juan y los clase 209, algo más viejos pero aún en servicio en varias armadas del mundo, tal el caso de Brasil, Chile, Perú, Grecia y algún otro más. Ninguno de nuestros subs es de propulsión nuclear, pero sabía Ud. que los TR1700 son el sub diesel eléctrico más rápido en inmersión, aún más veloz que otros más modernos, como ser los clase Scorpene, operados por la Armada de Chile entre otras. Es más la velocidad de estos subs, es prácticamente la misma que la de un sub de propulsión nuclear. Por otra parte los subs diesel eléctricos por ser más pequeños y silenciosos resultan mucho más difíciles de detectar, lo cual les da una ventaja adicional. Es más resulta el tipo casi ideal para patrullas en las aguas contiguas. En caso a los años del buque, se asombraría Ud. de la antiguedad de algunos subs de países como EEUU, Rusia o Inglaterra. Le aseguro que tienen más de 30 años, sin ir más lejos el HMS Conqueror, calcule Ud. en el conflicto de Malvinas, año 1982, ya tenía algo así como 10 años en servicio. No es tan importante la cantidad de años en servicio como el buen mantenimiento y actualización. Por sentirme fuértemente ligado a la Armada Argentina, quiero creer, hasta que se demuestre lo contrario, que el buque fue bien reparado y se encontraba en condiciones de navegar. Como liceísta igual que Ud., también como integrante de la Familia Naval y fundamentalmente como argentino, comparto el dolor con Ud. y todos los argentinos de bien. Como ciudadano espero que el caso sea investigado hasta las últimas consecuencias y de ser necesario se aplique todo el peso de la Ley sobre quién pudiera corresponder. Un afectuoso saludo.
    1