R. Valle

Tras el pacto, que el humo blanco no sea puro humo

En el #Wok! de hoy: Ya firmado el acuerdo fiscal, las provincias tendrán que poner la casa en orden + La autocrítica está llegando a la costa de los empresarios, ¿rubricarán su propio pacto? + Para la Argentina que viene, cumplir es el verbo clave.

{ Maridaje } Para musicalizar la lectura de esta columna, el autor propone Kandaiki, por Mammal Hands

Acuerdo

#Del verbo cumplir. Tras acordar un ambicioso pacto fiscal con las provincias, el presidente Macri planteó el mayor desafío para unos y otros, la clave de lo que vendrá y que va más allá de los números: "Esto que firmamos es para cumplirlo". Es que así como el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones, la Argentina conoce de sobra eso de pactar (para la foto) y romper con la misma facilidad.

#La falta de compromiso sigue siendo el principal talón de Aquiles de un sistema político que todo el tiempo tiene que reiniciarse para empezar de nuevo. Y esto ocurre en buena medida porque nadie confía en nadie. Valgan como ejemplo los formadores de precios sosteniendo un encendido discurso de apoyo al gobierno de turno, pero sin dejar de aumentar sus productos "por las dudas". La desconfianza se impone como antídoto. Son los mismos que después cuestionan con vehemencia que la inflación hace inviable a este país, como si ellos vinieran de Marte. 

#La firma del pacto con 23 provincias (San Luis, nuestra Cataluña, no le puso el gancho) está en sintonía con lo que se dijo en ese ámbito: "Los argentinos están demandando que sus dirigentes se sienten, dialoguen y acuerden". Pues bien, se sentaron, dialogaron y acordaron. Ahora, a cumplir. Y para cumplir hay que tener, además de convicción, cintura política para buscar consensos, racionalidad para manejar las cuentas públicas y, sobre todo, dejar de trabajar únicamente para la coyuntura.

#Que este acuerdo proponga metas de por lo menos cinco años es una forma de empezar a diseñar en serio el país que se viene. Obliga a administrar de otra manera, cuidando los fondos propios, evitando malgastar a cuenta y cediendo a las tentaciones populistas de salir a tapar agujeros con lo que haya a mano, generando más deuda. Se entiende entonces el temor o la reticencia (de alguna forma hay que llamarlo) de Rodríguez Saá para estampar su firma en el pacto con la Nación. San Luis quiere seguir jugando con reglas propias y eso es imposible si por encima hay un proyecto de país que los invita a sumarse. Jugar solos les ha redituado con creces a los caudillos puntanos, pero no a su gente.

En esto de marchar hacia un país más previsible, menos judicializado y con mejores niveles de vida para todos los sectores, es clave además un acuerdo macro del propio empresariado. 

Ya no sólo la clase política está seriamente cuestionada y demandada por la sociedad. Los empresarios también se miran con desconfianza entre ellos porque sienten que no todos están dando ese plus que se les pide al resto de los argentinos.

#Ya en la última edición de IDEA la incómoda palabra "autocrítica" se escuchó con más frecuencia y sacudió la forzada cohesión empresarial que guarda las formas, pero a su modo siempre termina implosionando. También en el aniversario del Consejo Empresario Mendocino (CEM) se hizo hincapié en cómo esta entidad se planteó poner el acento tanto en la coyuntura como en el largo plazo, expresado en su recordado plan estratégico para la provincia.

#Gustavo Kretshmar, presidente de la Asociación de Ejecutivos de Mendoza (AEM), fue otro de los que acusó recibo como institución y en el acto de premiación de esa organización lanzó un fuerte mea culpa: "Los ejecutivos y empresarios también debemos hacer una profunda autocrítica, porque para que exista un corrupto, hay alguien que corrompe. Todos tenemos la obligación de guardar y fomentar buenas prácticas comerciales, respetuosas de la legalidad, la ética y los valores humanos, y separar a quienes no las respetan o invitan a no respetarlas. La responsabilidad de terminar con la corrupción es de toda la sociedad".

#Por ahora, y por cuerdas diferentes, políticos y empresarios están cocinando la Argentina que se viene. Quedan sensibles materias pendientes como la reforma laboral que los involucran y a su vez los excede porque sí o sí nos compete a todos. Cumplir los pactos es la base del sinceramiento y de honrar nuevas reglas de juego. Hoy más que nunca hay instrumentos para que la ciudadanía ponga su lupa implacable y fiscalice que se cumpla lo acordado, sobre todo cuando la Justicia continúa en otra frecuencia. Y en otro país. 

------------------------------------------------------

Images

#El resaltador

Desarrollar una piel más resistente

"Las redes sociales facilitaron la creación de la mayor policía ideológica de todos los tiempos porque con retuiteos se puede linchar mediáticamente a cualquier periodista en pocas horas. Un periodismo que no pueda ser crítico de su gobierno o sobre determinados temas tabú no podrá cumplir una de sus funciones esenciales. Me refiero a un periodismo ponderado y no al fanático de lo opuesto, que en su exageración se transforma en un espectáculo poco verosímil... Los periodistas debemos desarrollar una piel más resistente a los insultos y críticas personales porque el actual ecosistema comunicacional hace estrellas mediáticas a quienes construyen con la diatriba su notoriedad. Nuestra más importante e insustituible función es ayudar a la audiencia a superar sus propios prejuicios y a mantener ejercitada su mente con ideas que contradigan sus creencias, amortiguando así la fuerza embrutecedora del cono del silencio".

{ Jorge Fontevecchia, periodista y empresario de medios }

 ------------------------------------------------------ 

#Lecturas

001 ellibronegrodelajusticia

El libro negro de la justicia. La lógica del dedo en el gatillo, de Tato Young (Planeta. 376 págs. $379)

Con un tono personal y reflexivo, el autor se sumerge en uno de los tejidos medulares del poder real. De la mano de su propia experiencia, Young relata la historia del fuero más corrompido del país, entre procesos judiciales donde la verdad siempre es manipulable y la historia, un artilugio. Del entramado participan los atesorados expedientes, el poder omnímodo de Los Doce, el experto uso del tiempo, jueces que se hacen millonarios, dirigentes políticos sin escrúpulos, lobbystas de toda calaña que asedian Comodoro Py, agentes de inteligencia invisibles y abogados que funcionan como testaferros.  

 ------------------------------------------------------

#Se lo dijo

8 Twitter

Julio Lamas Juliolamas1 Twitter
Dddd

Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 11:00
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 11:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"