opinión

Abrir los libros, terminar con los privilegios

 Abrir los libros, terminar con los privilegios

 En el SUTE se viven tiempos de transformación, en muchas escuelas se abre camino un clima de esperanza. Los trabajadores el 15 de junio fuimos capaces de poner al frente del sindicato una nueva conducción provincial.

Por fin se pudo expresar la verdadera voluntad de los que trabajan, de las maestras de un barrio o zona rural, de los celadores siempre discriminados en todos los gobiernos, de los profesores taxis que sueñan con titularizar. Esta vez el fraude y las maniobras fueron derrotados.

En nuestro SUTE viven malos días los que se mueven con prebendas; los que prometen licencias; los que ofrecen cargos en las Juntas; los que mueven papeles en Junta de Disciplina; los que hacen elegir de delegados a directivos con denuncia de abuso de autoridad o a docentes con legajos comprometidos.

Los que apostaron a la corrupción perdieron, ellos ignoran que la tendencia entre los trabajadores es a la emancipación y es imposible sostener por tiempo indeterminado la trampa. Tal vez ahora los que volvieron a sus escuelas tengan oportunidad de reflexionar.

Pero todavía quedan en pie estructuras parasitarias que son incompatibles con una organización de trabajadores, el terciario "Simón Rodríguez" es el Caballo de Troya que amenaza con llevar a la bancarrota económica por sus gastos injustificados o a la bancarrota política por realizar convenios con organismos internacionales de usura.

Se pueden decir muchas cosas de este instituto pero en lo concreto no es ni más ni menos que una "caja". Fue creado con la idea de recaudar o apartar fondos para el proyecto político y personal de un pequeño grupo.

Esta forma de utilizar organizaciones populares no es una novedad a pesar de que los noticieros nos muestran todos los días las noticias. Ya en la película "Los Traidores" de la década del ´70 aparece retratado un sindicato corrupto que pone a su cuerpo de delegados a levantar quiniela clandestina.

La creación de este terciario de gestión privada adentro del SUTE termina de desenmascarar a los que se hicieron llamar filósofos pero no eran más que unos mercaderes. Mientras que a todos los docentes de la provincia nos imponían el ítem aula, otros por medio de la dedocracia se hacían amos y señores de un instituto privado de educación cobrando jugosos sueldos.

Este negociado le cuesta al SUTE más de 7 millones de pesos al año, funciona en un edificio alquilado en San Martín casi Don Bosco a 100 metros de la Universidad de Congreso. Su plantel docente tiene una carga horaria inflada. Semejante estructura para 90 alumnos.

Esto es lo que se conoce como una "pantalla" que tiene el fin de transferir fondos desde los bolsillos de los trabajadores a un grupo político que funciona en el Instituto.

Un sello de goma que por la orientación política de su directiva a través de distintos convenios, podría recibir fondos del Banco Mundial o del Banco Interamericano de Desarrollo, los autores de todas las reformas antieducativas que nos golpean día a día en las escuelas.

En este IES no se piensa en ningún proceso de enseñanza - aprendizaje, el signo pesos va por delante de todo.

Ahora llegé el momento y la posibilidad de discutir con los libros abiertos, en plenario provincial y sin límites de tiempo. No valen audios anónimos, hay que pararse y decir a toda voz que este terciario es contrario a todos los principios del SUTe, exigir su cierre y la renuncia de sus directivos autodesignados.

El fin de este engendro va a ser un paso adelante en la democratización de nuestro sindicato. Más temprano que tarde el terciario se cierra porque en este nuevo SUTE si o si se impone la voz de las escuelas, y se trabaja para ellas.

Martin DalmauSecretario Provincial de Administracion y Actas

Dirigente de Tribuna Docente-Lista Rosa Nacional 

Opiniones (1)
16 de agosto de 2018 | 09:26
2
ERROR
16 de agosto de 2018 | 09:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. En mi opinión y hablo por los que estudiamos en ese terceario, nose porque dicen que es un instituto paracito aún desde la nueva conducción no quieren dar la cara para hablar con los alumnos del turno tarde, a los de la mañana los trataron re mal y es injusto cerrar el instituto
    1