opinión

Caso Maldonado y violencia sin límites

Caso Maldonado y violencia sin límites

La definición estricta de la desaparición forzada de personas vigente en la Ley 26.679 es, "la privación de libertad cometida por un particular o agentes del Estado, y donde la institución ha prestado su apoyo o aquiescencia y se niega a informar o reconocer esa privación de libertad". El Artículo 142 ter del Código Penal, modificado por esa ley, pone el acento en la concurrencia de la "complicidad estatal y la negativa a reconocerla o informarla debidamente".

El Kirchnerismo, lanzado a erosionar al gobierno -a como dé lugar- se baña en agua bendita y alimenta un discurso beligerante, ocultando, que durante su gobierno desaparecieron al menos 90 personas!! Entre ellos, el emblemático Julio Lopez!!

De acuerdo a "los hechos objetivos" y a las pruebas obrantes, en el episodio, que tiene desconcertada a la opinión pública, no corresponde preguntarle al gobierno, ¿Dónde está Santiago Maldonado?

La pregunta debería ser: ¿Qué medidas se están realizando para encontrarlo?

La gente de buena madera -mayoría en este país- desea y espera, que Santiago Maldonado aparezca con vida y que -cuanto antes- se esclarezca la verdad, sobre su ausencia. Pero también, reclama que se tenga la decencia y madurez cívica para no adelantar juicios y sacar réditos políticos!!

Es evidente, que el gobierno, por su elevada responsabilidad, tiene que hacer todo lo razonable, para determinar lo que pasó!!

Las calificaciones tendenciosas, que prejuzgan, sólo desvirtuan la información y empobrecen el debate!! Asimilar la dictadura a la gestión Macri, es una mentira de carácter olímpico, que sólo intenta, opacar la verdad y generar zozobra!!

Entonces, cabe preguntarse:

¿Cuáles son las causas profundas de los desbordes de violencia que sufrimos día tras día? Las respuestas absolutamente ideologizadas, tiñen de subjetividad, a los opinologos que especulan, intentando llevar agua para su molino!!

Sin embargo, lo que tiene que quedar

claro, es que se deben utilizar las herramientas que brinda la legalidad y el orden democrático, para que la sociedad, no siga tolerando -impasible- actos de delincuencia, disfrazados de reivindicaciones sociales!! La ley tiene que ser el límite, a quienes provocan el caos, como forma de subvertir el orden institucional y dar rienda suelta a sus bajos instintos!!

El país ya conoció la naturalización de la violencia y el accionar de quienes, todo lo quieren desmembrar y mutilar!! Existe una especie de "complejo", en el ejercicio de la autoridad -que no es autoritarismo- que hay que superar!! Las cicatrices del pasado, deben ser aleccionadoras!!

La Democracia, no es una ideología de dominación!! Es un sistema de convivencia y no es admisible compararla, con los procesos de facto y el cercenamiento de libertades!!

Los dirigentes electos, deben convocar a vivir en orden y hacer cumplir la ley sin excepciones, para que la autoridad, no sólo tenga legitimidad de origen, sino, que también sea eficaz!!

"Hay que encarnar el cambio que uno quiere ver en el mundo". Esta frase clave, pertenece a Gandhi. Un pacifista, que nadie podrá discutir!!

Opiniones (2)
20 de mayo de 2018 | 07:48
3
ERROR
20 de mayo de 2018 | 07:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Clarisimo Los que no quieren ver, no ven , los que no quieren reflexionar,no reflexionan , los que no quieren entender . no entienden El fanatismo ideologico ha sido es y sera siempre destructivo para el hombre,porque vive muy lejos del razonamiento y alimentado por las mas oscuras pasiones
    2
  2. Nos relataba el doctor Enrique G. Avogadro, que: Más allá de la presencia de los violentos grupos anarquistas en cada ocasión en que se reúnen los líderes mundiales en algún lugar del planeta, nuestro subcontinente está asistiendo, y mirándolo por televisión, a la puesta en marcha de las políticas recomendadas por el Foro de San Pablo para subvertir todas las instituciones nacionales y llevar a nuestros países a transformarse en los paraísos imaginados por la izquierda universal. En los 70's, se intentó conquistar el poder a través de organizaciones terroristas que bañaron en sangre a Colombia, Perú, Brasil, Uruguay, Chile y, por supuesto, Argentina. Las sucesivas derrotas militares, que las sumieron en el asombro por la falta de acompañamiento social a sus mesiánicos proyectos, llevaron a sus ideólogos a recurrir a las enseñanzas de tipos tales como Antonio Gramsci y Ernesto Laclau, que tanto escribieron sobre métodos más intelectuales para alcanzar esos objetivos. Hoy, con esos libros en la mano, y en la mochila la necesidad de salvar de la cárcel a varios de sus líderes nacionales, populistas y ladrones -léase Cristina Kirchner, Luiz Inácio Lula da Silva, etc.-, esas mismas izquierdas intentan acabar con todas aquellas instituciones que puedan poner en peligro el plan general de destrucción que llevan adelante. Han tenido mucho éxito en Venezuela, ya una dictadura de partido único, un país riquísimo al cual han llevado a la inanición mediante la corrupción masiva y la asociación con el narcotráfico y el terrorismo de sus más altas esferas militares y políticas. Resulta allí explicable, toda vez que el petróleo que Nicolás Maduro regala todos los días -pese al hambre que azota a su población- a Cuba evita que la gerontocracia asesina de la isla se vea obligada a confesar el fracaso de su histórica política marxista. En algunos de nuestros países, sin duda por obra y gracia de la cobardía de sus comandantes de entonces y la complicidad de sociedades anómicas e hipócritas, han logrado estigmatizar a las fuerzas armadas y de seguridad, poniendo en tela de juicio cada actuación, aún cuando ésta obedeciera a órdenes legales o judiciales. La estupidez generalizada de los políticos ha permitido, además, que los organismos de derechos humanos regionales fueran copados y cooptados por los miembros más conspicuos de ese proceso revulsivo, lo cual garantiza la inmediata condena a cualquier procedimiento penal que involucre a alguno de sus líderes, como Milagro Salas. En la Argentina ese peligro se ha agudizado hasta el extremo, y Cristina Elisabet Fernández contempla aterrada no sólo la altísima probabilidad de perder las elecciones de octubre, sino el espejo latinoamericano, que le devuelve las imágenes de Ollanta Humala preso en Perú, de Lula y Dilma Rousseff en riesgo de cárcel en Brasil, de Jorge Glas Espinel suspendido como Vicepresidente de Ecuador, de Raúl Sendic investigado en Uruguay, lo mismo que Juan Manuel Santos en Colombia. La manifiesta aceleración de las causas por corrupción y por encubrimiento del terrorismo (la denuncia del asesinado Alberto Nisman, impulsada por el Fiscal Gerardo Pollicita) que jaquean a la ex Presidente y a su entorno familiar y político, y el contundente éxito que ha tenido la lucha contra el narcotráfico -que tanto se expandiera por su criminal asociación con el régimen kirchnerista- de la actual administración, ha provocado una violenta reacción de las fuerzas que se oponen al cambio que pretende la sociedad, tal como lo expresara en las urnas. Para lograr sus objetivos de impunidad, les resulta necesario terminar con todas las instituciones. Ahora, con el ariete de la desaparición de Santiago Maldonado, a quien los asesinos incendiarios de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) identifican como miembro de esa organización terrorista, embisten contra la Gendarmería Nacional y el resto de las fuerzas de seguridad federales, últimas defensas del Estado democrático contra quienes quieren destruirlo, como medio para ir luego por las cabezas de la Ministro de Seguridad y avanzar con el "club del helicóptero" en el que pretenden embarcar a Mauricio Macri, el ¿dictador? a quien sindican como causante de todos sus males. Para lograrlo, suman sus esfuerzos la izquierda trotskista, el anarquismo trasnochado, la subversión de ese inventado pueblo originario, algunos capitostes sindicales envueltos en negocios turbios, Horacio Verbitsky y el CELS, Hebe Bonafini y las Madres, Estela Carlotto y las Abuelas, La Cámpora e H.I.J.O.S., Alejandra ¡Giles! Carbó y su escudo de fiscales militantes, los jueces de ¿Justicia Legítima?, los medios de prensa que aún pertenecen a enriquecidos compañeros de ruta (Página12, C5N, las radios Rebelde y 10), pseudo periodistas (Víctor Hugo Morales, Roberto Navarro, Gustavo Gato Silvestre), el Grupo de Curas de la Opción por los Pobres y tantos otros, amén de honestísimos gobernadores (como Gildo Insfrán) e intendentes del Conurbano, los policías provinciales desplazados por corrupción, funcionarios kirchneristas aún enquistados como quintacolumnistas en la administración y, por supuesto, los narcotraficantes que, además, contribuyen financieramente a las acciones callejeras. Por supuesto, su cinismo hace que ninguno de ellos recuerde ni se haga cargo de las desapariciones (María Cash, Jorge Julio López, Fernando Lario, Luciano Arruga, y otras 74 personas) e innumerables muertes sospechosas (Juan Castro, Raúl Espinosa y Alberto Nisman son sólo ejemplos) o causadas por la desnutrición que la sociedad argentina ha debido soportar durante esa extendida década que defienden a ultranza, ni la violencia empleada por las autoridades contra etnias genuinas, como los Qom de Formosa y Chaco. Nótese que no hubo condena verbal de alguna de las miserables y estúpidas agrupaciones políticas contra los vándalos que asolaron, una vez más, el centro porteño durante la protesta contra el Gobierno por el caso del tatuador cuyo destino aún se desconoce. Recuerdo que Raúl Sendic, fundador de Tupamaros y padre del actual Vicepresidente uruguayo, sostenía que había que golpear todos los días a la democracia burguesa, hasta que ésta se hartara y reprimiera, con lo cual dejaría ver al fascista que lleva adentro. El Gobierno está resistiendo responsablemente el embate y, con toda lógica, respaldará a los efectivos de Gendarmería mientras no existan pruebas en su contra, pero es la sociedad entera la que debería reaccionar en igual sentido; a mi modo de ver, no bastará con la mera emisión del voto en octubre para defender la democracia, sino que cada uno de nosotros debería tomar el toro por las astas y denunciar criminalmente las acciones desestabilizadoras de las que tenga conocimiento, para evitar que, estos descastados nos vuelvan a sumir en la irracional violencia mesiánica (o rentada) que tanto nos ha costado como nación. No podemos permitir que consigan romper lo poco que han dejado en pie de nuestras instituciones republicanas porque, claro, si lo lograran nos quedaríamos sin Estado, y el territorio nacional sería distribuido entre nuestros enemigos de siempre y nuestros vecinos.
    1