opinión

Si el agua es pública, es de todos

Durante años Irrigación intento regularizar el funcionamiento del cauce público que se forma con el agua que viene de la Cascada San Isidro

Si el agua es pública, es de todos

La Cascada tiene dos aristas agua y tierra, el que quiera escuchar que escuche. En Mendoza, primero el agua. Tal vez para algunos pasó inadvertido, a otros no les interesa, habrá quien no lo entienda y algún otro querrá menospreciar el hecho que el Departamento General de Irrigación alcanzó el logro de establecer como pública el agua de la Cascada San Isidro. ¿Qué significa esto? Durante años Irrigación intento regularizar el funcionamiento del cauce público que se forma con el agua que viene de la Cascada San Isidro. Todo empezó con una denuncia en el 2002, decía que el agua era llevada para el B° Dalvian, comprobándose que esto es inviable por la escasa disponibilidad del agua para tal envergadura de destino y por las inexistencias de obras para tal fin. En ese punto comenzó un largo camino burocrático que culminó 10 años después! Ya en la gestión, que tuve el honor de ser parte, pudimos generar la regularización registral después de un exhaustivo estudio de títulos empadronando a los 11 usuarios existentes que riegan un total de 19 hectáreassobre las 81.200 hectáreas registradas de la Cuenca del Río Mendoza. Recordemos que Mendoza, en toda su extensión, tiene 90.000 usuarios empadronados y casi 360.000 hectáreas de riego bajo la tutela del Departamento General de Irrigación. En ese empadronamiento de uso inmemorial declaramos el agua de carácter público (ya que no nace y muere en la misma propiedad) y por consiguiente se resolvió la competencia del Departamento General de Irrigación en la administración de este cauce. Esto significó un gran avance institucional que fue primero recurrido por Dalvian S.A. en instancia de Irrigación y luego a través de una Acción Procesal Administrativa contra el Departamento General de Irrigación en la Suprema Corte de la Provincia bajo el N° 13-03842342-2. Es decir, se inició un juicio donde el Departamento General de Irrigación defendía el carácter público y Dalvian S.A. reclamaba el carácter privado del agua de la Cascada de San Isidro. En octubre del año pasado la empresa desistió a esa acción procesal ante la mayor instancia jurídica de la Provincia con costas para la parte actora, lo cual produjo que el agua sea pública y eso determina la regulación por parte de Irrigación. El organismo, una vez producidas distintas constataciones (antes de los videos virales de enduristas) y ya siendo considerado por la Justicia, y aceptado por los usuarios como cauce público, impuso una multa de $ 40.000 pesos por no ser informado sobre la obra que finalmente se constató que sirve para la mejor captación del agua y que cumple con los requerimientos hidráulicos de obras de derivación hídrica en montaña. Nos puede gustar o no, les puede caer mejor o peor a algunos, pero se respetó e implementó lo que dice la Ley de Aguas y Dalvian S.A. les guste a pocos o muchos, se sometió a lo dispuesto por el Departamento General de Irrigación que no fue el criterio de uno o varios funcionarios y/o empleados, sino que se aplicó y la empresa aceptó lo que determina la Ley, pagó el canon adeudado desde hace 15 años, situación que tienen que replicar el resto de los usuarios, abonó la multa y técnicamente se verificó y se indicó que esa obra se debe aplicar a la mejor captación para la distribución del agua. No hay secretos, no hay manejos a espaldas de nadie, clara tramitación de alta difusión social pero de igual tratamiento a cualquiera donde se haya repetido una situación similar. En la gestión que fui parte, recibimos un trámite inconcluso de 10 años, lo resolvimos, lo notificamos, nos lo objetaron, nos peleamos en la Suprema Corte, desistieron y se ajustaron a derecho y dejamos un cauce público regularizado donde el Departamento General de Irrigación hoy puede ejercer los controles a pleno sin tener que discutir en la Justicia ningún reclamo.Incluso la asignación de aguas otorgada sobre el cauce público tiene el carácter de permiso precario, por tanto puede ser revisado y reversible si se consideran terminadas o se modifican las condiciones por lo que fueron otorgados. Y si bien se pudo regularizar la situación de otros casos de aguas privadas para riego en el Valle de Uco y se pudo afectar el pago de canones, resta aún lograr la declaración pública de otros lugares de Mendoza.

La tierra. El acceso a las propiedades privadas no las regula Irrigación y sólo la Ley de Aguas afirma que el ingreso a cauces públicos que se deban realizar a través de una propiedad privada debe contar con el permiso correspondiente del propietario. El Código Civil reformado tampoco ayudo a esta situación, ya que sólo prevé un "camino de sirga", que es un camino a la par de los cauces, achicándolo de 35 a 15 metros, en los casos que los mismos sean "aptos para el transporte por agua", es decir, que sean navegables. Por lo cual, lo que está finalmente en discusión siempre estuvo y está fuera de los límites de la regulación que le cabe al Departamento General de Irrigación.

En conclusión, no vivo en ningún barrio privado, apenas soy un mendocino más, que cuando ejerció un cargo público, fue parte de un proceso que regularizó lo previsto en la Ley de Aguas, cobrandocánones atrasados, imponiendo multa y dejó en plena capacidad al Departamento General de Irrigación para que ejerza un control completo de las acciones sobre un cauce público que antes no era así reconocido. Imposible dejar de agregar que en este proceso y después de 5 años dejamos un organismo ordenado financiera y funcionalmente, con depósitos para cubrir 10 nóminas salariales, sin deudas a proveedores, con 549 empleados en 2017 cuando tenía 558 en marzo del 2012, con los balances hídricos realizados, con la definición de zonas agrícolas irrigadas para preservar y que ha sido incluida en el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial, con la exigencia de obras de urbanización a fraccionamientos y loteos, con el reservorio más grande de la Argentina construido y en funcionamiento, con 200 km de canales impermeabilizados en 5 años, con un Banco de Proyectos de 778 millones de dólares, con una política de aguas subterráneas clara y transparente, dos veces ratificada por Fiscalía de Estado y ante las dudas políticas de la oposición... Y podría seguir replicando en cascada... pero de eso, ya hablamos.

Juan Pablo Yapura - @JPYapura

Opiniones (4)
19 de febrero de 2018 | 05:39
5
ERROR
19 de febrero de 2018 | 05:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me parece muy clara la nota siendo un tema tan sensible para toda la sociedad mendocina.
    4
  2. Yapura Usted es un simulador y un mentiroso. Como su jefe. Amigo del chupete Manzano y por ende de los Vila. Peronista. De la misma linea azul historica que contiene otros delincuentes. Ya le voy a contestar detalladamente. simuladores y mentirosos.
    3
  3. A verrrr....la "regularización" de la que saca chapa este funcionario, integrante la gestión más nefasta al frente de Irrigación, se tuvo que dar por la difusión que alcanzó el video de los enduristas, de otro modo, no hubieran hecho nada. Fiscalía de Estado......Fiscalía es "amiga" de Álvarez y su banda, si no, no se explica como nunca hizo nada con las denuncias presentadas por el nombramiento de un funcionario que estuvo inhibido por librar más de 500 cheques sin fondos, la "doble escolaridad" de la hermana de Álvarez, en Irrigación y en la Dirección General de Escuelas, el desmanejo de la caja chica, de la que nadie rindió cuentas, la del Director de Contaminación que le vendía los servicios de su propia empresa a las empresas contaminantes, etc, etc, etc,. Y ni hablar del tema de los pozos. La verdad que si tuviera un poquito de cara, tanto este "contador" Yapura como el resto de los funcionarios que pasaron en esa desastrosa gestión, deberían hacer lo que hizo Paco Pérez: Llamarse a silencio y desaparecer de escena.
    2
  4. Para tratar de aclarar (después de tanta cháchara y sobrepeso de autopropaganda que se ha hecho este joven) el tema se resume en que: - el agua es pública - supongamos que "es de todos" (legalmente no se si es totalmente correcta la expresión) - pero lo que si está claro, que no todos tenemos opción de usarla - pero eso pasa con toda el agua de la Provincia, no solo con la de San Isidro - en los cauces de Mendoza no existe el "camino de sirga", evidentemente no son navegables - el dueño de una propiedad no tiene obligación de dejar pasar a "cualquiera" a su terreno - a nadie se le puede exigir que deje entrar a cualquier persona al fondo de la casa o al dormitorio.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve