En foco

Los 1.460 días del papa Francisco

Cómo reaccionó el mundo ante su elección en un emotivo video y desde lo espiritual, un mensaje de fondo que explica sus comportamientos.


A las 0 (hora argentina) de hoy, el papa Francisco arrancaba el lunes (4 hs de Roma) fijando la mirada en un texto bíblico del que habrá experimentado la sensación de sentirse leído por lo hecho en sus 47 años como sacerdote y 1.460 días como Papa: Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará. Con la medida con que midáis se os medirá (Lucas 6, 36-38). La misma sensación -común en hombres y mujeres de oración- lo habrá experimentado el sábado último, a la misma hora, tras leer el evangelio de ese día: Si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vas a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludas más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y recen por quienes los persiguen (Mateo 5, 43-48). Estos dos párrafos bíblicos explican -y mucho- , el día a día del "padre Jorge" como cura, arzobispo y Papa, y sobre todo da a entender el sentido del comportamiento político del que constantemente el pontífice argentino es analizado por la prensa no religiosa.

"No tenemos el poder de condenar a nuestro hermano que se equivoca. No estamos por encima de ellos. Tenemos más que nada el deber de recuperarlo para la dignidad de hijo del Padre y de acompañarlo en su camino de conversión. Si Dios me ha perdonado a mí, ¿por qué no puedo perdonar a los otros?, ¿Somos acaso más que Dios?", dijo el 21 de septiembre último. Y así se ha expresado en numerosas ocasiones el "papa del fin del mundo", cuyo lema ha sido el mismo que utilizó cuando fue arzobispo de Buenos Aires: "Miserando atque eligendo" ("Lo miró con misericordia y lo eligió" o "Amándolo lo eligió").

Si bien de estos 1.460 días se recuerda mucho el  "hagan lío" ante una multitud de jóvenes en Río de Janeiro, la mirada incómoda de la misericordia la expuso con claridad el pontífice argentino en el cierre de la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia 2016, en la que muchos admitieron -al igual que él cada mañana, al iniciar su oración- la particular experiencia de lo que es la sensación de sentirse leído: 

"Quizás los juzguen como soñadores porque ustedes crean en una nueva humanidad que no acepte el odio entre los pueblos. No se resignen: busquen el camino de la unidad y de la comunión. No se detengan en las superficies de las cosas. Instalad la conexión más estable: la de un corazón que ve y transmite el bien sin cansarse". 

El discurso completo en el siguiente video:  

 

Opiniones (1)
16 de julio de 2018 | 19:09
2
ERROR
16 de julio de 2018 | 19:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. al fin un articulo que siento que capta las profundas intenciones del Papa Francisco en su actuar, y que si imitáramos nos llevarian a tanta felicidad en la familia, en el trabajo, en la sociedad: ser compasivos, misericordiosos, no juzgar tanto. Gracias!
    1