Crítica: La encrucijada entre la división y el respeto

Con una puesta eficaz y un guión endeble, "Con el vino en la piel" podría pasar a la historia más por el reclamo de dignidad de los artistas, que por su impronta escénica.

Crítica: La encrucijada entre la división y el respeto

Hay espectáculos de Vendimia que quedan en la memoria por su potencia escénica, y hay otros que se transforman en hitos por la polémica que los rodea. Hoy, pocos recuerdan las características de la puesta del Acto Central de 2011, pero muchos tienen grabado a fuego el escándalo que generó la suspensión de sus repeticiones, tras una protesta de los artistas. Por esto, Con el vino en la piel llegó a su estreno cargando el mastodóntico peso de la grúa que se desplomó hace unos pocos días sobre las gradas del Frank Romero Day; y en los próximos años podría ser recordado como el show en el que parte de los artistas reclamaron condiciones elementales de seguridad, tanto para ellos como para el público.

La propuesta dirigida por Héctor Moreno debutó anoche casi sin ensayos generales y con modificaciones en su planteo original, que incluyeron la eliminación de la parrilla de iluminación suspendida sobre el escenario, como también los números teatro aéreo y de sombras. Así y todo, a puro motor del oficio de músicos, bailarines y actores; el espectáculo resultó en algunos momentos eficaz e impactante. 

Con una estructura de gran musical y un guión endeble condimentado con breves textos no muy inspirados, Moreno incurre en el vicio de apostar tanto a lo seguro, que a nivel de conjunto su creación termina cayendo en esa meseta que confunde la noción de ritmo con la de estridencia. Con el vino en la piel arranca con un subidón emocional, y pretende no bajarse de ahí a lo largo de casi toda su extensión. El resultado final es similar al de un tanque de superhéroes: entretiene/arrasa/aliena.

Como todo gran montaje orquestado por artistas con mucho oficio, la puesta logra matizar las falencias narrativas con algunos destellos de brillo y un escenario que se mantiene casi siempre repleto. En un espacio tan enorme como el de las tablas del Frank Romero Day, lograr climas intimistas es un desafío complejo que sólo puede ser sostenido por un excelente guión. Al no contar con una base narrativa demasiado sólida, Moreno acierta al esquivar los momentos despoblados, mientras los artistas logran insuflar su cuota de potencia y encanto.

Vendimia escenario repleto

El punto más alto se lo llevan sin dudas los músicos y cantantes. Un ensamble de más de 60 talentos dirigidos por Claudio Brachetta, que logra elevar la vara de calidad que se ha venido cultivando en estos últimos años de musicalización en vivo. El trabajo suena contundente, con inspirados arreglos y composiciones. En varios cuadros, el vuelo sonoro se impone sobre lo que vemos en escena. Por ejemplo durante el homenaje a Armando Tejada Gómez, con una particular versión rap del poema Hay un niño en la calle.

Con el vino en la piel músicos

La intención de tributo que se mantiene a lo largo de Con el vino en la piel, no siempre encuentra su correlato afortunado en la puesta. Desde San Martín hasta Draghi Lucero, pasando por Fernando Fader y Leonardo Favio; la representación es más didáctica que sustanciosa. Los escritores, pintores, escultores y músicos evocados; pueden despertar la emoción de los mendocinos y la curiosidad de los turistas, pero en el conjunto quedan un tanto desdibujados al estar intercalados con el "grandes éxitos de Vendimia" que configuran la epopeya sanmartiniana, la llegada de los inmigrantes, la Virgen de la Carrodilla; y otros tantos temas infaltables que desfilan en todo Acto Central.

Vendimia san martín

En el saludo final, un grupo de artistas puso en relevancia su reclamo por una Vendimia con condiciones de integridad para ellos y el público; señalando el sector donde el jueves pasado cayó la grúa. Mientras por su parte, los bailarines folclóricos optaron por vitorear enfáticos: "Sí, se pudo". Coincidiendo con ese fervor, minutos antes de comenzar el espectáculo, en un improvisado intercambio con la prensa en el Frank Romero Day, el gobernador Alfredo Cornejo había destacado el tesón del staff folclorista. Una clara muestra de un cuento tan repetido como el que vemos cada año sobre el escenario del teatro griego. Artistas divididos y funcionarios de gobiernos de turno que sacan provecho de esta bifurcación.

Como siempre, quienes ponen el cuerpo a este evento terminan siendo tratados por políticos y parte del público como la peor de las escorias. Y todo por pedir cosas que son básicas en todo espacio laboral, como la verificación de la seguridad de las instalaciones donde trabajan, la existencia de salidas señalizadas, matafuegos, plan de contingencia; y tantos otros requisitos que entes públicos exigen para la habilitación de cualquier lugar, pero que históricamente no aplican con igual rigor sobre el Frank Romero Day. 

No se trata de justificar a toda costa axiomas como el de "el show debe continuar". Si detrás de un pequeño momento de gloria, queda en el camino la dignidad profesional y la integridad física; no hay posibilidad de conquistar ese respeto tan esperado como merecido.

Vendimia reclamo

Con el vino en la piel

EQUIPO ARTÍSTICO

Responsables del Guión

Héctor Moreno y Claudia Guzmán

Dirección General

Héctor Moreno

Asistencia de Dirección

María Inés Castejón

Producción Ejecutiva

Facundo Moreno

Dirección Actoral

Guillermo Troncoso

Asistencia de Dirección Actoral

Graciela Lopresti

Dirección Coreográfica

Claudia Guzmán y Alberto Giménez Celi

Coreógrafos de Folklore

Pablo Mansilla y Jesús Morales

Coreógrafos de Contemporáneo

Hugo Luna y Graciela Ruiz

Dirección Musical

Claudio Brachetta

Asistente de Dirección Musical

Diego Viale

Dirección de Producción Musical

Daniel Martín

Coordinador de logística de Ensamble Musical

Alfredo Reynoso

Responsable de Teatro Aéreo

Maximiliano Cortez

Diseño Escenográfico

Victor Carrión

Diseño de cajas lumínicas

Eduardo González

Jefatura Técnica

Sergio Gómez

Jefe de Traspuntes

María Gladys Blanco

Responsable de Iluminación

Guillermo Sansoni

Responsable de Sonido

José Segovia

Jefe de Vestuario

Marcelo Mengarelli

Asistente de Vestuario

Analía Quiroga

Responsable de Maquillaje y Caracterización

Ricardo Tello

Asistencia de Maquillaje

Salvatore Romano

Responsable de Utilería mayor, menor y efectos especiales

Gabriela Bizón

Responsable de Utilería de Vestuario

Giorgio Nocentino

Responsable de Video

Alcides J C Araya

Asesora Estética

Sara Rosales

Fotografía

Agustina Dotta

Ilustración

María Carolina Diez

Voces En Off

Vino Narrador: Fernando Mancuso

Vino Personaje: Carlos Yaran

Virgen: Silvia Del Castillo

Narrador Leyendas: Sergio Martínez

General San Martin: Federico Ortega

Artistas Invitados

El Vino: Jonathan Luján

Armando Tejada Gómez: Sergio Martínez

Opiniones (22)
18 de julio de 2018 | 12:23
23
ERROR
18 de julio de 2018 | 12:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La verdad que va a quedar el la memoria de los artistas, el único cuadro que se vio armónico y bien sincronizado, fue cuando se taparon la boca y señalizaron la grua, tienen que dar gracias que el 90% de los perros que bailan no los pueden contratar ni para un cumpleaño infantil.
    22
  2. Otra vez me quedé preguntándome qué quiso hacer el director, guionista etc. Ya sería hora de abrir el juego y que participen profesionales de renombre para que alguna vez se suba la vara. Nos estamos yendo para atrás en cada entrega de Vendimia. Recordemos que el guión fue elegido luego que el primer llamado resultara desierto. Hace, creo yo, falta aire fresco. Un ejemplo fue el cuadro de San Martín. 200 años del Cruce y pasó sin pena ni gloria con un tipo que gritaba. Que venga un Pepe Cibrián o alguien así que nos dé una mirada diferente del único argumento de vendimia. Modestamente.
    21
  3. El peritaje de Cornejo dice que la Grúa cayó x culpa de la "pesada herencia"
    20
  4. TOTALMENTE DE ACUERDO CON WUNDER, SAN MARTIN, ES MARTIN NEGLIA SIN NINGUNA DUDA, EL QUE HIZO ESTE PAPEL, LE FALTA MUCHO PARA SER ACTOR.....ESTUDIE UN POCO MIJO.-
    19
  5. Hay artistas chilenos, cordobeses, sanjuaninos que participan de vendimia.
    18
  6. Vendimia es un laburo más . Y como trabajo luchamos por condiciones dignas. Sándwich con hongos, grúas que caen, ensayos hasta las 6 am, no hay camarines, etc. Somos actores todo EL año
    17
  7. hace rato que deberia ser casting abierto al pais y dejar de contratar artistas politicos, oportunistas y extorsivos, impresentables
    16
  8. totalmente de acuerdo con tac y con mariavirginia
    15
  9. impresentables estos oportunistas opacando la fiesta, si creo deberian haber hecho un minuto de silencio por la grua que fue la unica dañada del accidente, no estos seudo artistas, espero se tomen medidas respectos de los que incumplieron el contrato y para futuros casting asi no estorcionan a la provincia con la realizacion o no de una fiesta que no les pertenece y que no tienen ni idea lo que es laburar.
    14
  10. tac....., creo que no tenés una ubicacion espacio/temporal del problema suscitado el jueves pasado. Los pintores YA NO DEBERIAN haber estado así (y por cierto ya eran escasos), ni tampoco albañiles, ni carpinteros, ni ningun otro que no fueran los artistas. Esta fiesta debería NO PASAR al olvido de ninguna manera, pues no es una tema de "color" politico, sino del ninguneo político que siempre ha tenido. El que no hubiera muertos (parece que el rojo sangre es el preferido de los foristas), no significa de ninguna manera desmedro de la cuasi tragedia, improvisación, falta de idoneidad, escrúpulos, soberbia..... Los artistas? son solo personas temporales que les tocó estar ahi y que sobrellevaron esto de una manera entendible para el hecho. A mi entender, hace rato que no debería festejarse más.
    13