opinión

Profesionales a la altura de los más tristes desafíos

La Ministra de Salud defendió la respuesta del sistema ante la tragedia de Horcones. Y cuestionó lo ocurrido hace 3 años, cunado murieron otras 17 personas en la ruta 7.

Profesionales a la altura de los más tristes desafíos

 Cuando desde el sistema de salud provincial hacemos simulacros, tenemos un objetivo y una expectativa.

El objetivo, es que esas prácticas nos preparen para que casos trágicos de extrema gravedad podamos procesarlos del mejor modo posible y morigerar las consecuencias a partir de una acción coordinada, planificada con antelación y protagonizada por profesionales y personal de apoyo y voluntario entrenado para hacerlo.

La expectativa es obvia, no tener que desarrollar nunca esos protocolos. Nadie quiere estar frente a una situación, que como la del sábado, implique pérdidas humanas y dolores profundos.

Pero pasadas algunas horas, con la situación controlada y los heridos debidamente atendidos, es oportuno hacer una evaluación que cuando se trata del sistema de salud público, debe ser, justamente, pública.

Es en este sentido que quiero invitar a los mendocinos a que de la tristeza y desazón ante un incidente brutal, obtengamos conclusiones para el futuro. Aún de las más duras experiencias, debemos sacar reflexiones constructivas; es más, de las más duras experiencias es que debemos tomar las enseñanzas más trascendentes.

En primer lugar, la coordinación de la red de salud ante la emergencia, fue impecable. El personal y la logística abocada al accidente en alta montaña respondieron conforme estaba pautado en los protocolos.

Esto es fundamental. Si la logística hubiese fallado o el sistema respondido mal, a la tragedia vial le hubiésemos sumado las consecuencias de la desidia en la respuesta.

El fin de semana quedó expuesto que los recursos humanos que tiene la red de salud de Mendoza, son técnicamente sólidos, están socialmente comprometidos y ante la tragedia han demostrado ser humanamente impecables.

El personal médico y auxiliar del Hospital de Uspallata generó en medio del dolor, muestras emocionantes de compromiso y dedicación. Llegaron hasta allí médicos, enfermeros y personal de apoyo que sin estar en guardia, pusieron manos a la obra para ordenar, colaborar y practicar las primeras atenciones a los heridos que llegaban.

Párrafo aparte merecen los ciudadanos que arribaron al lugar y lejos de amedrentarse, se comprometieron. Los competidores que estaban esperando la carrera del día siguiente, arrieros de la zona, el personal del parque Aconcagua y quienes transitaban la ruta en ese momento, prestaron una colaboración inestimable. A un buen sistema coordinado ante la emergencia, lo alimentan y fortalecen los voluntarios circunstanciales que, en este caso, tuvieron un rol protagónico.

Los efectivos de fuerzas de seguridad nacionales -Gendarmería y Ejército-, y de nuestra Policía de Mendoza junto a los Bomberos de la Policía y los Bomberos Voluntarios de Luján, demostraron estar a la altura de un siniestro de dimensiones. La Municipalidad de Las Heras prestó colaboración desde el minuto uno y el pueblo de Uspallata tuvo actitudes solidarias conmovedoras en la atención de quienes sufrieron el accidente y en la facilitación de las tareas logísticas. A todos ellos muchas gracias por la predisposición, el ejemplo y el esfuerzo.

Finalmente, los hospitales de derivación del Gran Mendoza respondieron con celeridad, prestancia y organización. Allí, donde aún hoy luchan por su vida algunos de los pasajeros heridos, ha habido una respuesta que nos enorgullece como defensores del sistema de salud pública y que se vio complementada por la presencia de los equipos de salud mental dispuestos a acompañar y apuntalar a los familiares de las víctimas.

Mendoza vivió hace poco más de tres años, en febrero de 2014, otra tragedia vial de enorme impacto. Un camionero a contramano por la Ruta 7, provocó un accidente que terminó con 17 personas fallecidas. En esa oportunidad, el protocolo activado resultó ineficaz, lento e inapropiado. En materia de seguridad y de salud, arreciaron críticas que develaron profundos errores.

Esta vez el dolor fue similar: muertes insoportables por equivocaciones humanas intolerables; pero la respuesta del sistema de salud pública fue diferente.

Una vez consumada la tragedia, el daño es irreversible, pero un sistema de salud a la altura de las circunstancias hace la diferencia. A la tragedia vial de Horcones, se respondió con protocolos previamente estipulados que fueron eficaces en la emergencia.

Muchas cosas pasaron en tres años, pero ante todo, cambió la respuesta de un sistema de salud preparado para responder cuando la realidad golpea.

El dolor es irreversible; pero la tranquilidad de sabernos ciudadanos de una provincia con médicos, enfermeros y auxiliares de semejante calidad profesional y humana, es significativa. 

Opiniones (4)
19 de febrero de 2018 | 11:43
5
ERROR
19 de febrero de 2018 | 11:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Siempre comparandose con los anteriores. Los anteriores,flaca, ministrita, fueron ineptos 100x100. Ustedes van por ese camino a pesar que los votamos para cambiar las cosas. Ministrita. Pequeña. Poco significativa.
    4
  2. Y que tal Sra. Ministro si ahora se ocupa de Concurso TRUCHO que Giacchi llamó para profesionales pediatras del Notti?
    3
  3. Aún en las tragedias más terribles, trata de figuretear y sacar rédito la demagogia política!! Cuál es la diferencia con los peronistas? Lo que hay que decir - en vez de tanto protocolo- es que de casualidad, estaba el sistema reforzado, por un evento deportivo!!
    2
  4. ha sido muy eficiente la ministra.- ademas , un amigo me contò que fue muy eficiente en un proyecto puntual donde se requeria su positiva voluntad .- la felicito a la ministra
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve