opinión

Un abogado defensor de represores

Un abogado defensor de represores

 El Gobierno de la Nación, propuso al abogado penalista de Mendoza, Carlos H. de Casas, comisionado argentino ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para el periodo 2018-2021

La lucha por la vigencia de los derechos humanos de 40 años en la Argentina, tuvo que superar entre otras, complicidad política. 


Las leyes de punto final, obediencia debida e indulto la expresaron.
Finalmente fueron sentados en el banquillo de los acusados, varios de los responsables de tanto crimen impune.

Los desaparecidos son expresión de tal circunstancia.

En un contexto en el que claramente se observa una contraofensiva de genocidas, descendientes y aliados, constituye un despropósito que un abogado defensor de un represor con todas las letras, sea distinguido con tal importante designación.

Efectivamente, Enrique Blas Gómez Saa, (Segundo Jefe de la División G3 Operaciones de la VIII Brigada de Infanteria de Montaña y luego de la G2 Inteligencia) es un oficial del ejército con actuación en Mendoza corresponsable de alrededor de 250 crímenes, torturas y persecuciones políticas; puntualmente en la Universidad Nacional de Cuyo (Facultades de Ciencias Políticas y Periodismo).

Fue defendido por el susodicho en un juicio frustrado ante los tribunales federales por el susodicho. Merced también a complicidades de otro tipo, incluido judiciales, profesionales y médicas y a la pericia del abogado de marras, (designado a principios del 2009) no pudo ser juzgado.

Simularon una enfermedad.

El día que debía comenzar el debate, internado por una dolencia menor que lo aquejaba hacía muchos años, fue preguntado por el médico media hora antes del debate:

"¿Sabe dónde está?" "Sí", dijo. "En el Hospital Español".
"¿Sabe quién soy?"; "si", dijo. "El médico".
"¿Sabe qué hora es?". "No" ... dijo.

Diagnostico: Síndrome confusional. Y zafó. A las 48 estaba en su casa.

El arquitecto de las argucias legales fue De Casas.

Que por otra parte participó no hace mucho desde el ámbito que integra en la organización en la UNCuyo de un Simposio sobre Derecho Constitucional. 

El que se hizo bajo la advocación no casual de Dardo Perez Guilhou. Otro colaborador de dictaduras que como Ministro de Onganía firmó la pena de muerte por razones políticas.

El gobierno nacional debe abstenerse de impulsar tal designación.

La lucha de años del pueblo argentino no se corresponde con la filosofía SOMOS DERECHOS Y HUMANOS de la época de la dictadura. De las que estas expresiones son su continuidad aggiornada.

Roberto Vélez
155510678
Sociólogo
Autor del libro "YO ACUSO AL PROFESOR GOMEZ"
En donde se cuenta en detalle esta historia siniestra

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 21:47
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 21:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"