En foco

Cómo disimular una crisis

Desde los sectores afines al Gobierno explican la salida y otorgan argumentos personales y hasta de personalidad. La oposición kirchnerista, feliz por la desgracia ajena y todos con expectativas sobre lo que es una crisis, aunque se lo quiera disimular.

Cómo disimular una crisis

 La salida de Alfonso Prat Gay del Gobierno no sorprendió tanto. Lo que sí dejó boquiabiertos y sin poder dar una explicación espontánea fue la frialdad con la que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dio a entender de que Mauricio Macri se lo sacó de encima: "Hubo diferencias y el presidente le pidió la renuncia".

Algunos -como Ernesto Sanz, que temprano le confirmó a MDZ que el ministerio se separaría en dos- ya lo sabían hasta con ese detalle. Otros, como Omar de Marchi, que preside la Fundación Pensar y el PRO en Mendoza, los tomó mal parados. Consideró, finalmente, que se trata de "una evolución" del gobierno nacional y que esto "lo oxigena", aunque no se atrevió a mencionar otras bocanadas de oxígeno que debiera tomar Macri para reencauzar la gestión.. Todo el fin de semana el rumor estuvo presente, pero desmintieron una y mil veces que fuera a suceder. Pasó.

Ahora, mientras desde el espectro del oficialismo se disimula la crisis que implica un cambio de ministro en un área tan sensible como la de los números, desde la oposición menos reflexiva, la que representa el gobierno sustituido hace un año, se celebra la situación, no la salida ni los nombramientos. Se ofreció desde allí una reacción del estilo schadenfreude, del que ya hemos hablado en este diario: alegría por la desgracia ajena.

En Mendoza hasta hay funcionarios que dicen haber ganado hasta asados en el juego informal de apuestas en torno a la continuidad de tal o cual en el gabinete nacional. Un año, por cierto, representa una pasantía importante como para evaluar a los integrantes del equipo gubernamental. Prat Gay, criticado por el kirchnerismo por su pensamiento, no estaba, sin embargo, en la lista de los desaprobados o peor: que fungen de "perros verdes", no existen.

En los últimos días, la lotería de la política y del análisis fácil lo ubicó en la lista de "perdedores", habida cuenta de que apareció como el autor del proyecto oficial de Ganancias que fue podado por la alianza de múltiples caras peronistas entre Massa, Bossio y Kicillof. Sin embargo, a pocos debe escapársele que bajo ningún punto de vista ese proyecto, luego modificado mitad bajo el influjo del sushi, mitad por reuniones en Olivos, contó desde el arranque con el visto bueno del propio Macri. Entonces, ¿es Macri el que perdió y entrega a un alfil para no asumir el costo? A esto el macrismo responde que "no", que "Macri no perdió", que todo fue un "juego de alta política a la luz del día" y que por eso todos en la sociedad vimos idas y vueltas, pero -para ellos- el gran perdedor fue el tridente peronista.

Si es así, ¿por qué echaron / se fue Prat Gay? ¿Por qué el apuro del saliente por mostrar que se iba solo y la aspereza posterior de Peña por mostrarlo expulsado? ¿Y el almuerzo con el Presidente, este mediodía?

También azuzan que Federico Sturzenegger (el presidente del Banco Central) ganó la pulseada entre dos polos diferenciados notoriamente dentro del equipo económico, pero desde el macrismo responden que "nadie tuvo más grandeza que Prat Gay al aceptar que el Banco se maneje con la independencia que el sistema le garantiza y que pocos gobiernos le han otorgado". Por ejemplo, De Marchi, piensa así: no se trata del resultado de esa "batalla".

La versión de diván es la que parece ganar terreno: "Tiene un carácter fuerte", "es un tozudo", "esto iba a terminar así" son las otras frases que murmuran por lo bajo desde el oficialismo en todos los niveles. Se apuesta a que, en realidad, fue un choque de personalidades y a que Prat Gay fue víctima del "fuego amigo" en la negociación de la ley de Ganancias, proyecto por el cual le tocó poner la cara, pero no los réditos que ahora dicen haber conseguido desde la Casa Rosada tras dos semanas de subeybaja y negociaciones.

A esta última teoría adscribe la otra mirada relevante del PRO local, Susana Balbo. La bodeguera y diputada nacional que, ya hemos visto, no suele andar con vueltas a la hora de hablar, le echó algunas culpas al saliente ministro: "Es una persona de muchísima personalidad que nunca terminó de aceptar la atomización del ministerio y el recorte de poder que eso significó para su gestión", le dijo a MDZ. Y consideró que si a eso se le suma "el desacierto de la propuesta para la ley de Ganancias y el costo político que significó la negociación de la misma, sumado a que la inflación baja más despacio que lo esperado ha generado una situación insostenible para él en el gabinete".

Ella y De Marchi, sin embargo, lo ensalsaron en lo que creen su justa medida, lo cual lo vuelve a diferenciar de aquellos ministros de los que nadie recuerda su rostro o alguna medida de gestión. El jefe comunal lujanino valoró que el ex compañero de rutas de mujeres tan diferentes como Amalia Lacroze de Fortabat, Elisa Carrió y Victoria Donda "logró sacar a la Argentina de las extravagancias del kirchnerismo". Balbo valoró "enormemente a Alfonso como un excelente economista que supo pilotear con mucha solvencia este primer año de gobierno, especialmente con la salida del cepo cambiario".

El gobierno y sus defensores, en medio del revuelo interno que implica tomar decisiones y gobernar, está tratando de disimular una crisis, cualquiera sea que fuera su origen. Y por ello se esfuerzan, a hora, en repartir elogios hacia el nuevo dúo que se hará cargo de las dos áreas que estuvieron conducidas por Prat Gay durante un año, Hacienda y Finanzas.

Sobre Luis Caputo, se valora su negociación para salir del default y que era miembro del equipo del renunciante / echado. En torno a Nicolás Dujovne, se trata de reinterpretar sus críticas desde la tribuna de La Nación a la gestión económica de Macri y ya se cruzan nuevas apuestas: ¿podrá poner en práctica tantos cambios rotundos sobre los que teorizaba tan libremente desde el diario de los Mitre o desde el programa "Odisea Argentina", en el que servia de partenaire del periodista Carlos Pagni.

Opiniones (21)
21 de junio de 2018 | 21:55
22
ERROR
21 de junio de 2018 | 21:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. renuncio, no lo echaron, lo dijo el mismo. La desgracia de este gobierno es una gracia para el pueblo, oligarcas
    21
  2. Uno de los interantes mas importantes del mejor equipo de los ultimos 50 años no duró un año ... y lo remplazan con un periodista de TN y un funcionario de segunda línea ... adonde vamos con estos improvisados ... Volvé Moreno, te perdonamos todo !!
    20
  3. Ponete los Botines Mingo ... que saltás a la cancha en cualquier momento
    19
  4. Puterío de celos y egos: eso fue todo y pasa hasta en las mejores familias.
    18
  5. Es evidente que se equivocó al sacar a Prat Gay. El simple hecho de tener que reemplazar un hombre inteligente y capaz, por dos medio pelo, da la muestra del error. El problema de M.M. es que su lado peroncho lo tiene confundido, mientras que el saliente es absolutamente liberal y M.M. se muere de miedo de hacer lo que aquel le asesoró. El problema real, es que M.M. no se decide entre ser medio peronista o liberal como le enseñaron en su familia y es su ambiente. Para mí, es un error sacar a este hombre, porque los nuevos lo llevarán tarde o temprano a M.M. a una política de estado populista, y en el mejor de los casos de centro como le pide Carrió.
    17
  6. Para anallizar : CESO Centro de estudios económicos y sociales Scalabrini Ortiz : "Hacia fin de año, casi todos los indicadores de la actividad económica muestran números negativos. La construcción acumula una baja de más 13 puntos porcentuales y la industria de casi 5 p.p. Mientras, la inflación no parece dispuesta a retroceder y continúa por encima de la evolución de los salarios, jubilaciones y asignaciones. Por su parte, el desempleo tocó los dos dígitos en los principales cordones industriales del país. Ante la evidencia de que ni las exportaciones primarias ni las inversiones extranjeras alcanzan para reanimar la economía, un sector del establishment temeroso del retorno del "populismo" comenzó a bregar por un nuevo programa de cara a las elecciones legislativas del año próximo. Las preguntas de un periodista de Clarín a Macri respecto a cómo reactivar el consumo y una columna del diario La Nación incitando a "aplicar una disimulada dosis de kirchnerismo responsable y alentar el consumo que redinamice la rueda económica", muestran los esbozos de un programa de "populismo financiero". El mismo consiste en acompañar el retraso cambiario y la apertura importadora sostenidos con endeudamiento internacional, de una reactivación del gasto público y un incremento de salarios y jubilaciones por encima de los precios para dinamizar el mercado interno " ....fuente informe 12 de 2016 ( CESO)
    16
  7. Aunque duela aceptarlo... Todavía no sabemos, a dónde vamos. Están como aturdidos, perdidos.
    15
  8. Totalmente de acuerdo con "fuerabicho".
    14
  9. En realidad los K no estamos felices por la desgracia ajena (desgracia ajena es ese comentario) sino preocupados porque lo que viene es un ajuste neoliberal más duro y desprovisto de todo gradualismo o compasión. No nos alegramos porque mientras desarmaron todo lo logrado se hayan metido en camisa de once varas confirmando todo lo que se adelantó antes de las elecciones. Tenemos un poco más de conciencia de clase, no nos creemos equivocadamente parte del pequeño porcentaje beneficiado con la quita de retenciones o reducción de impuestos a vehículos de alta gama sino de la gran parte del pueblo que deberá afrontar el pago de la deuda en dólares y pesos contraídas por este gobierno.
    13
  10. Soy de los que me encantaria una mañana y encontrarme con la noticia de renuncia de Macri, pero eso no va a suceder. Esto no es para celebrar en absoluto. Esto lo único que hace es evidenciar que el mejor equipo en 50 años no tiene un plan en serio, es un manotazo de ahogado para quedar bien con Trump que asume en unos días. Por otra parte es una clara señal de que se acabo el pseudo "gradualismo", ahora viene el ajuste en serio. Es gravisimo por que mientras estos inútiles siguen con prueba error el que paga el pato es el pueblo laburante, ese que vio caer estrepitosamente su salario este año, los jubilados, los docentes etc... mientras no hay ninguna reacción que pueda detener esto, con gremios y sindicatos comprados y peleándose entre ellos...el panorama es cruel.
    12