opinión

Carreras de galgos: no es no

Carreras de galgos: no es no

 Se discutió un proyecto en la Legislatura, para que las carreras de galgos, que han prohibido por ley nacional, sean habilitadas bajo algunas exigencias que tienen que ver con controles sanitarios, de seguridad e infraestructura en canódromos.

El proyecto cosechó apoyos y rechazos, el Diputado Edgar Rodríguez nos dijo, "yo personalmente me opuse al mismo y quiero contarles por qué".

"Conozco bien el mundo de las carreras de galgos y sé que efectivamente quienes tienen perros para carreras, los cuidan con dedicación. Pero también sé que pasa en el proceso con respecto a fármacos que se inyectan a los perros para que rindan más y qué se hace con aquellos animales que no resultan buenos para la actividad".

Continua con su explicación "Por eso, entiendo que no se puede mantener en la legalidad una actividad que, en realidad, usa a los animales pero hace foco en el negocio de las carreras y define criterios y establece prioridades no en función del animal, sino del negocio".

"Creo fervientemente en las libertades y el ejercicio de los derechos, y creo que estos derechos se deben enmarcar en contextos específicos de cuidado estricto del medio ambiente, el respeto al prójimo y la civilidad. Entiendo en este sentido, que establecer excepciones para esta actividad implica sostener un sistema que cuida con esmero a los animales ganadores pero que no tiene empacho en tomar medidas -muchas veces drásticas e inmorales- para ganar o deshacerse de perros que no son ganadores".

Finalmente nos señala "por eso, sentí la necesidad de explicarlo de cara a la sociedad. Para mí, No es No. Si vamos a proteger a los perros, debemos hacerlo sin excusas ni excepciones.-

Opiniones (1)
25 de junio de 2018 | 13:52
2
ERROR
25 de junio de 2018 | 13:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Opino que los argumentos esgrimidos en un ejemplo palmario de entimema. 1) Los dopajes están prohibidos (y debería ser estrictamente controlados por las distintas autoridades de aplicación) en TODAS las actividades competitivas, sean de animales (hipismo por ejemplo) o de personas (todos los deportes en general). Con ese criterio, habría que prohibir todas esas actividades, lo que en principio carece de sentido. 2) Si bien no se lo menciona expresamente, parece ser que los animales son sacrificados cuando enferman, o no son ?ganadores?. A esto se puede argumentar que habitualmente los animales enfermos (sin curación posible) son sacrificados en una forma piadosa, para evitarles sufrimiento, acción que se lleva adelante con cualquier animal doméstico o en cautiverio. Por por otra parte, en el caso de que una persona sacrifique a un galgo sano, por el simple hecho de no ser ?ganador?, ya pasa a ser problema de la persona que comete semejante aberración (que seguramente sufre un trastorno mental) y no de la actividad. 3) Con respecto al ?negocio? de las carreras, se refiere seguramente al tema de las apuestas. Con dicho criterio, habría que prohibir las carreras de caballos, los casinos, las loterías, y la mayoría de los deportes masivos (futbol, tenis, basquet, etc) en los que su juegan fortunas a diario. En mi opinión, la prohibición de esta actividad (en la que no tengo absolutamente nada que ver, ya que ni siquiera he presenciado una carrera de galgos), es un verdadero disparate, con una explicación política, de la cual se podría hablar largo y tendido.
    1