opinión

¿Y la reforma al Código Procesal Laboral?

¿Y la reforma al Código Procesal Laboral?

Con buenas intenciones, el gobierno de la provincia ha promovido las reformas del Código Procesal Penal y del Civil. En ambos casos existen razones sobradas: en el primer caso, más necesidad de protagonismo de los fiscales en el territorio y mayor prudencia al momento de decidir sobre la libertad de un imputado de dudosa peligrosidad, en el segundo, la posibilidad de ajustar la ley de forma al nuevo código civil y acelerar los procesos civiles Invito al gobierno a que también analice la posibilidad de una reforma en el código procesal laboral y en especial la de analizar la creación de nuevas cámaras laborales dotando del presupuesto correspondiente.

Basta un simple análisis de la situación tanto de los trabajadores que demandan como la de los empleadores demandados ya que un proceso judicial laboral no puede tardar 2 o 3 años.

Primero, porque como están las condiciones dadas, obtener un crédito laboral luego de tanto tiempo presume una violación en un derecho humano laboral esencial: la de tener con que alimentarse. Segundo, porque un empleador no puede tener la incertidumbre de vivir demandado. El Estado debe proteger. Pero de todas formas, en esta vorágine procesal, el que sigue perdiendo es el que menos tiene, o sea el trabajador. Necesita ver su derecho hecho realidad hoy. No puede esperar tanto, y tampoco ser obligado a renunciar a porcentajes de sus créditos por el solo hecho del tiempo que impone la omisión del Estado en darle más excelencia al servicio de justicia. Y tercero, porque si se reforma el procesal civil, decidida y necesariamente se debe reformar el laboral ya que está estrechamente relacionado.

Mendoza mantiene en la actualidad casi la misma cantidad de jueces laborales que en los años 90 con una población en rápido crecimiento y con más litigiosidad. Esta última no se reduce cerrando facultades de derecho, sino registrando trabajadores e invirtiendo en higiene y seguridad.

Hoy ingresan más de 100 causas diarias a distribuir entre las siete Cámaras Laborales de Mendoza, desnudando una clara realidad de hacinamiento de expedientes, lentitud en sus resoluciones, y obviamente, presión y malas condiciones laborales para todos sus integrantes.

Señor Gobernador: Mendoza necesita más cámaras laborales y una reforma integral del código procesal laboral de Mendoza. Puede desempolvar el presentado en el 2009/2010 y, si desea, lo puede modificar. Pero algo hay que hacer. Por los trabajadores y empleadores que esperan justicia, por los empleados judiciales y jueces para que trabajen en mejores condiciones, y por Mendoza toda. La paz de un pueblo se logra con justicia real. Es su oportunidad. A su disposición.

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 09:52
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 09:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"