Deportes
En foco

Este Superclásico se lo debían al fútbol argentino

River y Boca jugaron a la altura de las expectativas por primera vez en años. El duelo fue disfrutado por ganadores, perdedores y ajenos.

Este Superclásico se lo debían al fútbol argentino

Debieron pasar casi 20 años para que un Superclásico finalizara con seis goles anotados. La última vez fue en marzo de 1997, cuando por el Clausura de ese año River y Boca igualaron 3 a 3 en el Monumental en uno de los partidos más emotivos de la historia de los cruces entre ambos equipos.

Driussi - River Boca

Lo que propusieron este domingo River y Boca, a partir de la idea de Marcelo Gallardo y Guillermo Barros Schelotto canalizada a través de dos grandes intérpretes como Andrés D'Alessandro y Carlos Tevez, estuvo a la altura de las expectativas por primera vez en muchos años y es un bálsamo para los hinchas del fútbol argentino.

En los últimos años lo visto en el campo de juego decepcionó a todos desde lo futbolístico. Los clásicos más recientes quedaron en el recuerdo por lo que estaba en juego, por la importancia del triunfo de uno u otro o por cuestiones extra futbolísticas, pero en cuanto a espectáculo dejaron bastante que desear.

Bou - River Boca

Los planteos amarretes por el miedo a perder son un síntoma del fútbol argentino, pero ningún partido genera tantas expectativas como el Superclásico, que en sus últimas dos ediciones oficiales había terminado igualado sin goles.

Aunque el resultado es importantísimo y a nadie le gusta perder, finalizado el encuentro de ayer en el Monumental quedó la sensación de que pasara lo que pasara ni Millonarios ni Xeneizes podrían reclamar nada. Porque ambos buscaron ganar, los dos equipos fueron para adelante en todo momento y el triunfo pudo haber sido para cualquiera de los dos.

Entre aquel clásico del '97 y el de ayer hubo algunos partidos muy entretenidos pero en ninguno se registró una intención de ganar tan clara, en simultáneo, de ambos equipos.

Gallardo y Barros Schelotto lograron que por primera vez en muchísimo tiempo el análisis del Superclásico se centrara exclusivamente en lo futbolístico. No se habló del arbitraje, ni de si algún jugador salió a jugar con mala intención o si algún protagonista provocó a los hinchas incitando a la violencia.

Gago y D'Alessandro - River Boca

Además, los referentes se cargaron su equipo al hombro y marcaron los tiempos de sus compañeros. Tevez la rompió y se sacó la espina de rendir a pleno ante River para ganarse las tapas de los diarios del lunes. D'Alessandro hizo jugar a sus compañeros y su salida, en la que fue ovacionado por todo el estadio, terminó siendo determinante para la derrota del local.

Es cierto que se cometieron muchos errores defensivos, de los dos lados, y terminaron siendo fundamentales para el abultado resultado. Pero también es verdad que en cierto punto fueron errores forzados por el envión del rival que en ningún momento renunció a ir a buscar la victoria.

Quedará en los entrenadores trabajar en esos aspectos para seguir mejorando, pero la intención mostrada ayer es para destacar en tiempos en los que nos habíamos acostumbrado a Superclásicos súper aburridos.

Centurión, Tevez, Sebastián Pérez - River Boca


River y Boca se debían un partido así, se lo debían al fútbol argentino y a sus hinchas.

Ojalá que se repita. Y que no tengamos que esperar otros 20 años.


Opiniones (2)
20 de agosto de 2018 | 04:08
3
ERROR
20 de agosto de 2018 | 04:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Impresionante "mannequin challenge" en el tercer gol, 65000+11+banco de suplentes inmovilizados al mismo tiempo! Aplauso para las gallinas jajajjajajajajjajaa
    2
  2. soy fana de Boca, pero es REAL, el partido de ayer fue muy emocionante, jugado a full, sin "patadas", ni insultos, ni quejas al árbitro, fue ida y vuelta, lo pudo ganar cualquiera, dio gusto ver un partido de fútbol sin histerias.
    1