opinión

La lucha continúa

Una mirada sobre el día de los Derechos Humanos.

La lucha continúa

 Andrei Sajaraov en la Unión Soviética de los Gulags y del diario único Pravda, Luther King contra el sistema racista de Estados Unidos, Nelson Mandela contra el universo jurídico perverso del Apartheid, Rosa Luxemburgo contra el nazismo, Hipolito Solari Irigoyen, Rodolfo Ortega y Peña como abogados en Argentina, Loyola Guzmán en Bolivia, Rigoberta Menchú en Guatemala, Malala en Afganistán, Carolina Loayza Tamayo en Perú, Peter Benenson en Londres, Yoani Sanchez en Cuba, Roberto Garretón abogado de la Vicaría de la Solidaridad en Chile, Paulo Evaristo Arns Arzobispo de San Pablo y Enrique Angellelli de la Rioja, Miao Deshun el último preso de la Plaza de Tianamen en China, el Dalai Lama sin estado del Tibet, y miles y miles de personas más, unas más conocidas que otras son el inventario de honor de aquellos seres humanos que dejaron todo para la lucha por sus ideales, por un mundo más libre, menos opresivo. Muchos de ellos crearon instituciones como Amnesty International o Madres de Plaza de Mayo o luego se fueron especializando en temas como Greenpeace en medio ambiente o Médicos sin Frontera que recorren el mundo para denunciar y ayudar.

Son los defensores sin títulos académicos de los derechos humanos donde haya una injusticia, un sistema cerrado, una dictadura, una ley injusta.

Son los nombres de muchos de ellos que fueron incomprendidos, torturados, exiliados, denigrados pero que al final la vida y la memoria les reconoce un lugar porque hicieron de su vida un mensaje.

Representan los nombres de millones que no tenían ni tendrán voz pero que tienen derechos y que los distintos sistemas les niegan.

Son los derechos que humanos han reconocido para todos sin excepción pero que el poder olvida y que regala a veces sólo para los amigos y nada para el enemigo.

Sin ellos, como la música y letra de los Beatles, Gieco, Jara, Milton, Zitarrosa, Dylan, Mercedes, Atahualpa, Rinaldi, Sieger, etc el mundo sería más oscuro, con menos luz. Es la cultura que nos dio a Galeano, Roa Bastos, Neruda, los Parra, Conti, Cortazar, Sabato, Piglia y porque no incluir al genial Borges, Carpentier, Fuentes, y también a Vargas Llosa y Vallejos y la Isabel Allende, o las manos de Berni, Siqueiros, Quinquela, Pacheco Altamirano, Botero y la lista es interminable.

Es posible que como seres humanos sigamos cada tanto, cayendo en las mismas miserias y errores y que nos cueste que la próxima generación sí reciba en efectivo la promesa de un mundo mejor que nosotros recibimos pero que no legaremos.

Pero sin lucha sin memoria no habrá mejor educación, cultura, seguridad, justicia y medio ambiente entre otros temas de los derechos humanos.

Un dia como hoy, en recuerdo del diez de diciembre de 1948 merece la atención sobre los que se fueron pero estarán presentes y de los que vienen con nuevas utopías para demostrar que no habrá realidad y pesimismo que nos haga renunciar a lograr que la vida en democracia vale la pena si tiene fronteras amplias de justicia y participación. Que somos capaces como decía el Padre Contreras de dar amor y reconocer en el otro, un humano como uno mismo, sin miedos, sin vergüenza y con solidaridad.

Un día como hoy para un mañana que amanece.

Opiniones (2)
19 de agosto de 2018 | 01:09
3
ERROR
19 de agosto de 2018 | 01:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. noimporta... problemitas de lectocomprensión? Mira más arriba: "... Muchos de ellos crearon instituciones como Amnesty International o Madres de Plaza de Mayo..." Tus ídolos deben ser los de todos? Estás un poquitín sesgado? Tu "guau" inicial habla de tu raza? Por mi parte, creo que la líder de las madres y la de las abuelas tienen una historia reciente flojita de papeles, sobre todo en el uso de fondos públicos, usando tu expresión. Abur!
    2
  2. Guau, loco, te olvidaste de las más importantes a nivel mundial, ejemplo histórico de estas luchas, ¿te dan vergüenza las madres y abuelas de plaza de mayo? Loco, son un símbolo mundial al respecto y no las mencionás. ¿Qué pasa ahí? Mmmmm, flojito de papeles. ¿Y el histórico juicio a las Juntas que llevó adelante Alfonsín? ¿Y la continuidad de esos juicios en la actualidad contra viento y marea? Hermano, estás lejos de tu lugar en el mundo. Te da vergüenza tu historia personal reciente. Una lástima pibe.
    1