Economía

Quejas en el Brain Storming

El periodista especializado en economía y finanzas, y un balance de la semana junto con lo que vendrá.

Quejas en el Brain Storming

Lo que pasó

Quejas en el Brain Storming

No hubo caso. Se intentaba hablar de logros y se volvía a la misma cuestión. Inevitablemente. Se quería mostrar cómo había subido la inversión en infraestructura y se derivaba a lo mucho que se podría haber hecho con más fondos. Se buscó el aplauso en cuanto a la política de seguridad y se terminó protestando porque socialmente, por la crisis, hay más delincuentes, que la policía no da a basto y que no hay dinero para invertir en más logística para prevenir el delito. Se intentó explicar lo bien que había hecho las cosas la ministro de Desarrollo Social Carolina Stanley (una de las que sacó aprobado en el primer año de gestión de Mauricio Macri) y se terminó hablando del costo fiscal de esas políticas sociales. Y así durante horas. Cada ministro, secretario y funcionario invitado al "retiro espiritual" de Chapadmalal que terminaba su exposición (las hubo buenas, malas y pésimas) concluía criticando la situación económica y asegurando que si ésta hubiera sido sólo un poco mejor, su gestión sería casi excelente. Finalmente el presidente de Nación fue el que tomó la palabra para cerrar los debates y, para sorpresa de todos, bendijo todo lo que se hizo en las más de 36 horas de presentación del gobierno nacional en privado; en la inauguración de los Brain Storming que Macri ya realizaba anualmente cuando era jefe de Gobierno porteño. Varios de los, muchos, funcionarios del gabinete económico, salieron mascullando algo de bronca. Alguno, puntilloso en el análisis de discurso, creyó ver una especie de aval del jefe de Estado a los ministros de otras áreas que aseguraron durante todo el evento Chapadmalal, que su gestión hubiera sido exitosa y para el aplauso, si desde la cúpula del Gabinete Económico "se hubieran hecho las cosas bien", según la frase que un ministro de tareas sociales le hizo a otro de tareas de tránsito en un lobby del complejo presidencial del balneario. El gabinete Económico, con el vicejefe de Gabinete Mario Quintana y el ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay a la cabeza, sólo tomaron nota. El tiempo dirá si tomarán revancha. Mientras tanto este último dejó al pasar una cuestión interna. A quién le preguntara le dejó en claro que él estaba ahí, en Chapadmalal, dando explicaciones, mientras Federico Sturzenegger había decidido que el fin de semana era para pasar en familia.

Lo que pasa

Acuerdos en la negociación eterna

Las declaraciones públicas de los diputados oficialistas y opositores involucrados en la negociación por la ley de impuesto a las Ganancias parecen mostrar que los legisladores están más que lejos de un acuerdo. Chicanas, menciones al "Teorema de Baglini", cuentas fiscales comparadas donde se demuestra que lo propuesto por Massa sería más costoso de lo que dice el diputado bonaerense y hasta recuerdos sobre por qué lo que se propone no se ejecutó "cuando eran gobierno"; plagaron la semana de las negociaciones por los cambios en el impuesto. Sin embargo, ya hay más acuerdos en la redacción final de lo que parece. El monotributo cambiará y los topes subirán de 400.000 a 600.000 pesos anuales para los servicios y de 600.000 a 900.000 para los bienes. También crecerán los aportes impositivos de los contribuyentes adheridos al régimen. Habrá dos impuestos al juego. Los alquileres, al menos en unos 4.000 pesos mensuales, podrán deducirse, al igual que los viáticos y los hijos hasta los 18 años. Se mantienen fuera, como reza el proyecto oficial, los cónyuges. Y, lo más importante, el piso estará más cerca de los 25.000 pesos de salario mínimo de los 48.000 que proponía el massismo. ¿Dónde éstas las grandes diferencias entonces, para que se anuncie un acuerdo y haya media sanción esta misma semana? En los cambios a las bandas y las escalas intermedias que se podrían ejecutar cuando, luego de aprobado en general, el proyecto se discuta en particular. En este punto el Ejecutivo es optimista. Cree que tiene margen para negociar, ya que el proyecto original del oficialismo no incluía ingresos vía impuestos y el dictamen del jueves pasado incorpora el tributo al juego. Esos ingresos serían el límite que el macrismo negociaría en las escalas de Ganancias. ¿Cuánto sería la mejora entonces? Sumando el 15% que proponía el gobierno, más un 5% de los ingresos al juego, la mejora no superaría el 20%. Para muchos, aún tendrá gusto a poco. "Es lo que hay", afirman en Cambiemos. "Más sería irresponsabilidad fiscal", insisten. Una perlita que dejaron las negociaciones de Ganancias. Ya es claro que uno de los referentes del macrismo en estas discusiones es el Frente para la Victoria. De hecho, todas las contestaciones oficiales sobre por qué no mejora más el impuesto, tal como se habría prometido en campaña, apuntan a que se trata de un tributo a los ingresos altos, que afecta a sólo el 3% de los trabajadores (el kirchnerismo era más generoso aún y hablaba del 10%) y que se trata de un tributo progresivo. La buena sintonía, al menos en este tema, se vio en vivo y en directo el jueves pasado en las negociaciones de comisión, con los centros cruzados que el propio diputado de Cambiemos Luciano Laspina intercambiaba con el legislador económico estrella de Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof.

Lo que pasará

El año que vivimos en peligro y que está por terminar

Fue uno de los temas en Chapadmalal. Y lo será en diciembre. ¿Cómo se cree que serán, económicamente hablando, estas fiestas de fin de año? Curiosamente, el gobierno es más que optimista. Si bien se reconoce que los números serán peores a los del 2015, la comparación en los principales indicadores económicos darán, afirman en el Gabinete Económico, mucho mejor en el último mes del año que en todo el resto del 2016. Y que sería una gran introducción para el mucho mejor 2017, al menos en la comparación con este año. Se espera que suba el consumo interno, que crezca la confianza y que haya más voluntad de gasto futuro en las familias. Y, lo más importante, que no haya convulsiones sociales mayores. Y que si las hay, estas sean fácilmente identificables como levantamientos políticos opositores, y no como reflejo de un malhumor social. Puede ser que este pronóstico optimista se logre. Habrá más dinero en los bolsillos de los trabajadores en el último mes del año (fruto de los bonos de fin de año, la falta de pago de Ganancias en los aguilandos y de los más de 30.000 millones de pesos que se volcarán a los movimientos sociales) Pero, también se habló en Chapadmalal, será difícil que se olvide que el 2016 no fue un año de progreso económico. Y eso será inevitable en el momento de hacer balances. En el "retiro espiritual" se habló también de una cuestión más comunicacional que subjetiva: uno de los errores del macrismo al comenzar el año fue haber pronosticado crecimientos no seguros para el segundo semestre, cuando en realidad lo que se debería haber mostrado es la crisis a la que se acercaba la economía argentina si no se ejecutaban los cambios que el macrismo impulsó desde que llegó a la Casa de Gobierno. 

Opiniones (3)
20 de abril de 2018 | 18:37
4
ERROR
20 de abril de 2018 | 18:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo que sería útil, es que explicaran porqué el estado tiene más empleados públicos que hace más de un año y porqué el déficit fiscal creció. Ellos eran los que venían a resolver estos temas, porque el gobierno anterior los manejaba mal (eso nadie lo discute). Ahora, tenemos el doble de desempleo en algunas actividades, más deuda y frenamos el consumo, por lo tanto, la producción. De ese foro, no surgieron planes, iniciativas ni estrategias. La lluvia de dolares todavía no se produjo y mantenemos una tasa de interés que desalienta cualquier inversión. Expliquen cómo se sigue adelante y especialmente cómo se sale o habremos pasado del relato "K" al relato "M". Viendo la foto, parecería que un camino podría ser producir camisas celestes.
    3
  2. Y dale con mas impuestos para financiar al estado...Argentina es "Impuestolandia" nos oprimen a la clase laburadora Hasta exprimirnos todo lo que se pueda. Porque no discuten la reducción del gasto público como primera medida y la reducción o redistribución de impuestos? Se les escapa la tortuga a estos empresarios detenidos a políticos...Un desastre y me refiero a todos los partidos, ojo!
    2
  3. DEFINICIÓN DE necio: "Que insiste en los propios errores o se aferra a ideas o posturas equivocadas, demostrando con ello poca inteligencia.." ................. CHAPADMALAL se convirtió en el muro de los lamentos....... y de postre, las palabras vacías y sin sentido del necio mayor......
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec