opinión

Doble moral

Doble moral

 A quién no han sorprendido las aberraciones cometidas en el Instituto Próvolo !! Imposible no reaccionar frente a hechos de esta naturaleza! El mundo entero recogió y repartió la noticia en cada rincón. No era para menos pues se trata de niños que eran objeto de violaciones, vejaciones, humillaciones, burlados en su inocencia....y en su discapacidad.... en el Instituto Próvolo, una entidad católica para chicos hipoacúsicos, en este caso en Luján de Cuyo.

La noticia fue titular de los diarios en todos los idiomas. Y cómo no... si lo más grave, lo más incomprensible, lo que no entra en la cabeza de un ser normal , es que los hacedores de la situación eran curas, hombres , en quiénes muchos padres confiaron durante años a sus hijos hipoacúsicos para su educación y formación.

Incomprensible una y otra vez.

Es difícil abordar el tema sin proyectar en nuestos hijos para ponerse en el zapato de esos padres que desconocían absolutamente qué sucedía puertas adentro.

Uno de los acusados, Nicolás Corradi, había atravesado miles de kilómetros para llegar a nuestra tierra desde Verona, Italia, en los 80, "trasladado" para ejercer su "misión" en nuestra tierra. Lo que nadie...(o algunos pocos?) sabía, era que ayer en aquella tierra había sido acusado de lo mismo que hoy en Mendoza!

Muchas preguntas surgen más allá de la sensación de impunidad y encubrimiento: ¿nunca nadie, en tanto tiempo, notó nada? , ¿no había cambios de conducta en los chicos?, ¿ por qué tanto reparo para el ingreso de los padres?, ¿los especialistas nunca repararon en nada? ¿tampoco desde el área educativa? ¿por qué tanto hermetismo desde los docentes?

Preguntas que todos nos hacemos desde el sentido común, no desde lo religioso ni desde lo profesional.

Y en ese marco uno tiene, irremediablemente , que plantearse la escueta respuesta de la iglesia primero y luego, arrojando más dudas que certezas, varios días después de conocerse los hechos , en la palabra del arzobispo de Mendoza (que no habló desde su sede) Carlos María Franzini, cuando, más allá de hablar de "tolerancia cero", nada dijo acerca de que habían recibido a un sacerdote acusado de abuso a niños en Italia hace unas 3 décadas...recordando que Corradi lleva muchos años en el instituto mendocino.

Además, afirmó algo tan obvio como sorprendente: que brindarían la cooperación que correspondiera a las autoridades judiciales. No pueden hacer otra cosa...

No basta decir, después de varios días de silencio personal, que sienten dolor, indignación , vergüenza . .. porque eso sintió el mundo entero al conocerse la noticia.

Duele más allá de la religión. Lastima desde el sentimiento, la sensibilidad social. Hiere porque son niños o fueron niños en su momento pero no desde sus vivencias de ayer y de hoy.

No nos razguemos las vestiduras por sus derechos. Defendamos y controlemos sin complicidad, complacencia o guardando bajo la alfombra los hechos, cualquiera sea el origen o sus protagonistas.

Los niños, por naturaleza, confían. No los defraudemos. Y en verdad sé que hay mucha gente y organizaciones que trabajan con tesón y desinterés para sostener y ayudar a muchos chicos y jóvenes en distintas situaciones de riesgo, incluso desde la misma grey católica, que hoy sienten el mismo dolor y más.



Opiniones (1)
24 de junio de 2018 | 11:52
2
ERROR
24 de junio de 2018 | 11:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esto tiene una solución, que es buscar al responsable del traslado e iniciarle acciones legales, aunque sea el papa. Si no se comienza de una vez, las siguientes, todos son cómplices.-
    1