Deportes
opinión

Este dedo es todo lo que está bien en esta vida

Enorme, gigante, héroe, todo eso y mucho más. Admirarte siempre Juan Martín.

Comienzo con una pregunta ¿Juan Martín, de dónde sacás tanta fuerza? ¿De dónde viene tanto amor por nosotros? En serio te pregunto. Porque no entiendo cómo un ser tan maravilloso pueda darnos tantas alegrías.

Yo solamente alenté, todo el tiempo, alenté sin parar durante todo el 2016, y antes, para verte otra vez en el circuito. 

Porque vos sos todo lo que está bien en esta vida y en el mundo.

Si, puedo ser un poco exagerada, pero hoy te juro que no, es lo que siento. Puedo nombrarte miles de sensaciones luego de tu partido ante Djokovic en Río, puedo decirte lo que me pasó por la cabeza cuando pusiste a todos a tus pies con esa medalla de plata en los Juegos Olímpicos.

Si querés, te describo el sentimiento que desborda mi corazón cuando veo los videos de tu entrenamiento para volver. 

Sos un ejemplo, un verdadero ejemplo, y no chamullo. Nunca, nunca, bajaste los brazos. Tal vez te ayudamos un poco, con mensajes, con aliento para tu pronta recuperación, pero vos y solamente vos sabés lo que es sufrir, bajar, llorar y volver. 

Sos todo lo que está bien, y debemos seguir tus pasos. Yo los voy a seguir. 

Momentos claves: Seis de octubre de 2015. Un Juan Martín del Potro casi afuera del tenis, 590 del ranking ATP, avisa con un tuit lleno de ilusión: "Si pensás que estoy derrotado, quiero que sepas que me la sigo jugando", escribe, acompañado de una imagen suya corriendo, solo, sobre la arena de una playa desierta.

27 de noviembre de 2016. El mismo tipo que pasó por tres operaciones, que debió aprender todo de nuevo, se convierte en héroe nacional y festeja entre lágrimas la conquista de la esquiva Copa Davis. El Mundial del tenis. La obsesión de varias generaciones.

Delpo es ya un héroe de esos que tanto nos gustan, con una historia de sacrificio y renacer, lleno de talento pero también dueño de un corazón gigante, ganador de partidos épicos, que fue de punto todo el año y silenció estadios con su derecha imparable. 

Líder de un equipo que hizo historia, Delpo sacó una espina clavada en el alma del tenis argentino, mucho más profunda en los últimos años, y dejó en el olvido aquella polémica final en Mar del Plata para traernos por fin la Davis. 

El triunfo de ayer fue el de un equipo. También el de un deporte que mereció este trofeo antes, con otros nombres que dejaron la piel por la camiseta. Pero Delpo, vos fuiste el alma de esta victoria. 

Simplemente, los mortales, te decimos gracias, gracias por volver, gracias los huevos enormes, y gracias por ser argentino. Tu dedo señala para arriba y es allí dónde vos estás. 

Sos todo lo que está bien en esta vida...

Opiniones (1)
19 de junio de 2018 | 17:48
2
ERROR
19 de junio de 2018 | 17:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Simplemente coincido plenamente...
    1