opinión

Fidel ¿hombre de Dios?

Fidel ¿hombre de Dios?

 Murió en Xunqueira de Ambia (Ourense), el 12, 2, 1990. Se llamaba Antonio Mª Silva Castro, y era primo carnal de Fidel Castro. Había nacido en Láncara, Sarria (Lugo), como su primo, y era hijo de una hermana del padre de Fidel.

La historia es conocida. El padre de Fidel fue a la guerra de Cuba como soldado de España y tras ser repatriado, después de la derrota (1898), volvió a Cuba, porque amaba a su gente y a su tierra (como otros muchos gallegos), se casó y tuvo unos hijos, entre ellos Fidel y Raul.

Una hermana suya quedó en Láncara, y tuvo también unos hijos, entre ellos Emilio y Antonio, que fueron mercedarios, intelectuales, políticamente de derechas, pero muy distintos, uno académico en Brasil (Emilio), otro místico de pueblo (Antonio).El P. Antonio me habló mucho de Fidel.

El testimonio de un primo místico

Conocí especialmente al P. Antonio, que ejerció su ministerio muchos años en Xunqueira. Era un hombre de fe y caridad, un místico de visiones, que hablaba casi todos los días con la Virgen, que enviaba mensajes a políticos y personas de influjo, para "convertirles" a la verdad y a la justicia... y que ejercía en el pueblo y en su entorno, realizando una gran labor de caridad, de acogida, dirección espiritual y servicio social.

Quiero recordar dos anécdotas suyas, y después lo que me dijo de Fidel, su primo. La primera se refiere a mi vida, la segunda a la suya.

- El año 84-85 pasé varios meses en Verín, a un tiro de piedra de Xunqueira, preparando mi "defensa" para en nihil obstat de Roma. Nos juntábamos con frecuencia para convivencias y retiros y me preguntaba siempre ¿Cómo va eso? Yo procuraba aclarar el tema y él me respondía:

No te preocupes, filinho, sé fiel a tu conciencia, que esas cosas de dogma y teología no las entiende nadie, ni tú ni los de Roma. Sé fiel a tu conciencia, reza y haz y el bien, que eso es lo que vale... y si te dejan dar clase otra vez dí siempre lo que piensas con caridad, que eso es lo mejor para la Iglesia.

- La segunda anécdota se relaciona con su vida. Nunca había ido al médico. Creía que la vida es un don de Dios, que estamos en sus manos... y que una medicina "agresiva" va en contra de la naturaleza y del mismo Dios...Y así no quiso operarse de cataratas, porque era ya anciano, y porque podía seguir leyendo, aunque con dificultad: ¡Dios lo quiere, me tengo que acostumbrar a otra luz...!

Pues bien, poco antes de morir, vino el médico y dijo que había que ingresarle en el hospital de Ourense. Él asintió, pero, al cabo de un rato, llamó a la celda del superior (A. Leal) y le dijo: ¡No podemos ir mañana al hospital! He hablado con la Virgen y me ha dicho, con toda claridad, que confíe en Dios, que estoy en sus manos.

Pero el P. Leal, que era otro gallego fino, le contestó: Me parece muy bien, pero dile a la Virgen que me lo diga a mí, esta misma noche, y bien claro, que de lo contrario vamos mañana al Hospital. Y claro, fueron al hospital, y él tan contento, porque obedecer al superior, con la paz de la comunidad, estaba antes que todas las visiones (a pesar de todo no sirvió de nada lo de hospital, murió muy pronto, con gran fe en la vida y en los hombres, tras cientos de visiones que andan escritas en algunos papeles.

Y ahora viene lo de su primo Fidel

Muchas veces hablábamos de él... y, aunque el P. Antonio S. Castro era en principio muy de derechas, como he dicho, le defendia siempre porque, a su juicio, antes que toda dirección política (e incluso que toda religión) estaba el derecho y el pan de los pobres.

Yo me atrevía a tomarle el pelo: ¡Pero Fidel es comunista y no cree en Dios...! No puede ser bueno. Además dicen que ha quitado tierras a los ricos... y que no deja libertad...Y él me respondía siempre (un poco como primo, otro poco como gallego... y un mucho como hombre de justicia....): Ha quitado tierra a los ricos, para dárselas a los pobres, como es justicia... y no deja libertad a los capitalistas que quieren hacerse dueños de todos, eso es, a los americanos.

Yo seguía insistiendo: ¡Pro no cree en Dios! Y él me respondía... (con su humor místico y socarrón):

Veo que no andas bien en eso de la teología, por algo te estarán juzgando en Roma ¿Qué es eso de creer en Dios? Y además ¿tú como sabes que Fidel no cree? Y además lo que importa no es que Fidel crea, sino Dios crea en él, y en todos nosotros. Y que hagamos el bien. Y Fidel, a pesar de todos los problemas de la política, está haciendo el bien para muchos pobres de Cuba. En aquel sitio, en Cuba, con los americanos mandando en todo, había mucha injusticia y Fidel ha buscado la justicia, ha querido hacer bien a los pobres, es un hombre de Dios

(*) Para leer otros artículos del autor, hacé clic aquí.

Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 12:49
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 12:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"