El enemigo eterno; gobernadores al rescate y buscando $30.000 millones

El repaso de la semana y el anticipo de lo que vendrá, en el análisis de Carlos Burgueño, en su columna dominguera.

El enemigo eterno; gobernadores al rescate y buscando $30.000 millones

Lo que pasó

El enemigo eterno. Mucho se habla en estos tiempos sobre el porqué no se desarrollan (o aparecen, más bien) los brotes verdes. Se habla además sobre porqué hubo una muy amarreta oferta del gobierno sobre Ganancias (se desarrolla más abajo). También sobre la falta de competitividad de las economías regionales y sobre, ay, un posible retraso cambiario. Quizá la semana que pasó se haya encontrado el origen de todas esas justificadas quejas. Sin ánimo de análisis ortodoxos, hay un dato que ninguna economía, ni liberal ni heterodoxa, puede dejar pasar sin alarmarse: en octubre el déficit fiscal llegó a los $ 62.958 millones y amenaza con cerrar el año por encima de los 400.000 millones de pesos. Esto implicaría que en el año el alza supere el 5% del PBI, casi duplicando además el resultado del año anterior. En octubre además se vivió un dato más alarmante: por primera vez en el año el alza del déficit superó al de la recaudación impositiva. Pareciera, aseguran los analistas, que el gobierno de Mauricio Macri tomó una decisión más política que económica: suspender el proceso de contracción del gasto público, mirando la falta de reacción del mercado interno y apuntando a poder llegar a las elecciones legislativas del año próximo en las mejores condiciones posibles. Como se dijo varias veces ya en esta columna; luego, una vez consolidado el macrismo en las próximas legislativas, ya habrá tiempo con mejores condiciones políticas en el Congreso para avanzar en el plan económico que siempre quiso aplicar, y no pudo hasta hoy, el oficialismo. Mientras tanto habrá que ir olvidándose de grandes rebajas impositivas, inflación menor al 17% que pronostica el gobierno y un dólar más competitivo para las economías regionales.

Lo que pasa

Gobernadores, al rescate

El propio Ejecutivo sabe que su propuesta de modificar el impuesto a las Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia tuvo gusto a poco. Y que cualquier inclusión en alguna mejora para los monotributistas y los autónomos deberá esperar mejores vientos. No es lo que la clase media esperaba (votantes de Mauricio Macri en general) ni lo que se había prometido en la campaña. Pero, insisten en el Palacio de Hacienda, es lo más realista que puede aportar la economía argentina actual de gastos superadores a ingresos. Para peor, Sergio Massa con el apoyo de varios bloques legislativos de Diputados primerearon en la semana al oficialismo con un proyecto de modificación del impuesto más que ambicioso que duplica los ingresos de los beneficiarios. Para el gobierno es sólo un acto de demagogia de quién no tiene responsabilidades gubernamentales y quiere ganar la interna justicialista en las elecciones del año próximo. Contabiliza el ministerio de Hacienda que el costo de la reforma de Sergio Massa sería de unos 100.000 millones de pesos para el año próximo y que la mitad serían ingresos que dejarían de percibir las provincias. A partir de este último punto es que el macrismo desarrollará su estrategia para contrarrestar la embestida massista. Hablará este misma semana con los responsables de las economías regionales (incluyendo a los hombres de Alfredo Cornejo), para que sean ellos también los que se pongan al hombro la protesta contra el proyecto del hombre del frente Renovador, bajo el argumento que no sólo las cuentas públicas nacionales se verían afectadas, sino también las provinciales. Y que, como muchas de ellas están en rojo, tendrían que ingresar en modo recalculando para poder cerrar los presupuestos del año próximo. Una vez concientizados los gobernadores, sería el tiempo para que estos hablen con sus senadores para que el proyecto massista no traspase la barrera de la Cámara Alta y que, eventualmente, todo se trabe allí. Y que finalmente el año termine y la batalla se de en marzo, cuando, ojalá, la economía de otro respiro al gobierno y las armas negociadoras sean más sólidas.

Lo que vendrá

Buscando $ 30.000 millones

Dentro del macrismo gubernamental y legislativo se tomó como un éxito el desmantelamiento del avance en el Congreso de la nueva ley de Emergencia Social. Se pensó en un momento que ese proyecto que proponía la utopía de inventar la responsabilidad del Ejecutivo de crear inmediatamente un millón de puestos de trabajo (algo imposible para cualquier economía de occidente), sería aprobada por la oposición de las ambas cámaras y llegaría al escritorio de Mauricio Macri con destino inevitable de veto. Esto sería además en las horas complicadas del fin de año de 2016 lo que podría haber generado malestar social en los peores momentos del oficialismo. El macrismo hizo así gala de una de sus principales virtudes: su capacidad y voluntad dialoguista y negociadora. Trajo a la mesa de discusión a todas las organizaciones sociales del país y a los partidos con representación parlamentaria (incluyendo a un muy dialoguista Axel Kicillof), y logró que el proyecto se abandonara. Pero todo tiene su costo, y, en economía, se mide en pesos. En este caso, miles de millones. 30.000 millones de pesos, para ser más precisos; los que, obviamente, irían sin anestesia a engrosar el ya muy abultado déficit fiscal. O la opción B a la que recurre el oficialismo, a aumentar el endeudamiento en pesos, con una nueva colocación de letras del tesoro; el mecanismo que encontraron los responsables de la economía nacional para enfrentar todo este tipo de aumentos en los gastos semisorpresivos a los que a veces Macri somete al Palacio de Hacienda. Como se dijo más arriba, es la fórmula que encontró el oficialismo para sostener el buque durante la tormenta mientras se prepara la estrategia para el 2017. Y se espera que la estructura de la embarcación resista todo lo posible. Y que para octubre del próximo año la gente premie el esfuerzo y le dé al macrismo una posición más holgada en el Congreso. Luego, sí, será el tiempo de la revancha.

Opiniones (1)
22 de junio de 2018 | 04:57
2
ERROR
22 de junio de 2018 | 04:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muuuuuuy pero muuuuy condescendiente Burgueño.....se la pasa relatando con miles de palabras (las mas bonitas posibles) el desastre que estamos viviendo pero siempre con un graaan manto de piedad.
    1