En foco

Ya fue: ¡sé hueco y superficial sin problemas!

Hay cosas mucho más importantes que ser inteligente. Una reflexión en la que encontramos a los "huecos" versus los "profundos". A continuación, ni más ni menos que una defensa de la frivolidad.

Por supuesto, este comentario/parecer/reflexión que sigue es absolutamente personal. Lo aclaro, porque mucha gente confunde "columna de opinión" con "noticia". 

Cuando era chico mi pequeño mundo era ideal. Nunca se me dio por dibujar o por los juegos "que ensucian": mientras mis hermanos y primos se embarraban, corrían, se "chayaban", a mi me encantaba leer, inventar historias, hacer sopas de letras. Los varoncitos usábamos pantalones, shorts o medias can can -según el frío- y las nenas, a veces vestidito, a veces jardinera tipo overol. No nos decíamos "eso es ropa de nene", "eso es ropa de nena".

Cuando era chico jugaba con ollas en la cocina o con dinosaurios de juguete, o a la rayuela, o a la escondida, o a la mancha, o al "family game". Decía que cuando fuera grande iba a ser quiosquero, heladero, inventor, médico, escritor, historietista... según el día. Pensaba que era el más inteligente, lindo y simpático del mundo y -salvo una torpeza natural y absoluta, además de un odio temprano al movimiento y el esfuerzo físico que me impedían disfrutar del deporte- me parecía que todo lo podía disfrutar.

Pero llegó la pubertad. Y ustedes saben que en la pubertad, se sufre.

De repente empecé a ver que los más "machos" eran los populares, que los que iban al gimnasio eran "winners"... y al mismo tiempo las chicas comenzaron a percatarse de ese dictamen que dice que las rubias son las copadas, y que las que tenían ojos celestes o verdes eran más lindas, y que la combinación de eso era el pico de la pirámide. 

Porque es en la adolescencia cuando aparece la maldita costumbre de juzgar al otro. 

Pues yo sentía que no tenía cómo competir contra eso, así que decidí que si no podía destacarme con el lomo, el rugby, la "cubata" o la facha; iba a ser el más inteligente, el más raro, el excéntrico, el más genio incomprendido.

Y allí cometí el error: mi mente adolescente se dijo que era obvio y natural separar ambas cosas: que no se podía ser lindo e inteligente, o popular y buen tipo, o sociable y pensante. Había que estar en un bando o el otro. Por lo tanto yo era inteligente e incomprendido, y los otros eran "huecos", primates y populares. En el caso de ellas, la castaña o morocha nerd callada y estudiosa versus la rubia maquillada que hablaba todo el tiempo de perfumes con electroencefalograma plano.

Años. Fueron años en los que  no la pasé mal, pero me obligué a mi mismo a no demostrar ningún tipo de interés por las cosas mundialmente consideradas típicas de un chico de mi edad: salir a bailar, comprarte chombas "Legacy", ir a los cumples de 15, usar pantalones Bali, o ir al gimnasio. ¿Y qué hacía? Leía, era estudioso, aplicado, y outsider. 

Pero llegó la facultad de derecho, luego el periodismo, y tuve una epifanía: me di permiso para ser hueco y descubrí que mi riqueza interior no desaparecía con eso. 

Caí en la cuenta que ese Fede tenía una inseguridad y una desproporcionada preocupación tan grande hacia la opinión ajena, solo comparable a lo implacable de sus juicios hacia las vidas de los de su alrededor.

 Solo cuando dejé de atormentarme con el "van a pensar que soy tonto, que soy hueco, que soy superficial" si decido disfrutar de un día de compras, o de determinado momento de ocio, o de tal película comercial y liviana, o de ir a eventos sociales a pasarla bomba, pude comenzar a estar contento conmigo mismo. No sé cómo me demoré tanto en caer en la obviedad de que, si alguien juzga la valía de una persona por la vestimenta que usa o la cantidad de productos que se pone en el rostro, es su opinión la única superficial y de poquito valor.

Todos necesitamos nuestros momentos de relax, de banalidad, de frivolidad. ¡Son lindos! ¡Relajan! Es una pena que muchos no puedan tenerlos. 

Hace unos días le decía a una amiga que cada vez valoro menos la inteligencia, la cultura y el conocimiento de una persona. Por supuesto que son herramientas maravillosas e importantes para la vida, pero más todavía lo son la moral, la honestidad y la bondad. La inteligencia tiene que ser un camino que lleve hacia la bondad, una virtud que se pone en función del bien: no un fin en sí misma. 

En ese entonces, el Fede adolescente cuando se preguntaba qué elegir, si ser bueno, inteligente o lindo, siempre dudaba pero terminaba por inclinarse en favor del cerebro. ¿Hoy? Espero siempre elegir la primera opción, sin dudarlo.  

Opiniones (13)
24 de mayo de 2018 | 02:18
14
ERROR
24 de mayo de 2018 | 02:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hojalá fuera como cabezonmza, que entra a una nota y critica a todos pero él no entra en esa porque es un ser superior (aunque también entró a la nota! jaja). Flaco das pena, tengo una hermosa vida, tengo 3 perros de los cuales una acaba de tener cachorritos y los acabo de limpiar. Un gran trabajo y por suerte soy sumamente feliz en muchos más sentidos de los que vos podes imaginar. Si te gusta tirar mierda en una media y revolearla mejora buscate una reunión familiar dónde por lo menos te conozcan flaco, acá sos justamente lo mismo que todos nosotros: nadie. Abrazo.
    13
  2. Entre.. para corroborar lo que pensaba... y lo hice.. que barbaros son.. el que escribe.. los que comentan... locos.. comprense una vida... o un perro... algo.... dejen de escribir pelotudeces... son increibles...
    12
  3. Esa división es propia de los Latinoaméricanos, donde el culto al cuerpo es excesiva. Basta con recordar la frase "mens sana in corpore sano" y que en las mejores universidades anglosajonas el deporte y el estudio van de la mano. Creo que te tendrías que haber seguido estudiando, parece que te gano el mandato social... claro, por eso haces los sociales de un diario. Me da lastima
    11
  4. Lástima que en Mendoza se le hace culto a la frivolidad. A lo ligero. Al que dirán.
    10
  5. Cuando sea grande quiero ser como vos. Beso!
    9
  6. Que culpa tienen el rugbier...la rubia...el lindo...el macho.el winner????? Creo que vos soló te discriminas...
    8
  7. Me permite otra pregunta?..., no mejor para preguntontas dejemos a los especialistas.
    7
  8. Estimado "A¿me permite una pregunta?" está tremendamente equivocado. Yo no organicé ninguna fiesta en Hyatt. Asistí a un evento organizado por ese hotel, que pertenece a la agenda de eventos del hotel. Fui en calidad de periodista de MDZ a hacer una nota. Saludos!
    6
  9. Señor Croce, dice Ud.: "Todos necesitamos nuestros momentos de relax, de banalidad, de frivolidad. ¡Son lindos! ¡Relajan! Es una pena que muchos no puedan tenerlos." Supongo que en este marco (¿y algo de negocio?) organiza Ud. "fiestas" en la terraza del hotel Hyatt en la noche de días laborables? Para los que vivimos en los alrededores, no resultan momentos como los que describe, sino lo opuesto: sensación de impotencia y bronca por la invasión auditiva que impone por la fuerza de un equipo electrónico, bronca por la falta de respeto, bronca por la autorización cómplice de la Municipalidad de la Capital, bronca porque se violan las leyes sobre ruidos con total impunidad, bronca porque tampoco se respeta el horario de descanso, bronca porque no atienden los reclamos que se hacen al propio hotel o a través de Preventores y de la Policía Provincial. A la resolución de sus conflictos personales, no le vendría nada mal saber que sus derechos terminan donde empiezan los de los demás.
    5
  10. Todavía intento entender la profunda inteligencia sin bondad del primer comentario. A lo mejor yo también prefiero ser superficial a tener que entender ciertas cosas. Es como dicen: lleva sólo 2 años aprender a hablar, y toda una vida aprender a callar. Y algunos no aprenden nunca...
    4