Deportes
En foco

El problema de la Selección: ¿nombres o funcionamiento?

La Argentina está ante un dilema, el recambio sistemático de jugadores o el equilibrio colectivo.

La Selección argentina de fútbol atraviesa el peor momento de las últimas décadas en cuanto a Eliminatorias Sudamericanas se refiere. Si culminaran hoy, el conjunto Albiceleste estaría obligado a ver la fase final de la Copa del Mundo por televisión.

Argentina ha estado ausente en cuatro citas desde el primer campeonato disputado en Uruguay en 1930 a esta parte: Francia 1938, Brasil 1950, Suiza 1954 y México 1970.

El equipo que comanda Edgardo Bauza se ubica en el sexto puesto de la tabla de posiciones, fuera de los boletos directos y del repechaje rumbo a Rusia 2018, aunque con una cuestión más preocupante, más allá de las estadísticas cuando promedia la ronda clasificatoria: el funcionamiento.

En estos tiempos que corren y con la merma futbolística en las últimas fechas, en Argentina se ha optado por conjeturar sobre quién debe entrar o salir del equipo. Las diversas opiniones son válidas, aunque lo cierto es que el nudo del presente es más complejo y no se trata de apellidos.

La Selección no viene jugando bien, inclusive en el debut de Edgardo Bauza en Mendoza y ante Uruguay. En aquel momento, Messi deslumbró y solo por este motivo no menor Argentina se terminó quedando con los tres puntos. La Selección conseguía la cima provisoria en las posiciones. Luego todo sería tortuoso para el subcampeón de América, cosechando pobres empates en Venezuela y Perú y la derrota en Córdoba ante Paraguay.

Messi - Argentina Uruguay en Mendoza

Leo en Mendoza. El único que puede cambiar la historia, independientemente del juego colectivo. 

En estos momentos es cuando la gente empieza a pedir por uno, por otro, que se retire tal o que no juegue más tal otro. Nadie puede negar de las cualidades de Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín, Ángel Di María, etc. Futbolistas cuestionados cada vez que pisan el país y alabados en distintos puntos del mundo.

¿Pero, es casualidad que todos jueguen mal en la Selección argentina? Claramente la respuesta es no. Indefectiblemente se trata de un andamiaje poco aceitado que frustra las capacidades individuales. En un deporte tan colectivo como el fútbol prima el funcionamiento sobre la jerarquía individual, aunque esta última, a veces, termina cambiando resultados y tapando falencias.

Argentina debe crecer en su funcionamiento y a partir de esto se incrementará el rendimiento individual. Afianzar una identidad de juego, cuestión que hoy por hoy parece una de las aristas más complicadas.

Se viene dos fechas sumamente vitales para el equipo en su afán de meterse en la fase final de la Copa del Mundo. Brasil y Colombia serán rivales de fuste y el resultado será clave en busca del objetivo, pero más sustancial será encontrar  la identidad y el funcionamiento futbolístico tan deseado. 

Opiniones (2)
21 de junio de 2018 | 08:31
3
ERROR
21 de junio de 2018 | 08:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por una parte, suena casi bizarro pensar en un mundial sin Messi y eso, la FIFA y varias marcas auspiciantes lo saben. pero por otra, algo pasa dentro de la selección: hay un bloqueador para que dé todo el futbol - de conjunto y de estrellas sobresalientes que son -, que puede dar. No sé qué es; pero algo hay y pasa ahí dentro, desde el mundial de Brasil (dejar escapar esa final fue lo más insólito que he visto en un partido)
    2
  2. No se pueden obtener distintos resultados con los mismos elementos... Tres técnicos y los mismos elementos, en su mayoría, y los resultados son más que elocuentes... Cambiamos técnico para que nada cambie... Y se continúa insistiendo con lo mismo los t resultados serán los mismos...
    1