Carta a mi papá, a quien extraño mucho

Carta a mi papá, a quien extraño mucho

Se despidió sin que yo me de cuenta, entubado en terapia intensiva, sin poder hablar. Me dio la mano y me miró. La enfermera me pedía que me retire porque era la hora del almuerzo. Le dije a mi papá que me tenía que ir y me apretó la mano todavía más fuerte. Sin dejar de mirarme siguió apretándome la mano, no quería soltarme y estuvimos así aproximadamente unos cinco minutos. Tenía la mirada dulce, como la de un nene chiquito. Parecía juguetón y pícaro por como me miraba. Era una mirada transparente en la que se lo notaba tranquilo con solo profundizarse en su mirada y mediante ella mirarle la paz que tenía su alma. 

padre

Ahora que ya no está, me doy cuenta que no estaba jugando. Ese día que me dio la mano de esa forma sin dejar que me fuera y mirándome así. Ahora entiendo que fue una pequeña despedida. Una despedida sin palabras ni abrazos, solo un apretón de manos y una mirada directa a los ojos.

Han pasado pocos meses y a veces sigo esperando que llegue del trabajo a la casa. Es complicado desacostumbrarse a la presencia de una persona en tu vida, pero creo que mucho más complicado es superar a esa persona y el saber que en esta vida no va a volver.

Es complicado entender el significado de la muerte, pero con el tiempo vamos entendiendo que es la ley de la vida y que tarde o temprano nos puede pasar. A veces nos quejamos de lo injusta y cruel que es. En mi caso yo soy muy creyente, creo en qué hay algo después de la muerte y que luego de algún momento malo y oscuro, siempre sale el sol.

La persona que no ha perdido a un ser querido muy cercano, no puede entender lo que se siente hasta que lo pasa. Son como dos mundos diferentes. Cuando digo "dos mundos diferentes" me refiero a las personas que no les ha tocado vivir la muerte de un padre, por ejemplo, y a las que si, como a mi. 

Son muy diferentes en algunas cosas. Yo me pongo contenta cuando estoy por ejemplo en una sala de espera y el número que me toca para el turno es el mismo de la fecha de cuando murió mi papá (ya me ha pasado muchas veces), o cuando rindo la fecha de un examen justo coincide el día. 

La mayoría de las personas deben pensar que es una tontera, pero en mi lugar les digo que es de alguna manera el sentirlo cerca a él, el sentir que está al lado mío en esos momentos aunque yo creo que no. Cuando nos toca vivir estos momentos así, nos aferramos a diferentes cosas para poder salir adelante, como por ejemplo lo que nombre anteriormente de la fecha. En cambio, niños que tienen a sus dos padres, estén juntos o no, se ponen contentos cuando les compran una hamburguesa o les compran el juego o ropa que querían, y está bien, no digo que no, pero a lo que quiero llegar es a decirles que no siempre se alegren por cosas materiales, que disfruten de sus papas, que se alegren de cuando entran por la puerta después de venir de trabajar, cuando los levantan para ir a la escuela, cuando los llevan a algún lugar o cuando les piden que les hagas un favor. Cosas sencillas, alégrense de la presencia de ellos en la casa, el esfuerzo que hacen para darles lo mejor.

Chicos y chicas de 11, 12 y 13 años que están entrando en la famosa llamada "edad del pavo", ¡no tengan vergüenza de sus papas! Que no les de vergüenza si les quieren agarrar la mano cuando están por la calle, o si les quieren dar un abrazo enfrente de sus amigos o de otras personas, no les nieguen esos actos o detalles de amor, que es lo más lindo que les puede llegar a pasar. 

Chicos y chicas ya más grande, empezaron las salidas... el único consejo que les puedo dar, es decirles que no es lo más importante salir a bailar y emborracharse todos los fines de semana para pasarla bien, que en casa también pueden pasarla bien. Cada tanto no viene mal quedarse, cenar con tus papás, ver una película e irte a dormir contento del lindo momento en familia que tuviste la suerte de poder compartir. Adultos, cuando ya tienen una familia, o logran tener un estilo de vida diferente, es como que se sienten liberados de sus papas y sienten que ya no van a tener que vivir más con ellos y lo que menos quieren es bancarselos de vuelta. Se focalizan en su círculo familiar, sus hijos, sus esposas/os, ustedes y nada más. 

Quiero decirles, que al menos hagan el intento de visitar más seguido a sus padres, si es que no lo hacen; que les demuestren más amor, que se junten a charlar de lo linda que es la vida y no siempre de problemas. Acuérdense que como ustedes quieren a sus hijos, sus padres los quieren a ustedes, y que en algún momento sus hijos van a crecer y que a ustedes también les gustaría recibir interés y amor del otro lado. Con respecto a sus hijos, préstenles atención, mímenlos, denles mucho amor. A veces el trabajo los consume y llegan tan cansados a casa que se olvidan de las cosas más importantes. Sus hijos siempre van a valorar el esfuerzo que hacen de salir a trabajar y darles todos los que ellos necesitan, pero acuérdense que además de eso ustedes deben disfrutar de ellos, porque después es demasiado tarde.

A mí me tocó vivir la muerte de mi papá a los 16 años. Aprendí muchas cosas en estos meses, pero así como aprendí también lloré y me enojé. Ahora son momentos en los que lo extraño a el más que a nada en el mundo, que daría lo que fuera para tenerlo conmigo. Si lo tuviera enfrente le diría otra vez todo lo que lo amo y lo importante que es para mí. El día de hoy extraño sus abrazos, sus caricias, y hasta nuestras peleas. Extraño que me lleve al colegio, ver tele juntos, que haga sus ricos asados los domingos. Extraño que me cuente todo lo que trabajo en el día porque aunque yo no entendía nada de lo que me explicaba, estaba súper orgullosa de ver cómo se esforzaba para que estemos bien. Extraño cada cosa de él y si me pongo a contar lo buen padre y persona que era no termino más. Pero quiero contarles a todos que el cielo tiene a uno de los mejores ángeles del mundo, y que cuando tengan miedo o quieran pedirle que los ayude con algo, les comparto a mi papá como ángel de la guarda para que los ayude, el va a estar encantado de hacerlo.

Termino esta carta diciéndoles que se quieran, amen a sus papás, amen a sus hijos, amen a sus abuelos y amen al prójimo. Valoren a cada persona que tengan cerca y cuídenlas.

La vida es amor, si ustedes no dan amor y no disfrutan de ello, nunca van a entender lo que significa realmente la felicidad.

Y como último consejo les diría que ahora vayan y abracen a sus papas, a sus hijos o al que tengan al lado.

¡Yo papi te mando un abrazo eterno hacia el cielo! 

(*) MDZ accedió a la identidad y documento de la autora de la carta, que prefirió quedar en el anonimato. Si bien es política de MDZ no permitir anónimos, decidimos hacer una excepción atentos al tenor de la carta. En medio de tantos comentarios cargados de bronca y cinismo, la Redacción de MDZ consideró esta carta un bálsamo digno de ser compartido con todos nuestros lectores. Gracias a la autora por hacerlo.


Opiniones (10)
20 de junio de 2018 | 03:19
11
ERROR
20 de junio de 2018 | 03:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. muy acertada desicion M D Z es una publicacion exelente
    10
  2. gracias por compartir esta carta , es hermosa yo conocí a tu papa fuimos muy buenos amigos y lo extrañamos mucho.
    9
  3. El seguramente vive en ti... en las bellas palabras que inspiró, en los profundos sentimientos que invaden la lectura de tus palabras, en un permanente etcétera... Gracias por todo lo que despierta tu carta.
    8
  4. Gracias por compartirnos tant amor. Hermosa carta
    7
  5. Tengo 40 y a mis padres vivos pero lejos. Siempre pienso en el día que ya no pueda aunque sea llamarlos. Conmovedora misiva.
    6
  6. Realmente estoy sin palabras,, TE FELICITO sos una geniaaaaaa, como te admiro, solo te puedo decir Gracias.... No se quien sos pero te mando un fuerte abrazo..... yo tampoco tengo a mis padres y se de que estas hablando...ABRAZO DE OSO.
    5
  7. Primero que nada agradecerle el acto de amor que tuvo hacia el projimo por compartir este sentimiento tan profundo y bello a la vez. uno entiende que la muerte es parte de la vida , y crecemos con la idea de que nuestros padres en algun momento se iran de este mundo, pero no estamos preparados para perder a un hijo, o en mi caso, mi sobrina de tan solo 11 añitos,a quien extraño profundamente y que mañana cumpliria años.Por lo que tambien comparto mucho que debemos brindar MUCHO AMOR, a todas las personas que entran a nuestras vidas, por que su paso fue por algo. gorda hermosa te amamos,!!!!
    4
  8. Qué bonitas palabras y qué profundas. Una joven de gran sensibilidad, madurez y habilidad para expresar sus sentimientos. Ojalá más gente transmitiera su amor a corazón abierto. Fuerza, que la bendición de haber tenido un padre como ese te acompañará por siempre.
    3
  9. Gracias mdz por compartir este texto y gracias a la autora por permitir que se publique
    2
  10. Una preciosura como has plasmado el ultimo momento con tu papa,,, yo perdi a mi mama a los 18 y mi papa antes de los treinta..hoy ya siendo un hombre de mas de 40 años,,, aun lo extraño horrores, lo necesito y necesito sus palabras, y al igual que vos, encuentro consuelo en recuerdo o en cosas que solo a mi me conectan con el.... no dejes de recordarlo con alegría...
    1