Tu veneno en mí: de comparaciones tóxicas y antídotos vitales

La nueva obra de Manuel García Migani vuelve sobre algunos recursos de la aclamada "Tus excesos y mi corazón atrapado en la noche", a la vez que explora un lenguaje con acento poético y unas logradas escenas musicales.

Tu veneno en mí: de comparaciones tóxicas y antídotos vitales

Sin lugar a dudas, este es el año del dramaturgo, actor y director Manuel García Migani. Sus dos movedizas e inspiradas creaciones más recientes fueron premiadas durante 2016. A comienzos de esta temporada, Tus excesos y mi corazón atrapado en la noche arrasó en la Fiesta Provincial del Teatro, donde se llevó el premio a mejor obra (compartido con la puesta de Valeria Portillo Algo de ruido hace), y además menciones especiales al elenco completo, dirección y dramaturgia. El combo triunfal se completó hace algunas semanas con varios reconocimientos en la reciente edición del Festival de Teatro Estrenos en Mendoza, donde Tu veneno en mí obtuvo los premios a mejor obra y dirección, y sumó menciones en los rubros texto mendocino y vestuario.

Un año muy agitado también en términos de repercusión nacional, con presentaciones de Tus excesos y mi corazón atrapado en la noche en la Fiesta Nacional del Teatro en Tucumán, y el Festival Arribos Nacionales en Buenos Aires. Además, Tus excesos... no sólo supuso para García Migani la experiencia de una obra multipremiada, sino un contundente e inesperado éxito de público, con funciones a sala llena en recintos de gran capacidad como el Espacio Le Parc o el Teatro Selectro. 

Cada vez que un artista atraviesa un suceso de estas dimensiones, se enfrenta al desafío de encarar su siguiente creación bajo el inexorable manto de aquello que aplaudió tanto el público como la crítica. Una experiencia exitosa en términos artísticos no es algo tan simple de sobrellevar como se cree. Por un lado, la búsqueda de una nueva victoria conlleva la automática tentación de la repetición. Por otro, todo aquel que enciende un chispazo de repercusión luego se encuentra lidiando con las luces y sombras de sus propias referencias. El círculo peligrosamente tóxico se completa con el juego de comparaciones que llegan desde afuera. A pesar de que siempre se diga que comparar no es bueno, lo cierto es que todo creador de un universo propio, sea en las artes, la política, el fútbol, o cualquier expresión; verá su obra evaluada alrededor de la que haya sido considerada su mayor conquista.

En este sentido, la recientemente galardonada Tu veneno en mí vuelve sobre algunos recursos transitados en Tus excesos y mi corazón atrapado en la noche. La cercanía cronológica y estilística, hace imposible no trazar un plano de confrontación entre estas propuestas. Ambas cuentan con una dramaturgia exuberante, propulsada por varios personajes y múltiples subtramas. La ruptura de las nociones clásicas de argumento, el dispositivo de la ficción dentro de la ficción, y las citas melómanas; son algunos de los elementos que reaparecen en escena con cierto encanto. Sin embargo, en términos generales, este texto que inicialmente fue presentado en formato de muestra, con un elenco integrado por alumnos de Manuel García Migani, no resulta tan hipnótico y fascinante como el de su obra anterior.

Tu veneno en mí elenco

Gran parte del elenco de Tu veneno en mí, en uno de los momentos en que los personajes contraponen sus fuerzas. Foto: Sebastián Oviedo.

El primer tramo de Tu veneno en mí se zambulle de lleno en una atmósfera recargada. Desde esos minutos iniciales y casi hasta el final, los 15 protagonistas de esta propuesta se enfrentan y complementan, a través de un lenguaje con acento poético. El hecho de que algunos actores den vida a más de un personaje, potencia más aún la acumulación de información y pronto todo adquiere un matiz de desconcierto claramente intencional. García Migani pone en escena a un puñado de seres que tratan de sobrevivir a su entorno como pueden, son figuras que manipulan o son manipuladas, pero sobre todo, son criaturas desesperadas.

Por momentos, el profuso acopio de datos puede resultar un tanto alienante, pero sostiene una íntima coherencia con ese clima propuesto desde el comienzo, en el que se invita al espectador a ingresar a un trance sin destino predeterminado. Cerca de la mitad de la obra, dicha premisa inicial da un volantazo y las múltiples puntas del relato comienzan a esbozar algunas conexiones. Si bien es cierto que frente a tanta exuberancia narrativa, tales vinculaciones pueden resultar imprescindibles; algo de ese clima preliminar se pierde en medio de una dramaturgia cuyos hilos se vuelven más visibles.

En el pletórico micromundo de Tu veneno en mí hay espacio para casi todo. Chicos ricos abandonados por sus padres, un mormón que encuentra en Madonna su talismán salvador, y una colegiala autoritaria que hostiga a sus compañeros; son algunos de los tantísimos especímenes que se deslizan en la puesta. A diferencia de Tus excesos..., cuyos personajes encontraban entidad tanto en instantes frondosos como intimistas, aquí se vuelven más convincentes en los escasos momentos en que se produce un lapso de detención, o de interacción desde un plano más confidente.

En términos de actuación, el nutrido elenco se desenvuelve con algunos altibajos. Manuel García Migani es un brillante director que se ha caracterizado por sacar de cada actor todo aquello que resulte funcional y esencial para sus puestas. Ya sea desde el histrionismo, la profundidad o la fuerte presencia escénica; los protagonistas de Tu veneno en mí aportan lo suyo al suculento combo. Y aunque algunos no cuenten con la solvencia que brinda una trayectoria más extendida sobre los escenarios, en la mayoría de los casos experimentan un crecimiento gradual, o tienen la chance de potenciar su lucimiento cuando pasan de un personaje a otro. Mención especial merece Mariela Locarno, que antes de pronunciar su primera palabra, ya se muestra magnética y contundente. No importa si sus diferentes caracterizaciones duran pocos minutos. Locarno eleva cada una de sus criaturas por encima de la maqueta, y su performance da orgánicamente en la tecla con los postulados generales de esta propuesta.

Tu veneno en mí mariela locarno

Mariela Locarno aporta la precisión técnica y orgánica que requiere la exuberante puesta de Manuel García Migani. Foto: Sebastián Oviedo.

Con respecto a la omnipresencia del elenco completo en escena durante casi toda la obra, a medida que avanza la puesta, queda en claro que se trata de la decisión más pertinente a la hora de impregnar al espectador con una sensación de intoxicación que transita todas sus etapas. Desde la ingesta hasta la resaca, pasando por algún episodio alucinado; y llegando a un limbo en el que la muerte es tan posible como la resurrección. Las escenas musicales juegan un rol fundamental en estos convulsionados pasajes, y en el fragmento en que suena Frozen, de Madonna, se genera un auténtico milagro escénico. A modo de cinta de Moebius, esta escena sintetiza el carácter eterno que tiene el deambular de las pulsiones que transita esta obra. Pasiones y convenciones imposibles de extinguir, pero que en este caso adquieren un matiz diferencial cada vez que terminan de dar un giro en su recorrido. 

Es justamente en ese pliegue que tiene dicha cinta de Moebius, en el punto exacto que une a sus dos extremos, donde Tu veneno en mí encuentra su lugar de pertinencia. Una zona incierta que García Migani sigue explorando sin ahogarse en la pócima de la autorreferencia. Frente a la opción de quedar apoltronado en el sillón de los laureles, el autor y director aún conserva una buena dosis de su antídoto más preciado.

Tu veneno en mí obra

Tu veneno en mí /Autor y director: Manuel García Migani / Con: Mariela Locarno, Nicolás Verlanga, Andrés Voloschin, Ariel Rozen, Diego Portabella, Ignacio Tutera, María del Valle Pereira, Luciano Costigliolo, Silvina Ormeño, María Pilar Mestre, Cecilia Humberto, Emanuel González, Alejandro Serpa, Magdalena Lucero y Mauro Locconi / Fotos: Sebastián Oviedo / Funciones: sábado 5 y domingo 6 de noviembre a las 21 en la Nave Cultural - domingo 13 a las 21 en El Taller

Opiniones (1)
19 de junio de 2018 | 08:16
2
ERROR
19 de junio de 2018 | 08:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. linda obra! muy creativa. Lástima que muchos papeles eran interpretados por actores con desparejo talento, se nota mucho la diferencia y se termina haciendo laaaaarga... pero por momentos me entretuvo
    1