opinión

¿Qué podemos esperar ante el V Centenario de la Reforma?

¿Qué podemos esperar ante el V Centenario de la Reforma?

 La Federación Luterana Mundial está de fiesta por el V Centenario de la Reforma previsto para 2017. La visita, pues, que a tal efecto realiza el papa Francisco a Suecia del 31 de octubre al 1 de noviembre me depara la oportunidad de señalar desde ahora los sólidos progresos ecuménicos entre católicos y luteranos y los dones conjuntos recibidos a través del diálogo.

Queda explicado así que dedique este Pliego, en su brevedad, a cómo están hoy -cinco siglos después- dichas relaciones.

I. El acto ecuménico de Lund
II. Elocuencia de algunos datos
III. Lutero y el luteranismo
IV. Más que reforma, revolución
V. Desde Lutero hasta el fin de la época confesional
VI. Diálogo católico-luterano
VII. Doctrina de la justificación
VIII. Retos para el V Centenario

Hay muchos. Por ejemplo, distinguir entre responsabilidades parroquiales-diocesanas y de la Iglesia universal. Sería un error esperar, en los católicos, que Roma lo haga todo. Una Iglesia universal no sostenida por las Iglesias particulares sería como un edificio sin base, un árbol sin raíces o una botánica sin flores. Cumple, entonces, hacer mucho a nivel local, antes de que la Iglesia universal lo asuma. Y viceversa.

Los expertos deben afrontar cuestiones irresueltas en la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación (firmada y ratificada en 1999). Y, sobre todo, un estudio bíblico más profundo. Para ambas comunidades eclesiales, la Biblia es proclamación por excelencia de nuestra fe. De tirar por ese camino, habrá mayores progresos, seguro.

Desde el punto de vista católico, es asimismo capital comprender qué es la Iglesia,asunto decisivo al tratar del ministerio, de la sucesión apostólica y del munus petrino. La Iglesia católica pide que estas cuestiones se esclarezcan antes de hablar de comunión eclesial y comunión eucarística.

Urge ante todo concretar qué entendemos por unidad visible de la Iglesia, cuáles son sus elementos básicos, dónde situar -en el ámbito de esta unidad- diversidad y libertad. No pocos teólogos protestantes han creído que, sobre la base de la Declaración, hay una visual católica de la unidad en cuanto "ecumenismo de regreso", concepto no aplicable ya a la Iglesia católica tras el Vaticano II.

A muchos cristianos se les hacen hoy cuesta arriba las formulaciones del siglo XVI. La justificación del pecador es tesis que normalmente ya no forma parte, entre católicos, de la instrucción catequística. Prefieren redención, gracia, don de la gracia, vida nueva, liberación, reconciliación, perdón y misericordia, no menos importantes. La divina misericordia, que Lutero sentía tan honda, resulta hoy marginal. Preciso es también aquí, pues, traducir interrogantes y respuestas de entonces a lenguaje actual que cale hondo, como entonces.

Porque no se trata solo de traducir afirmaciones dogmáticas a lenguaje moderno ni encontrar su expresión con palabras actuales. Urge ir más lejos. Por ejemplo: ¿qué significa Dios para nosotros hoy? ¿Es Cristo realmente el Hijo de Dios, que nos ha redimido con su muerte en cruz y su resurrección? Desde la fe cristiana, ¿qué significa creer en un Dios misericordioso? Con la doctrina de la justificación en mano,debiéramos responder que nuestro valor personal no depende de nuestras obras, sean buenas o malas. Antes incluso de actuar, somos aceptados y hemos recibido el sí de Dios. Su misericordia nos permite vivir. En nuestra vida actúa un Dios misericordioso, que en cada momento, y pese a todo, nos toma de la mano. De ahí el ser misericordiosos con nuestros hermanos.

Nuestro objetivo dialógico, por lo demás, persigue reconocer las propias faltas y aprender de los demás. El proceso aquí empieza por la propia conversión. Es preferible salir al encuentro del otro en lugar de impulsarlo a recorrer un camino quizás impracticable para él en un momento dado. No es renunciando a la propia tradición de fe como se hace ecumenismo, sino profundizando más y más en nuestra fe. En vez de do ut des, el ecumenismo es diálogo en caridad y verdad. A su luz, donde antes vimos contradicción, podremos ver, quién sabe, la postura complementaria.

Si así actúan, católicos y luteranos saldrán beneficiados del V Centenario y podrán mirar al futuro con esperanza. Porque no somos nosotros quienes vamos a lograr la unidad, ya que esta es don del Espíritu de Dios que nos ha sido solemnemente prometido. Ese don llegará, como tantas grandes verdades, a la luz de un nuevo amanecer.

El papa Francisco dice y vuelve a decir que es preciso derribar muros y tender puentes. Las maravillas de la gracia son imprevisibles, y este V Centenario de la Reforma, debidamente celebrado, puede contribuir a que un día también nosotros, con los ojos llenos de estupor, constatemos que el Espíritu de Dios ha derribado viejos muros para facilitar puentes de entendimiento y señalar senderos nuevos de unidad.

Para saber más, clic aquí:

(*) Columna publicada inicialmente en Vida Nueva.

Opiniones (1)
21 de junio de 2018 | 21:55
2
ERROR
21 de junio de 2018 | 21:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. 160.000 millones de planetas sólo en nuestra Galaxia, que es sólo una de las más de 100.000 millones de galaxias que forman la Vía Láctea, que es sólo una de las 100.000 millones similares que forman el Universo, que muchos dicen es sólo una parte de un Multiverso. Entonces ¿por qué no se dejan de joder con la religión de una buena vez y le dicen la verdad a la pobre gente? Yo sé que es duro para las personas, pero peor es esconderse detrás de una mentira. DIOS NO EXISTE, NO EXISTIÓ NI VA A EXISTIR JAMÁS. La trascendencia de la vida es una mentira. Somos sólo energía que se transforma y nuestra vida no tiene ninguna relevancia ni desde el pasado ni al futuro, ya que nada más es una de las miles de millones de formas de vida que hay esparcidas por toda esa inmensidad. ¿O alguien cree inteligente a un Dios que crea semejante pelotudez para poner a simples humanos en un pedorro planetita sólo para que lo adulen a él? Si alguien sigue creyendo estas idioteces realmente está un tanto desquiciado. Que lo creyeran seres inferiores como los que escribieron la biblia, el corán o cualquiera de esos libros, vaya y pase, sobre todo porque no conocían una mierda de nada, ahora, seguir creyéndolo hoy en día donde el HUBBLE te manda imágenes del espacio exterior y vos las podés ver on-line, es otra cosa. ¿O elegís ser estúpido o te avivás y no les crees más a estos reverendo cabrones que siguen con la mentira más zonza que pueda conocerse sólo para dominarte?
    1