Funcionarios en el ring; Daer contraataca y termómetros clave

Carlos Burgueño nos cuenta lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará en materia político económico en el país.

Funcionarios en el ring; Daer contraataca y termómetros clave

 Lo que pasó

Ya están en el ring. Primero eran frases aisladas y dentro del análisis casi técnicos de un lado y otro. Luego, acciones más directas y expresadas en conferencias con cientos de oyentes atentos en diferentes foros. Ahora ya es una cuestión directa. Alfonso Prat Gay y Federico Sturzenegger tienen una disputa concreta, por ahora de caballeros, con un tema puntual y preciso: las tasas de interés. La situación es simple y fácil de explicar. El ministro de Hacienda considera que el último empujón imprescindible para que la economía comience a recuperarse en serio es que las tasas de interés del sistema financiero a los privados bajen sustancialmente. Desde el Palacio de Hacienda hablan de una posibilidad real de tasas de interés cercanas al 25% para el sistema productivo y aseguran que los bancos ya asumieron que el año próximo la inflación será de menos de 20% (17% según la estimación oficial). Consideran en Hacienda que los actuales niveles de más de 40% espantan proyectos productivos (hasta 50% para prestamos personales) y que es desde el Estado donde se debe dar el empujón primario. En el Banco Central hay otra visión. Se cree que aún la inflación es alta (incluso se considera que un 20% es un nivel muy superior al que necesita una economía sana) y que una baja sustancial de las tasas de interés en la situación actual sólo provocarían presiones sobre el dólar. Sturzenegger, un convencido del látigo para el sistema financiero y los especuladores de los mercados de capitales, estima que recién entrado el 2017 se podrá hablar de tasas sensiblemente inferiores a las actuales. Y mientras tanto, por tercera semana consecutiva, mantuvo la anterior en los niveles de 26,75% anual en las Letes (la referencia obligada hasta el año próximo). Prat Gay pide, aunque sea, un mensaje de reducción semanal de 0,25 puntos. Sturzenegger contesta que la baja de 38 a 26,75% entre mayo y la segunda quincena de octubre prácticamente no tuvo rebote en los bancos, que mantienen los intereses en niveles similares a cuando la economía mostraba una inflación del 4 al 6% mensual. Por ahora, el ministro y el presidente del Central mantienen la disputa entre ellos y con códigos de caballerosidad. El temor es que el problema se traslade primero al ala política y luego a la Casa de Gobierno.

Mientras tanto, casi en silencio, desde algunos bancos privados comenzaron los primeros movimientos descendentes. Encabezan el Macro, Santander y el Galicia. Pero con menos silencio, el que empezó a jugar en el problema es un banco público: el Banco Nación anunció con ruido esta semana que bajará las tasas de interés de manera sustancial a 27% anual; y lo hizo saber a medios, funcionarios y, especialmente, al presidente. Un dato, el Nación es conducido por Carlos Melconián, eterno candidato oficial.

Lo que pasa

Daer contrataca. No esperaron mucho los empresarios para salir a aclarar que, en su mayoría, no están dispuestos a pagar el bono de 2000 pesos que se negoció el miércoles pasado en la propia Casa de Gobierno, dentro de la Mesa del Dialogo para la Producción y el Empleo. No esperaron mucho los hombres de negocios para hacer las aclaraciones. Al finalizar el encuentro en el marco de ese pomposo nombre, con los sindicalistas presentes, los funcionarios se saludaron caballerosamente (hubo incluso, por qué no, hasta abrazos cruzados); pero casi inmediatamente apareció una especie de competencia de dirigentes privados aclarando a diferentes medios que no estaban en condiciones de pagar el bono. Primero fue el comercio, luego la construcción, después los textiles y los empresarios del transporte (que, por otro lado, negocian con los Moyano). Siguieron los plásticos, los dirigentes de neumáticos y los autopartistas. No se quedaron atrás las pymes, que aclaraban que el acuerdo sólo era para grandes empresas. Cansado de las declaraciones, uno de los titulares del triunvirato que maneja la CGT, Héctor Daer, fue claro y definió de "imperativo" que el bono se pague; e incluyó a las pymes en la obligación asegurando que "un almacenero no va a tener problemas en darle 2.000 pesos a la persona que trabaja en el almacén". De paso aclaró que también está incluido el estado y que la obligación de pagar el bono se extenderá para todos los empleados públicos, incluyendo los provinciales y los municipales. Mientras tanto, los sindicalistas piensan en estos días que la próxima reunión de la Mesa que cite el gobierno (una por mes, según la promesa), deberá incluir compromisos firmados con fuerza de ley y no simples promesas de caballeros.

Lo que pasará

Termómetros clave. El Gobierno mirará de cerca dos datos más que importantes que se conocerán esta semana. El 25 de octubre el INDEC normalizado por Jorge Todesca anunciará los resultados del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) correspondientes a agosto de 2016 y el Intercambio Comercial Argentino (ICA) de septiembre de 2016. El primero mostrará, en serio, si la economía argentina mostró para agosto "brotes verdes" sólidos y si estamos o no en una situación de mejora de la economía (no sólo industrial, sino los servicios y la actividad primaria). Un buen resultado, aunque leve, será mostrado abiertamente como el comienzo de la recuperación. A esto apuesta el gobierno. Si los datos son malos habrá que elaborar un plan B. En cuanto al intercambio comercial, lo que se espera en el macrismo es demostrarle a la sociedad que no hay una tal "avalancha de importaciones" y que, si la hubo, fue una cuestión temporal del primer semestre y en rubros especiales. Y que la culpa habrá que echársela al kirchnerismo por trabar las autorizaciones para las importaciones durante el último semestre del 2015. ¿Que pasará si finalmente los resultados no son los esperados y las importaciones siguen mostrando un incremento? Habrá que pensar en otro Plan B. 

Opiniones (0)
20 de junio de 2018 | 03:18
1
ERROR
20 de junio de 2018 | 03:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"