opinión

No es no

No es no

Algunas veces en nuestra vida, las personas (de ambos sexos) queremos gustarle a alguien específico. Otras veces, no a alguien en especial sino a alguien tal vez indeterminado pero que forma parte de un grupo, como por ejemplo compañeras o compañeros de estudio, o de trabajo. En esas ocasiones puede ocurrir que, sabiendo que vamos a estar en cercanías de esa persona o grupo, nos vistamos y nos "produzcamos" de una forma específica, para gustar y generar una buena sensación en las personas deseadas. Pero ese embellecimiento queda a la vista de todos, de los deseados y del resto de los humanos, quienes muchas veces interpretamos equivocadamente esas señales emitidas.

no

Los varones heterosexuales, específicamente, cuando no somos parte de los deseados, tratamos a la mujer de puta, fácil, regalada, provocadora, histérica y otro montón de barbaridades, que solo expresan el despecho de no ser la persona indicada. Ellas, miembros de la humanidad a la que en los libros se tilda de "inteligente", suponen que decirle "no" a otro humano (supuestamente inteligente) alcanza. Suponen que no, es no. Pero hay un grupo interesante de varones que no entienden el mensaje simple y directo. Que no entienden que no todos y todas estamos disponibles siempre y para el resto, sino que, como parece obvio dicho en frío, a veces queremos y a veces no, a veces con uno sí y con otro no.

Este despecho, sumado al hecho de que los varones humanos somos en promedio más fuertes que la mujer promedio, ha llevado a lo largo de la historia a situaciones vergonzosas, en las que no vale decir que parecemos animales, porque no conozco especie animal en la que los machos abusen de sus hembras. Son situaciones de seres pensantes, abusivas, agravadas muchas veces por el amor de las víctimas hacia su atacante, en muchos casos sus parejas, ex parejas o padres.

Decir "ni una menos" no es comparable con decir "nadie menos", como algunos varones proponen, desde su negación de la realidad. Por supuesto que no queremos que maten ni abusen de nadie, de ningún sexo, pero "ni una menos" expresa la necesidad de cambiar la cabeza de los machos humanos, que atacan (desde su inteligencia) a seres que en general no pueden defenderse en igualdad de condiciones. Ni una menos expresa la necesidad de empezar a creer que los humanos somos realmente seres pensantes, que tenemos la capacidad de solucionar nuestros problemas charlando, y si no se solucionan, bueno señor, vaya a llorar a tu casa solo y triste, pero no se la agarre con nadie.

No puedo acusar de "puta" y "fácil" a una persona que le gusta hacer lo mismo que a mí me gusta. No puedo quedarme callado aunque "no me toque" porque soy varón. Tampoco lo hago porque podría ser mi mamá, mi hermana o mi hija. No. Ni una menos es, simple y llanamente, porque soy humano.



Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 07:00
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 07:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"