opinión

Oportunismo o precupación

Oportunismo o precupación

 Miles de palabras se han dicho respecto de la educación, sobre la necesidad de mejorar los niveles de formación de niños y jóvenes para superar las dificultades en el aprendizaje en general, mientras la realidad nos muestra progresivamente una caída cada vez mayor, convirtiendo a las escuelas en lugares de contención y no de formación con contención.

Muchas voces se vienen levantando desde distintos ámbitos, reclamando cambios en las currículas, en los métodos, en las herramientas, para adaptarlas al mundo actual en una concepción moderna de la educación.

Para ello es necesario, más allá de la percepción, contar con estudios y diagnósticos para definitivamente determinar causas, analizarlas, procesarlas.

Pero sólo conociendo el qué, podrá analizarse el cómo llevar adelante políticas de Estado, no para un gobierno sino con proyección de futuro, como hacen sociedades maduras. Por eso necesitamos tener un diagnóstico medianamente claro para actuar en consecuencia.

Recién cuando conozcamos los resultados, será necesario el compromiso social a través de la participación colectiva, porque la educación nos involucra a todos.

Sin embargo, parece que tuviéramos un gen grabado a fuego: "no sé pero me opongo"; parece que cualquier acción tiene engendrada una reacción teñida de intereses políticos , de ideologización, lejos de la legitimidad de una necesidad prioritaria como la educación, fundamental para conseguir mejor formación mirando el mañana .

Claro que todo esto debe estar en un marco general para que, junto con la educación, se complemente con políticas públicas de inclusión y desarrollo integral.

Pero es necesario arrancar y no poner palos en la rueda antes de empezar a rodar.

¿Podremos alguna vez expresar nuestra nuestra posición sin ser la máquina de impedir, sin cortar calles, tomar escuelas y cerrarlas en consecuencia, mostrando más una especie de "contra educación "(si existe la expresión ), autoritaria y poco ejemplificadora?

¿Será antiguo eso de pregonar con el ejemplo? Digo por esos padres y docentes que promueven tomas? ¿No sería más productivo y democrático participar de un debate amplio dentro del ámbito escolar, enseñando que el diálogo es fructífero siempre, induciendo positivamente hacia esta práctica, para romper el quiebre que afecta a todos y en todos los ámbitos?

Me pregunto qué dirá ese mismo profesor que hoy induce a no aceptar participar de este proceso cuando esos alumnos se nieguen a responder a una evaluación X, un día X en su clase ¿Cómo explicar esa contradicción acerca del concepto de evaluación?

Reflexión y coherencia es lo que más necesitamos para poner en marcha la maquinaria de una vez por todas. Analicemos el concepto global de educar, que tiene una amplia acepción y que nos beneficia a todos.


Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 11:08
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 11:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"