Uno a cero en el primer tiempo, una primera sonrisa, utopías de ayer, de hoy y de siempre

La semana que nunca termina, ya que durante sábado y domingo siguen pasando cosas, y lo que nos depara la que se inicia, con Burgueño.

Uno a cero en el primer tiempo, una primera sonrisa, utopías de ayer, de hoy y de siempre

Lo que pasó

Uno a cero. Quizá sea un triunfo, aunque por ahora parcial, tan sorpresivo como el uno a cero de Paraguay a la poderosa Argentina. El gobierno logró lo que puede haber sido su mayor logro político y económico desde que Mauricio Macri llegó a la Casa de Gobierno: desactivar un casi seguro paro general contra su gestión en general, y su política económica en particular. Fue esta semana, cuando luego de una reunión con el triunvirato cegetista, a la que el gobierno envió una avanzada intermedia de poder (el vicejefe de Gabinete Mario Quintana y el ministro de Trabajo Jorge Triaca); y donde se resolvió el primer paso del paquete "Feliz Navidad": Este será un bono de 1.000 pesos (unos 200 pesos más que la oferta original) para jubilados y beneficiarios de los planes sociales; y la liberación del pago de ganancias en los medio aguinaldos de diciembre de los sueldos en relación de dependencia de hasta 55.000 pesos mensuales (con restricciones de devolución de hasta 15.000 pesos). A priori, mucho menos que lo que los cegetistas reclamaban airadamente bajo amenaza de paro y movilización: 2.000 pesos de bono y la liberación lisa y llana de ganancias para todos los salarios de diciembre. Sin embargo, las partes demostraron voluntad de diálogo (sin esta, nada es posible en política); y ganas de reducir al mínimo la gama de conflictos sociales hacia diciembre. Sólo resta discutir el "bono para los privados", que el gobierno dejará librado a las negociaciones entre sindicatos y sectores industriales y de servicios, y sólo ofrecerá el marco de negociaciones en el ministerio de Trabajo. Con el panorama ya casi cerrado surgen las primeras conclusiones. El ganador claro es el Gobierno. Supo desactivar, al menos hasta ahora, la amenaza social más brava desde que llegó Macri al Ejecutivo: el primer paro general y movilización contra su gestión. Nadie podía anticipar el resultado que hubiera tenido una huelga total en conjunto, con una circulación masiva de sindicatos, dirigentes políticos y organizaciones sociales por todo el país. Hay quién asegura que hubiera sido importante; y también quién garantizaba un fracaso estrepitoso. Nadie tendrá por ahora la respuesta. Lo cierto es que para el gobierno, aún inexperto en el arte de la negociación; fue, quizá, el logro político estratégico más importante desde diciembre pasado. Igualmente el macrismo deberá ser prudente. Enfrente están los "Gordos"; quizá la raza política que más capas geológicas acumula y que más experiencia "rosquera" tiene en el país. Quizá lo que haya pasado es que los legendarios cegetistas hayan considerado que no es el momento de mostrar las garras. Y esperar agazapados al segundo tiempo del partido para salir a empatar primero, y eventualmente, a ganar después.

Lo que pasa

El Gobierno respira. La inflación de septiembre finalmente fue de 1,1%, con un alza de precios "núcleo" (la estructural) del 1,5%. Si bien para octubre se espera que el alza sea mayor (no menos de 2,5%) debido al impacto que tendrá el demorado primer incremento en las tarifas de gas, para los últimos dos meses del año el gobierno espera que la variable esté dominada en el 1,5% mensual. Esto llevaría a un balanza final del año de menos de 40% de incremento; y, quizá, cerca del 37%. Se aleja el mayor fantasma económico y político de Cambiemos: el aumento del IPC en 2016 no llegará al número terminal del 42% que sufrió el país en 2002, el resultado que quedó luego de la salida de la convertibilidad, la megadevaluación de comienzos de ese año y, quizá, la crisis económica más dura en la historia moderna del país. No habrá necesidad ahora de explicar que el incremento en los precios de este año, fruto del ajuste macrista, llevó al país a un ajuste similar al que se vivió en el 2002, luego de la critica salida de la convertibilidad, la megadevaluación de 2002, el "corralito" y el "corralón". Espantados los fantasmas, ahora la misión es preparar el terreno para demostrarles a los gremios estatales que los aumentos de paritarias del sector público, que se negociaron con un promedio de aumento de 35%, finalmente no estarán muy lejos de la inflación real (37%, según la esperanza oficial). En todo caso, habrá que negociar un bono leve para equiparar los números y que los sueldos públicos le empaten este año a la inflación. Vendrá luego la primera gran batalla del 2017: que los aumentos salariales estén en sintonía con el pronóstico oficial de una inflación de 17% para todo el año. Si es así, los salarios deberían aumentar un 20%, siempre según la visión oficial.

Lo que vendrá

La utopía de siempre. En algún momento se lo llamó "Pacto para el Trabajo y el Crecimiento". Otras "Pacto Federal del Desarrollo, la Producción y el Empleo". Ahora se ensaya el nombre de "Convocatoria del Dialogo para el Trabajo y la Producción". Lo probaron Raul Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Eduardo Duhalde y Néstor y Cristina Fernández de Kirchner. Nunca resultó. La idea de un "Pacto de la Moncloa Criollo" siempre dio vueltas por la mente de los gobernantes argentos, siempre con pompa y nunca con éxito. A poco de comenzar (cuando en serio iniciaron), las partes empezaron a deshilacharse del discurso original y las peleas políticas volvieron a dominar la escena. Ahora Mauricio Macri tendrá su propio intento. Será el miércoles cuando llame a los principales sindicalistas del país, a las cámaras empresarias y quizá a parte de la oposición (obviamente el kirchnerismo no será de la partida), a un nuevo acuerdo general que determine reglas básicas de crecimiento, política económica y fiscal y laboral de corto, mediano y largo plazo; a las que todas las partes deberán comprometerse a respetar. Las posibilidades de éxito son pocas. Pero el gobierno confía en que al menos el sostenimiento del diálogo le permita cerrar el 2016 con paz social. No es poco. Tampoco mucho. Es lo que hay.

Opiniones (0)
19 de abril de 2018 | 07:48
1
ERROR
19 de abril de 2018 | 07:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec