En foco

Colombia le tiene miedo a la paz

¿Derrota porque ganó el no? Colombia ha dado el primer gran paso hacia una paz que no ha conocido en toda su historia.

Colombia le tiene miedo a la paz

 La historia de Colombia no reconoce, a groso modo, momentos de convivencia pacífica. Los enfrentamientos, múltiples y muy sangrientos, la han marcado profundamente. Tanto, que no conoce otra forma de vida: la guerra es lo habitual y, aunque nadie sea capaz de reconocer que "le gusta" vivir en ese contexto, y por más que las nuevas generaciones han aprendido a pensar en "otra Colombia", el estado beligerante ha sido el motor de muchos fragmentos de sus economías formal e informal.

La tragedia de este país latinoamericano, el único que ha sostenido un conflicto interno de dimensiones monumentales y en simultáneo con una democracia de élites, lo ha partido por la mitad. Los colombianos han votado que "no" a los acuerdos de paz negociados por el Gobierno y las FARC, la mayor narcoguerrilla vigente en ese país, aunque no la única forma de violencia armada.

¿Es tan sencillo como que "los colombianos no quieren la paz"? De ningún modo puede simplificarse. No de esa forma y tampoco en la frase que viralizaron los que están enganchados del negocio de las armas (que se aprestaba a perder uno de sus principales mercados mundiales): "No se puede perdonar semejantes crímenes".

MDZ ha podido ver de cerca en Colombia su realidad. Lo hemos hecho en varios viajes a su territorio y con crónicas que fueron publicadas desde las principales ciudades, como Bogotá, Medellín y Cartagena. Pero también desde los pueblos circundantes a las ciudades, con testimonios de exguerrilleros, dirigentes de alto nivel, varios expresidentes (hablamos en exclusiva con Álvaro Uribe, Andrés Pastrana y Ernesto Samper), con alcaldes y gobernadores, con hombres y mujeres de un lado y otro del conflicto. Con las Madres de la Candelaria, que son testigos vivientes del horror. Nada de eso nos hace expertos. El conocimiento sobre Colombia no se adquiere de manera simple. Pero en forma suficiente para saber que lo que ha sucedido este domingo no es una tragedia, sino el primer paso hacia la paz.

El conflicto es tan intrincado y multidimensional y está tan metido en la piel de cada uno de los habitantes de aquel país, que para que la paz completa y duradera resulte sostenible debe suceder lo mismo con sus partidarios: apropiársela, comprenderla, darle cuerpo y sustancia. Y para eso es posible que falte tiempo.

Por ello, este proceso es un gran paso, aun en la derrota y con una Colombia partida casi exactamente a la mitad. Lo es, porque se ha erigido en muy poco tiempo en comparación con el medio siglo de vigencia de la guerra y todo lo que la rodea: un enjambre de negocios, ideas, imaginarios colectivos, historias personales e interpretaciones que no se pueden dar voto de golpe.


Opiniones (10)
20 de agosto de 2018 | 04:07
11
ERROR
20 de agosto de 2018 | 04:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Querido Gabriel, el pueblo no le tiene miedo a la Paz, no quiere ser cómplice de estas condiciones que pusieron al pueblo y a sus Fuerzas armadas que las combatieron....y que quieren ponerlos de rodillas; solo por una ambición personal de Santos, para recibir la cucarda de la Paz!! Solo un mal ejemplo para ellos fue lo que pasó en Argentina, donde la guerrilla que perdió la guerra, llegó al poder de la mano de la política y así nos fue!!!
    10
  2. Pasa que el acuerdo sin juicio a la guerrilla de las farc era difícil de digerir, es lo mismo que haber puesto fin al proceso militar en argentina sin juicio y con videla y massera participando de la política no lo iba a aceptar nadie
    9
  3. El proceso insurreccional de Colombia, no difiere de ningun otro de Latinoamerica inciado a mediados de los 60, la diferencia radica que Colombia, mantuvo intacta o al menos en apariencia su insitucionalidad. Esto que a muchos les podra caer mal, prolongo el conflicto hasta los niveles que hoy lo conocemos. Pero despues tuvo otro condimento que le dio oxigeno para seguir viviendo, que fue esa asociacion con el narcotrafico, que a la caida del aporte logistico de la UNION SOVIETICA A TRAVES DE CUBA, cuando esta cae, continuan teniendo un nivel de ingresos que le proporcionaba recursos financieros para sostenerse en combate. Ahora bien esto es un conflicto, de guerra interna, o guerra civil revolucionaria, con condimentos delictivos de gran complejidad como lo es el narcotrafico, entonces creo yo que los colombianos eligieron bien, de todas formas es casi un empate tecnico. Es dun conflicto muy, pero muy dificil destrabar, ya que la combinacion de esos dos factores que es la guerra revolucionaria, con el narcotrafico, solo acepta una sola condicion, la derrota en el campo armado, y el campo politico, y obviamente en el aspecto legal, como ven es muy dificil encontrar puntos en comun entre estos componentes.
    8
  4. EL tratado debería incluir juicio y castigo a todos los guerrilleros que mataron y que se financiaron con secuestros y el narcotráfico. Después que se reincorporen a la vida democrática. Para mí es tan sencilloese pensamiento, como complicado que se empiece a buscar que los del NO son los traficantes de armas, etc, etc..
    7
  5. ADHIERO PLENAMENTE A LOS COMENTARIOS DE TUBAL Y ADRIANALB...MUY BIEN...!!
    6
  6. No será Conte que lo que muchos colombianos temen es a la impunidad. No se ha interrogado acerca del porqué un pueblo debe consentir que los autores de crímenes de lesa humanidad indescriptibles tales como: secuestros, muertes, narcotráfico, terrorismo en todos sus matices, deban permanecer sin castigo como lo ocurrido en nuestro país con los terroristas de los años 70. No será que el pueblo colombiano aspira a una justicia digna. No será que pretende el juzgamiento de estos criminales. No se confunda Conte. Deje que el pueblo colombiano se exprese libremente y respete esa decisión. Dicho pueblo ha sufrido mucho a consecuencia del actuar de estos criminales y resulta legítimo su deseo de justicia.-
    5
  7. Gabriel Conte, no sé cuantas veces fuiste a Colombia, te resultaron pocas, adrianalb totalmente de acuerdo con Ud., "la dignidad no se negocia" Saludos.
    4
  8. Que no pase lo que pasò acà. La guerrilla subiò al gobierno y se robò todo con el eslogan "LA PATRIA ES EL OTRO".
    3
  9. un papelón para todos los que que fueron de blanco a la comparsa de Santos. Como mínimo son un nabos por no haber tenido el timming de hacer el acto DESPUES plebiscito. Y si lo hicieron antes para influenciar a la población cuando votase, son unos cínicos a los que les salió el tiro por la culata
    2
  10. no estoy de acuerdo, sin justicia es muy dificil que haya paz.. pongan las cosas en orden, que vaya preso quien tiene que ir y luego se podra hablar de paz. En la sitiacion actual, la paz que proponan era solo marketing..
    1