opinión

El victimario

El victimario

 En esta semana pasada hemos hablado de "las víctimas", las recordamos y hasta se ha marchado por #NI UNA MENOS, pero cuando tenemos una víctima del otro lado tenemos al "victimario".

El "victimario" que nadie puede comprender, que todos se preguntan por qué un ser humano pude llegar a desatar tal nivel de violencia contra una mujer, o una niña o una adolescente.

Es lógico que nos ocupemos de "las víctimas", hay una ley (26.485) que nació para protegerlas, hay Convenciones Internacionales que las protegen y hasta existe ONU MUJERES, pero es importante que también conozcamos algunos aspectos del "victimario".

Es muy importante conocerlo, saber identificarlo, esto nos va a servir para prevenir, para entender que es necesario evaluarlo. Necesitamos un perfil del "victimario", necesitamos un informe psicológico que nos ayude a saber a quién tenemos enfrente.

No basta con tener un informe psicológico de "la víctima", a veces es más importante obtener el perfil del "victimario".

La violencia de género se debe trabajar en forma interdisciplinaria, es una materia cuya transversalidad es total, y si no la entendemos de esta forma iremos al fracaso.

Para poder lograr éxitos en esto se requiere que exista una materia especial, VIOLENCIA DE GENERO, que se agregue a la curricula de todas las profesiones y tecnicaturas.

Necesitamos profesionales del derecho, de la psiquiatría, de la psicología, de todas las ciencias humanísticas, políticas y sociales, pero también de las ciencias económicas, de la administración, etc.

Si vemos los tipos y modalidades de violencia de género que se mencionan en la Ley 26.485 nos daremos cuenta de la amplitud de esta temática.

Para terminar con este flagelo y producir el cambio cultural que nos demandan los Tratados Internacionales y nuestra propia ley vamos a tener que aprender a trabajar en equipo y coordinados, y aprovechando todos los adelantos existentes en comunicaciones y que nos provee la tecnología.

Cuando pasan hechos tan graves y conmocionantes como los sucedidos esta semana en la Provincia de Mendoza, nos tenemos que dar cuenta que no solo con el derecho se soluciona esta problemática.

Por esta razón es importante entrar también en el mundo de la psicología y para ello que mejor que consultar a quien hace más de 10 años está trabajando en casos de violencia.

En los primeros tiempos con lo que se denominaba "violencia intrafamiliar", término ya obsoleto desde la aparición de la Ley 26.485, que vino a reformar aquella ley 24.417 conocida como Ley Irma Roy.

En Mendoza tenemos la FUNDACION ACCIONAR, a cargo de la Licenciada Vilma Jilek y grupo de profesionales, con una vasta experiencia en la materia, siendo esta FUNDACION un Centro de Referencia para tratar estos temas.
Veamos que nos dice la Licenciada Vilma Jilek a la hora de bosquejar el perfil de un "victimario".

Consultada la Licenciada nos dice: "Existen rasgos, conductas que se repiten. Se trata de un proceso en la relación, que va tomando un camino que nunca tiene retorno."

Preguntada para que nos identifique al "victimario", con crudeza nos expresa lo que "las víctimas" reconocerán como propia experiencia.

Así nos dice: "La vida de un victimario consiste en un juego de estrategias con objetivos egoístas. 

Son maestros de poner en escena el personaje más espléndido. 

Se trata del principio, recién comienza el vínculo: Transforma su apariencia en función de los colores del entorno; Posee esta estrategia de adaptación; Va causando daño a la víctima sin que las personas que lo rodean lo aprecien, ella tampoco, se encuentra seducida, obnubilada."

Y continúa diciendo: "Se trata de personas sedientas de la energía que otros poseen. Inmerso en un mar de furia y resentimiento hacia aquellos que son capaces de sentir, vibrar."

"Saben elegir sus víctimas: personas bondadosas, alegres, entusiastas, portadoras de características de las que él carece y que envidia porque representan todo aquello que él es incapaz de ser. 

Por ello siente la necesidad de destrozar, ningunear, humillar y destruir a toda persona que se lo recuerde."

Cuando le pedimos a la Licenciada que nos precise características de esa personalidad, dice: "Una característica de personalidad presente en todas las situaciones analizadas, es la incapacidad para estar en contacto con sus propios sentimientos. No existe conexión emocional entre su mente y sus emociones. El victimario no lo ve ni vive esto como una disfunción.

Varias de estas desconexiones tienen su origen en la infancia, en un momento en que sus sentimientos colapsaron. 

El sistema para defenderse se desconectó. Como consecuencia desaparecieron las emociones. 

Es lo que aplican admitiendo que a las personas se les puede tratar como objetos para conseguir fines. 

No poseen capacidad de empatía real. 

Su empatía es más bien utilitaria. 

Sirve lo del otro en la medida que sirve a su propio beneficio (conducta morbosa).

No sienten, pero aparentan. 

Su estrategia es premeditada y sigilosa, pasando desapercibido para todos aquellos que le rodean."

Hay todo un modus operandi por parte del "victimario" y Vilma Jilek lo describe con tanta claridad, que cualquier "víctima" sabrá reconocer, y es importante que todo operador en violencia de género sepa y tenga o adquiera la sensibilidad para detectar este actuar.

"Primero seducen a sus víctimas a través de la cercanía, para más tarde lograr influenciarla y finalmente dominarla, privándola de toda libertad y autonomía. Proceso complejo y silencioso donde van construyendo la estrategia de "tela de araña", así atrapa a su víctima."

En la experiencia de esta profesional de la psicología y de años de observación le permite afirmar que: "... una persona víctima puede mantener durante mucho tiempo una relación con una personalidad con las características descriptas, sin tomar consciencia plena de ello. Comienza a "darse cuenta" cuando se descubre EMOCIONALMENTE EXHAUSTA, sintiendo que ha perdido toda la esencia de lo que ella era."

En la práctica nos vamos a encontrar con una "víctima" que "... fue siendo aislada paulatinamente en un proceso, perdiendo contacto con amigas, con espacios habituales, con seres queridos; perdiendo la capacidad de la relación espontánea. El victimario, ejerciendo PODER, no permite sus vínculos, los banaliza, "siente celos", investiga, controla, se victimiza, la juzga, la hace sentir infiel, poco responsable, adjudicando que la relación se deteriora, que fracasa como madre por la falta de atención de ella."

"Así, la persona víctima va cambiando su forma de pensar, se culpabiliza, siente que no cumple con sus obligaciones. Siente miedo de expresarse; vestirse como lo hacía antes porque así provoca; opinar en rueda de amigos o en diversas situaciones porque sus ideas no tienen valor. El desgaste emocional es total. Aumenta el miedo, inseguridad y culpa."

CUANTA REALIDAD, CUANTO DOLOR, PERO ACÁ NO TERMINA... " ... Así el victimario se va instalando en el interior de la víctima de manera profunda. En ella reina el desconcierto, falta de autoestima, incertidumbre, su justifica ante el agresor, pide perdón... Él le hace sentir que llega a los golpes porque ella lo provoca. 

Se acumula sufrimiento y desgaste en la evolución yoica... (Instancia por la cual toda persona se puede hacer responsable de su identidad así como de sus relaciones con el medio).

El bienestar es un concepto que se perdió hace tiempo. Ahora reina el miedo y la inseguridad."

Quien esté pasando por esto, o ya lo haya pasado, seguro que estará identificando esta conducta.

Si cree que algo así le pasa, es el momento de hacer la consulta psicológica, siendo muy importante tomar conciencia de lo que está pasando, para así saber cómo actuar.

Así es como nuestra psicóloga nos sigue diciendo: "Siempre, en este proceso van aumentando las humillaciones, desprecios, ofensas. Se la hace sentir tan inútil que no se confía en ella para administrar su propio dinero. Las relaciones sexuales resultan un deber que se debe cumplir cuando el victimario lo requiera y obligue."

Al terminar la entrevista con la Licenciada Vilma Jilek nos recuerda que terminada la relación con una víctima, regularmente ese "victimario" comienza el proceso con otra "víctima".

Creo que después de una semana tan dura para quienes trabajan en esto, es bueno repasar estas palabras que nos regala quien dirige la FUNDACION ACCIONAR. GRACIAS, GRACIAS por esta colaboración.

#NI UNA MENOS
#SE PUEDE

Opiniones (3)
25 de mayo de 2018 | 01:25
4
ERROR
25 de mayo de 2018 | 01:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ahora se nota lo que se vivió en silencio desde siempre, está bueno compartir esta información.
    3
  2. Creo que recién ahora se está viendo la terrible realidad de muchas mujeres, sin distinción de clase social. Hacen falta más y mejores respuestas. En la provincia no hay una sola casa para albergar a las mujeres que logran "escapar" de sus victimarios. Gobernador, intendentes, mantener un refugio para estos casos es su deber.
    2
  3. Dime de lo que hablas y te diré de los que careces!!!!
    1