opinión

Luz sobre las oficinas públicas vs cepo informativo

La Legislatura tiene en sus manos la posibilidad de cerrar las fiscalías a la prensa o buscar un mecanismo de ordenamiento más democrático.

Luz sobre las oficinas públicas vs cepo informativo

Controlar lo que se dice ha sido una panacea para los gobernantes. Saber de qué se va a hablar en la prensa al otro día fue una tarea que desveló a muchos gobernantes durante décadas. Con ese simple dato que buscaban conseguir a como diera lugar desde las tripas de las redacciones, pensaban que podrían dormir tranquilos, aunque su ansiedad terminaba retroalimentada y, en lugar de fijar agenda, los medios terminaban fijándosela al ansioso gobernante. Pero la aparición del periodismo en tiempo real y la ósmosis informativa que permite la multiplicación de redes sociales directamente los deja patitiesos y empuja a que propongan medidas insólitas. Ya no sólo quieren saber qué van a publicar y no lo consiguen, sino que quieren decidir qué es publicable de la información que ya es pública. Desconocedores de unas manos no pueden eclipsar al sol: creen que construir un dique de contención informativa es suficiente para contener las aguas siempre turbulentas del devenir informativo.

Así, el proyecto de ley que el oficialismo impulsa a instancias del nuevo Procurador General de la Corte para activar un lugar hasta ahora anticuado, aunque no por ello fundamental para combatir el delito, incluye una cláusula "cepo" que pretende unificar en un nuevo jerarca del Poder Judicial qué se difunde y qué no.

Lo curioso es que la ocurrencia surge justamente desde los sectores de la justicia que criticaron la creación de nuevas instancias de poder en el Palacio, que se ha llenado de militantes y comisarios políticos que -sin haber pasado por concurso alguno ni cumplir los requisitos exigibles a un magistrado- terminaron equiparados en salarios y privilegios a ellos.

Se criticó al procurador saliente por su "autoritarismo" y por oficiar como un "gran hermano" de los fiscales. Y así y todo no pudo controlar sus acciones, al punto de que hoy lo que se percibe con claridad es un desmadre de acusaciones cruzadas y operaciones políticas.

En definitiva, lo que está aceptando la Procuración con su proyecto es algo que venimos viendo desde hace tiempo: la justicia no funciona; ni siquiera hacia adentro. Da la idea de que el precio que se paga por la trascendencia de sus escándalos es alto y por lo menos quieren evitar que se vean desde afuera, no solucionarlos. Si la justicia funcionara como lo indican sus manuales teóricos, bastarían los mecanismos de conducta ya establecidos para poner en regla a los fiscales que pasen datos a la prensa que no correspondan, ilegales en todo caso. Si filtran otros -sobre todo información pública- bienvenido sería. Y como no pueden controlarlos las máximas autoridades judiciales, todos quedan al desnudo por ello ante la prensa, la sociedad y ante la política que los pone y (pocas veces) los saca. Entonces deciden poner un Comisario Informativo como intermediario entre el jefe y su equipo, un intermediario. Si la ley del Ministerio Público Fiscal es aprobada -como todo parece indicarlo- nos enteraremos lo que el Procurador quiera que nos enteremos y, seguramente, sin información, lograrán mejorar los índices de sensación de inseguridad. La cara la pondrá un tercero y la prensa hablará en todo caso del tercero, un "cuatro de copas" al lado de los que realmente llevan adelante la responsabilidad de investigar la comisión de hechos delictivos. Y los fiscales y su jefe creen que quedarán blindados ante la "molesta" prensa que todo lo quiere saber.

No tenemos un proyecto alternativo desde los medios de comunicación. Pero sin dudas, una buena idea sería que cada uno haga su tarea lo mejor que pueda, sin buscar atajos ni excusas. Si no hacen nada malo, la prensa no lo dirá.

El secreto del éxito de una buena gestión es abrir las ventanas para que entre luz en donde no la hay y exigir el cumplimiento de las normas hacia adentro y hacia afuera del máximo órgano de justicia. Con cerrar la cortina no se logra más que despertar sospechas que, en muchos casos, hasta pueden resultar falsas, pero inevitables.

Opiniones (6)
20 de agosto de 2018 | 06:36
7
ERROR
20 de agosto de 2018 | 06:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La verdad que escuche al procurador hablar en la radio, y lo que dijo es que para los casos donde las primeras horas son esenciales no se pierda tiempo dando entrevistas, infomar TODO a una area de prensa (que le permita el secreto de sumario) y que le pase a los medios la información. Así no habla a las 10 con mitre, a las 10:30 con mdz,...., y así ya que las primeras 48 horas son esenciales para resolver un crimen. Distinto es decir:- che no cuenten que hubo un homicidio!!, no hablen de que hubo una violación!!!. Y luego de esos primeros 3 días, y con las cosas encaminadas hablar tranquilo. Y si tienen mas preguntas, hacerlas al área de prensa, hace una listita y el fiscal la responde con tiempo, sin afectar la investigación. Quizas lo mas importante sea resolver el crimen y no que el diario venda mas propaganda. Entendiendo siempre, que esto no es lo mismo que negar un crimen; es darle prioridad a resolverlo y no a una rueda de prensa. El que quiera pu...earme por esta opinión adelante, es simplemente una opinión. La ley que regula el funcionamiento de ese organismo es la 8.008. El artículo 7 de esa ley ordena a los fiscales dar información: ?Los integrantes del Ministerio Público deberán dar información del ámbito de su competencia, salvo cuando ello afecte la privacidad o la seguridad de las personas, o los asuntos públicos que requieran reserva, o comprometan la eficacia y el trámite de las investigaciones en curso?. Desde el Gobierno y con la venia del procurador Gullé se planteó modificar ese artículo. A ese párrafo se le agrega una oración más: ?La información se proporcionará a través de las dependencias habilitadas al efecto por la Procuración General?. Esa oración es la que ha generado la discordia. Fuentes vinculadas a la Procuración General de la Corte dicen que la intención es terminar con los ?fiscales estrella?; incluso el propio procurador Gullé dijo al momento de asumir que crearía una oficina de Prensa para canalizar las relaciones con los periodistas.
    6
  2. Menos mal que hablaban de cuentas claras y gestión clara. CRAPULAS!!!
    5
  3. Es espantoso lo que está pasando en Mendoza, Y lo peor es que suceda en el PODER JUDICIAL que debiera estar a la cabeza en cuanto a DATOS ABIERTOS. PERO NO... todos quieren ocultarnoslo a los mendocinos. EN VEZ DE ESO PROPONEMOS LOS MENDOCINOS analizar por ejemplo el llamado plenario de la suprema corte del 23 de diciembre, en que argumentando la morosidad existente en la órbita judicial y los derechos humanos de quienes están sujetos a proceso penal por la dilación de tratamiento querian mandarnos a los presos a la calle, , en vez de eso los MENDOCINOS pedimos lista detallada de los agentes judiciales morosos y sanción. ....
    4
  4. Algunos sí, otros no y también los ni. El que cierren o blinden la información que se da sólo sirve para ponerle un precio a esa información, la que inmediatamente se mercantiliza y sale a un precio mayor. Encarecen el proceso, pero nada más. La información saldrá igual. ¿No será el negocio que se busca? La frase suya, ingenua si las hay, que expresa: "Si no hacen nada malo, la prensa no lo dirá" queda para una Argentina ya desaparecida ¿o es tan ingenuo de creérsela ud. mismo? La prensa ya no es más creible en Argentina y ud. bien lo sabe. Sólo sigue funcionando porque no hay opción valedera, pero no creo que haya argentino alguno que le crea a la prensa. Algo sí, algo no, un poco mucho, mucho un poco y en definitiva ninguna información puede ser tomada como verdadera hasta confirmarlo por nosotros mismos. Se lo ganaron. Entonces deje de ser tan condescendiente consigo mismo. No son creibles y pueden inventar lo que sea. Punto. El comentario de tubal está claro y tiene razón, hasta por ahí nomás, porque así como la función jurisdiccional está habilitada para lo que él dice, también lo está para perseguir a quien interfiere con ella y si ocurre lo que de su comentario surge, es decir, que se frustre una investigación por imprudencia, sensacionalismo e impericia de los medios de comunicación, hay normas que castigan eso, se utilizan, se aplican y ese medio la próxima vez velará porque no ocurra lo mismo o se tendrá que hacer cargo de las consecuencias, ya que la libertad de expresión y de prensa, como todos sabemos, tiene el límite en la comisión de un delito y éste, por caso, puede ser el de obstrucción con la justicia. No es muy complicado, pero para eso hay que tener huevos y me parece que por ahí falla la Justicia ¿no te parece tubal? Con Jueces y Fiscales independientes, probos y con huevos, ¿cuál sería el problema de dar toda la información que se tenga? Cada uno atiende su juego y se hace cargo de sus responsabilidades. Estamos de acuerdo en eso Sr. Conte.
    3
  5. La función de la jurisdicción penal es la persecución del delito y el castigo a los culpables a través de la pena. Para ello es esencial la investigación y dentro de ella, el denominado secreto sumarial es pieza clave. No existe controversia doctrinaria alguna acerca de la importancia de la misma a dicho fines y siempre por un tiempo prudencial. En general es práctica habitual en todos los sistemas penales. En el ejercicio de la acción penal está comprometido el interés general, el que en el sistema republicano siempre ha de estar por encima de toda corporación, incluida la de los medios, los que con su imprudencia, sensacionalismo e impericia, muchas veces han frustrado el accionar de la justicia..
    2
  6. Excelente análisis. Se creen que somos idiotas. Pero aunque censuren, siempre todo se sabe. Y esto no seria mas,que una censura diplomática. Democracia donde estás.
    1