opinión

Lápices negros vs lápices de colores o simplemente humanos dignos

Lápices negros vs lápices de colores o simplemente humanos dignos

Invictus (1875)

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma

Willia, Henley

Entre un país que sigue discutiendo su proyecto, o su sin proyecto, entre discursos que a veces buscan su auto referencia, queda mientras tanto sumergida su historia y sus partos abortados.

Cuando nazca el 16 de septiembre y alumbre una nueva primavera, se recordará en algún lugar del baúl que en La Plata 10 estudiantes secundarios fueron secuestrados y desaparecidos en 1976 debido a su reclamo por el boleto estudiantil, según alguno de los sobrevivientes, y todos pertenecientes a la Unión de Estudiantes Secundarios.

Lo absurdo a veces es mucho más que trágico.

¿Qué importancia tiene recordarlos en esta época de selfies y de miradas clavadas a los celulares o pantallas, en eras de lenguajes en clave de chat o twitter?. Para mí, mucho, es nuestro pasado que sigue doliendo y que está vigente como reclamo.

Los jóvenes de ayer, sin intención alguna de idealizarlos, como pertenecientes a un siglo de luchas ideológicas pagarán con su bien más preciado el desafío de pensar y provocar. Merece ello nuestro más alto respeto, pues fueron los que hicieron "lío" a su manera y desmanera, pero fueron una generación que se hizo escuchar y sentir. Buscaron el cielo equivocado muchas veces pero recibieron siempre el mismo infierno. En la Universidad de California contra Vietnam, o en Tlatelolco, o en la Córdoba de Salamanca y Tosco, o en las mismas calles del Mendozazo bajo aquella runfla de delantales docentes y decentes a las que Gieco les dedicara "Hombres de Hierro".

¿Qué jóvenes hoy socialmente agrupados marcan una tendencia que merezca un camino que no sea sectario, que tenga discursos y gestos amplios, que no se escondan en eslóganes vacíos y gastados? ¿Acaso no existen razones para el descontento? Se han elisionado las diferencias sociales? ¿Han desaparecido las injusticias?.

Ahí radica el valor de aquellos simples chicos, que sin imaginar seguramente la dimensión del castigo, no dejaron en la memoria un hito.

Hoy sobre la juventud sigue cayendo el sayo de sector o a marginar para dominar, o para focalizar en ellos el germen del enemigo necesario en materia de delito, o quedar en la vera del camino en materia de oportunidades sociales.

La noche de los Lápices ojalá sea el recuerdo permanente en favor de más y mejor democracia, que tenga como desafío ampliar sus límites, con sus colores, porque si no sólo habrá sido una noche trágica personal olvidada por la próxima generación, donde el chat y el twitter quizás sean el recuerdo de la más alta filosofía en tiempos de pensamiento cero. 

Opiniones (3)
24 de mayo de 2018 | 15:31
4
ERROR
24 de mayo de 2018 | 15:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. SEGUI CURRANDO CON LOS DERECHOS HUMANOS, A LOS CUALES NUNCA DEFENDISTE VOS Y TUS COMPLICES, SOLO TE VALISTE DE ELLOS PARA LLENARTE LOS BOLSILLOS.-EN CUANTO A LA JUVENTUD ES LO MAS VALIOSO QUE TENEMOS PERO LAMENTABLEMENTE ESTAN LOS AGITADORES LAVADORES DE CEREBROS, COMO VOS QUE A TRAVES DE LA CAMPORA LOS UTILIZAN Y LUEGO LOS FORREAN. POR LA DEMOCRACIA NO HABLES MAS, YA TODOS TE CONOCEMOS...
    3
  2. La juventud indiferente de que se queja el autor de la nota es el resultado de la administración realizada por la gente que en aquel tiempo se armo en contta de un gobierno democratico. Muchos dr ellos han sido gobierno y el resultado está a la vista
    2
  3. Lamentablemente estos tiempos parecen ser solo de individualismos, no hay proyectos que excedan las personas salvo que sea para PROYECTARLOS a ellos mismos. Lo cual te abarca incluso a ti
    1