opinión

Veladero como metáfora de la negligencia y la connivencia (o el pleno desprecio de la condición humana)

Veladero como metáfora de la negligencia y la connivencia  (o el pleno desprecio de la condición humana)

Con dolor y sinceridad, lamentamos no habernos equivocado.

Desde hace un año, y con mucho énfasis, venimos advirtiendo que el derrame de cianuro sufrido en Veladero en 2015 no fue un accidente aislado provocado por un infortunio, sino la consecuencia de un conjunto de acciones, inacciones, y decisiones estatales y empresariales cuyo resultado es el que ya conocemos.

Hoy, nuevamente Barrick y el gobierno de San Juan nos da la razón, hipotecando en ello no sólo el futuro, sino también el presente de una enorme región que va más allá de los límites políticos de cada área.

El nuevo derrame de cianuro provocado por Barrick, informado según la empresa el 8 de septiembre y sobre el cual un gobierno lento de reflejos y voluntad recién reaccionó casi una semana después, asfixiado por la presión social que se incrementaba a medida que la noticia se hacía más conocida, consolida dos cuestiones sobre la que ya nos hemos explayado:

Por un lado, la minería en Argentina se ejecuta a través de emprendimientos sumamente precarios en su seguridad y con insuficiente inversión para proyectos de tamaña envergadura; y esto es posible sólo a partir de la connivencia empresarial-estatal. Súmese a al análisis, si se quiere profundizar, el caso denunciado por Solanas, Viale y Romano, respecto de la existencia de un basural de desechos mineros chilenos en suelo sanjuanino; con lo cual huelga argumentar mucho más.

Por otro lado, la impostergable necesidad de una propuesta que venimos realizando en distintos ámbitos: la construcción de una Política de Estado global, de alcance y vigencia nacional, surgida del consenso de sujetos colectivos diversos que representen la triada Estado, Empresa y Sociedad Civil, y que pueda subordinar a ella las acciones de todas las jurisdicciones provinciales, bajo la idea del interés superior del cuidado del ambiente, y en la línea de sustentabilidad trabajada por el Dr. Rosatti, que expresa una concepción humanista y antimercantilista.

Hoy es preciso zanjar definitivamente el debate en torno a los modos y tipos de explotación minera en nuestro país, estableciendo las reglas y exigiendo las inversiones necesarias para el desarrollo de una minería responsable: No queremos minería contaminante a cielo abierto; no queremos estar a merced de "accidentes" que ocurren por imprevisión y negligencia; no queremos Estados locales que sobreactúen en momentos de crisis pero permitan el avance contaminante de las empresas y que cuando deben sancionarlas lo hacen de forma irrisoria, simbólica y casi obscena.

Quienes avalamos una minería responsable entendemos que para que esto se dé debe existir reglas claras que establezca los modos y los límites para la generación de la actividad, como lo hace la 7722; debe lograrse la licencia social como condición sine qua non; deben ejecutarse los controles con absoluta seriedad; y debe haber un contralor parlamentario nacional, con capacidad de validación, revisión y rectificación de medidas que surjan desde los Estados provinciales e incluso desde el Ejecutivo Nacional, tomando por caso el tratamiento dado a las retenciones impositivas y otros beneficios que promueven la actividad y facilitan una indiscriminada obtención de renta para las empresas; y la obligatoria condición de recomposición ambiental como exigencia de alcance metamaterialista que preserve el acervo físico, material, natural, espiritual, histórico y cultural de una comunidad afectada.

Hoy Veladero nos duele, afecta y condena a todos.

No pasarán. 

Opiniones (2)
22 de abril de 2018 | 01:09
3
ERROR
22 de abril de 2018 | 01:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esto supera cualquier empleado público, que se precie de ser honesto, correcto y virtuoso en el cumplimiento de su deber. Las "Aguas con mal olor" se cocinan afuera de los despachos, está todo arreglado, convenido y entregado por las más altas autoridades del país, y si algún miembro de la "policía minera", se le ocurriese inmiscuirse en éstos arreglos (Extrapoder), o como lo llaman ahora "Davos" o "Minidavos", iría a parar con sus huesos vaya a saber uno adonde. Por lo tanto, debe ser el pueblo que, ordenadamente, salga a dafender lo único que les han dejado que, "Es la licencia Social" de todos éstos acuerdos que, disfrazados de inversiones genuinas , no dejan de ser someros arreglos a espaldas de la conveniencia de los pueblos. Por éso, y para terminar, aquí en Mendoza debemos salir a las calles a reclamar, cuándo se quieran conculcar los derechos que nos dá la ley 7722. Espero que nuestros vecinos le reclamen al heredero político de Gioja, y que sepan, reitero, ordenadamente y en paz, hacer valer, como en Mendoza que, el "Agua vale más que el oro,
    2
  2. Otra vez los empleados públicos, o sea el estado no cumplió su función que es la de cuidarnos. Insisto, el problema no es que tengamos un estado gigante, sino que es un gigante lleno de inútiles sediciosos lo que lo hace además de inútil, sea un arma que atentan contra el pueblo que lo mantiene!
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec